19.08.2019 |
El tiempo
lunes. 19.08.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria
Juan G. Bedoya
13:49
18/02/19

¿Revilla a Madrid?

¿Revilla a Madrid?

Se dice (escribir «se dice» o «al parecer» es de malos periodistas, pero este domingo me lo puedo permitir), se comenta que Revilla ha decidido que el PRC concurra esta vez a las elecciones generales con el  argumento de que en Madrid, desde hace años, puedes dar revolcones parlamentarios con un solo diputado. Menos es más, demasiadas veces. Si lo sabrán los cántabros. Revilla lleva en coche oficial veinticinco años sin haber ganado nunca unas tristes elecciones. Venía de ser vicepresidente en coalición con el PP, cuando el PSOE de la pobre Gorostiaga lo hizo presidente en 2003. Hasta entonces, los socialistas sumaban entre 16 ó 14 diputados, con Jaime Blanco o Ángel Duque como candidatos, y Revilla nunca había superado los seis diputados, a veces con solo dos (él y Esteban Solana; él y Rafael de la Sierra). Desde que el PSOE decidió ser su mamporrero, los socialistas apenas suman cinco diputados y Revilla no logra pasar de doce. ¡Desastres!

A lo que iba. Revilla no quiere pasar a la historia como el gobernante que ha presidido muchos años un gobierno sin ganar elecciones, pero se muere de ganas, también, de dar el salto a Madrid. No lo descarten. Es fuera de Cantabria donde la plebe (perdón, el pueblo) le pide autógrafos por su majeza en las televisiones de madrugada. Tiene gancho y es famoso, se dice. No hay duda, reconozcámoslo. Revilla es ahora el Jesús Gil de la política nacional, Belén Esteban en macho, el Jesulín de Ubrique de los programas de risa. Es el hombre que lo mismo confraterniza con osos, que le da un soplamocos al presidente de turno sin venir a cuento. Las consecuencias para Cantabria son desastrosas. Nadie lo hace caso. Nadie quiere  dialogar con Revilla en Madrid (ni siquiera su aparente amigo Pedro Sánchez, como se ha demostrado en la redacción del último proyecto de Ley de Presupuestos del Estado) Nadie lo toma en serio.

«¡A chufla lo toma la gente, y a mí me da pena y me causa un respeto imponente!», dice el poema El Piyayo. El otro día se reunieron los presidentes de Asturias, Galicia y Castilla y León para asuntos de interés regional, ignorados por el Gobierno Sánchez. Marginaron a Revilla. Pregunté: Me dijeron: La situación no está para chistes. Revilla simpático sí es, pero los cántabros queremos políticos serios, decentes y eficaces. Divertidos ya somos nosotros.

Así que no descarten que el próximo 28 de Abril, un mes antes de las elecciones autonómicas en las que Revilla es candidato desde que se marcharon los Nacionales (como suele decirse), el PRC decida enviarlo al Congreso, si los regionalistas son capaces ese día de sumar votos para obtener un diputado.

Comentarios