16.11.2019 |
El tiempo
sábado. 16.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria
Juan G. Bedoya
10:15
18/10/19

¿No pasa nada?

Arde Cataluña y el presidente Torra aprovecha la oportunidad para anunciar que va a convocar un nuevo referéndum para, de inmediato, volver a proclamar la independencia de Cataluña en forma de República. Otra vez las urnas. «Pondremos de nuevo las urnas», proclamó ante el Parlament, como si fuera como poner un huevo. Pero no pasa nada, según Pedro Sánchez y su ministro de Fomento, Ábalos. Han creado un comité de crisis. Actuarán cuando pase algo. Lo dicen como si tal cosa. Imitan a  Romanones, aquel conde dicharachero: «Cuando no quiero hacer lo que me piden, creo una comisión». 

Ha dicho Torra: «Es fantástico ver al pueblo movilizado. El Govern estará al lado de la gente». Ayer insistió ante el pleno del Parlamento catalán. Pero el presidente (en funciones) Sánchez aún no ve motivos para intervenir. No pasa nada; cuando pase, ya veremos. Algo así. Pues a ver:

Consta ya que detrás de los violentos y de las masas que cortan carreteras e incendian Barcelona está la Generalitat, con Torra a la cabeza. Pero el Gobierno Sánchez no va a hacer nada especial. Que actúen los Mossos y que mire a ver la Justicia. Por cierto, la Justicia está viendo. Ayer mismo se ha sabido (cadena SER) que Torra es la cabeza de los Comités de Defensa de la República (CDR). El sumario abierto en la Audiencia Nacional, que desembocó el pasado septiembre en la detención de nueve CDRs por preparar sabotajes con explosivos, incluye conversaciones de Torra con algunos de los investigados, animándoles a continuar. «Siempre contarán con el apoyo del Govern», se le oye decir. Sostiene ahora que los violentos son unos «infiltrados». Su plan es evidente: apretar, seguir apretando, hasta calentar un ambiente que le permita volver a sacar las urnas a la calle y las sacristías, a ver si suena entonces la flauta y nace la nueva República. Lo prometió ayer al pleno del Parlamento, para pasmo de sus cómplices, que van secretos.

Pero Sánchez manda a parar. Forajidos y bandoleros, a despreocuparse, de momento. «Llegó el comandante / y mandó a parear». El famoso canto de Carlos Puebla. Aquí, el Estado flojea. ¿Qué está pasando en el Palacio de la Moncloa? Parecería que solo vieran la Televisión pública catalana, la TV3. Hasta tarde en la noche, los otros medios de comunicación lanzaban ayer, al minuto, listados interminables de carreteras cortadas, de destrozos e incendios, de acoso a edificios oficiales, y hacían el recuento de heridos y detenidos, o emitían la impresionante imagen de un joven padre con su bebé en brazos, huyendo de las llamas. A esa hora, entre las 22 hasta la medianoche, TV3 emitió un programa de humor. Como lo oyen. Acabó justo cuando Torra quiso comparecer para afirmar que la violencia no era cosa de catalanes. O sea, los «infiltrados».

Ensoñaciones, claro. Los alzados de hace dos años, la violencia que obligó a una funcionaria judicial a huir de los furiosos por una azotea; el golpe a la Constitución,  la declaración de independencia en forma  de República… fueron ensoñaciones. Faroles, dijo una de las consejeras huidas. ¿Faroles? A sus promotores les ha costado años de cárcel. Los de ahora, si persisten, también irán a prisión. El Estado es fuerte, aunque a veces flojee. Ahora mismo, los ciudadanos acosados por una violencia maquinada por los Torra y Puigdemont  necesitan con urgencia, sean o no independentistas, de la protección del Estado central. Pero Pedro Sánchez espera hasta que pase algo. Nunca mejor dicho: está en funciones.

Comentarios