14.12.2019 |
El tiempo
sábado. 14.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria
Juan G. Bedoya
09:59
31/10/19

¡Hombre, que no!

Escribo temprano en la mañana después de escuchar a los comentócratas  despreciar las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) con el argumento de que las programa un militante socialista (y antes personas con carnet del PP). En concreto, lo escuché en el programa de Carlos Herrera (COPE) a Fernando Jáuregui, articulista también de ALERTA, y lo leí por dicho de nuestro Revilla, siempre tan frívolo. ¡Hombre, que no! Con tales argumentos, tampoco Pedro Sánchez o Revilla podrían ser presidentes de sus respectivos Gobiernos. Los dos son militantes de un partido, y aún más: sus máximos dirigentes.

Lo del desprestigio de la política es una desgracia. Los políticos no dan la felicidad, pero te la puedan quitar. Pregunten en Argentina, en Venezuela, o aquí, en Cantabria, pregunten a los ganaderos meticulosamente despreciados y maltratados por el regionalismo reinante. Tengo sobre la mesa la resolución de un expediente tramitado por un ganadero de Liébana y denegado con el argumento de que a la Consejería se le ha “agotado el presupuesto”. ¡Y Revilla en Madrid haciendo de Belén Esteban en las televisiones nocturnas!

A lo que iba. Para saber si somos felices se hacen encuestas y se realizan estadísticas. Es verdad que, muchas veces, las conclusiones son extravagantes. El dramaturgo Bernard Shaw ponía este ejemplo: “La estadística es una ciencia que demuestra que, si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno cada uno”. En Santander he escuchado la misma argumentación, con la majeza de un silogismo de seminario: sumemos el dinero del más rico de los Botín y las pesetucas de quien hace la broma y verá que los dos son los más ricos de la región.

Las encuestas del CIS permiten conocer cómo somos los españoles. Ocurre con esta última, con preguntas a 18.000 personas. Ninguna empresa privada podría hacerlo, por razones de presupuesto. Es verdad que José Feliz Tezanos, es dirigente del PSOE, pero antes, durante décadas, fue el solvente sociólogo que permitía a Alfonso Guerra clavar (como suele decirse) pronósticos electorales o sociales. Lo que hay que exigirle a Tezanos es ética profesional, si es que no la tiene, no que tire por la ventana el carnet. Si Jáuregui y Revilla hablan en serio, que pidan lo mismo a todos los demás cargos políticos, empezando por  presidentes, ministros, consejeros y alcaldes.

Por cierto, esta última encuesta trató de muchos otros asuntos. Los comentócratas, ni caso. Falta tiempo, falta lectura. Pondré un ejemplo. El CIS también ha preguntado sobre las creencias religiosas. La serie viene de lejos y ofrece conclusiones llamativas, resultado probablemente de los escándalos en la Iglesia católica y por la falta de respeto que altos eclesiásticos, entre ellos muchos cardenales, están teniendo hacia el Pontífice reinante, el simpático Francisco.

Pregunta el CIS a 18.000 personas cómo se definen “en cuanto a sentimiento religioso”. El 21,2% se dice “católico practicante”, tres puntos menos que en octubre de 2015, y otro 48,1% dice ser “católico no practicante”. Crece el número de ateos (16,2%). Vean también las respuestas a la pregunta “¿con qué frecuencia asiste usted a misa, sin contar las ceremonias de tipo social, como bodas, comuniones o funerales?”. El 31,9% dice que “nunca” va a misa; el 30% que “casi nunca”; el 16% que varias veces al año; el 7% que “dos o tres veces al mes, y solo el 11,5% que todos los

Comentarios