20.02.2020 |
El tiempo
jueves. 20.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
Juan G. Bedoya
04:12
13/01/20

Farruco Revilla, el PSOE ‘reculao’

Farruco Revilla, el PSOE ‘reculao’

«No hemos ‘cambiao’ en nada». Así habló el sábado Revilla en una televisión nocturna, para explicar por qué el PRC votó antes sí y después no a la investidura de su amigo Sánchez. «No ha ‘parao’ de llamarme», presumía. Está tan ofuscado que suda, se revuelve, se come palabras. ‘Reculao’. Nuestro Belén Esteban en la política nacional, tan franco, aparece desbordado. Le faltó hablar con la ‘u’, ‘soplau’. «A mí no me  presiona ni Dios y la señora Botín hace tres meses que no sé dónde anda». Y ofendió al PSOE cántabro, su socio. «Ha ‘reculao’». Farruco.  

Lejos de mi dar consejos al PSOE, y menos si son buenos, pero las chulerías de Revilla merecen correctivos. El primero tiene que ver con su dichosa manía de creerse la voz de Cantabria en Madrid. Quien en 1983 se oponía a asumir las competencias en Obras Públicas (ojo, Revilla, con rebelarse: las fotocopias arden), se dice ahora el paladín de las autovías. Ni una lleva su marca; que diga una. La voz en las Cortes, ante los Gobiernos de la Nación, ante los ministros, la han tenido los diputados y senadores del PSOE o del PP, por turnos. Siempre. El PRC no ha existido en Madrid hasta ahora, y es ya un mísero voto trampero. Pobre diputado Mazón, venga a bailar la yenka, izquierda, derecha, adelante y atrás, ante un Sánchez que le ha perdido el respeto, si es que le tuvo alguno alguna vez.

 Pero… ¿por qué callan ante esas presunciones del PRC los diputados y senadores de Cantabria? ¿Dónde están los Justo de las Cuevas, Jaime Blanco o José Luis Vallines? ¿Dónde Gonzalo Piñeiro o Jesús Cabezón ? ¿Dónde yo mismo, que fui senador en tres legislaturas por el PSOE? ¿Por qué callamos? ¿Acaso no peleamos los presupuestos, ministerio a ministerio, para hacer los hospitales de Torrelavega y Laredo (gracias ministro Lluch); para acelerar las autovías a Unquera y Bilbao (gracias, ministro Borrell); para dotar de autobuses de transporte escolar a todos los pueblos, por montañosos que fuera (gracias ministros Maravall, Solana y Rubalcaba), o para salvar la agricultura cuando ingresamos en la Comunidad Económica Europea, hoy UE (gracias Felipe, gracias ministros Morán y Romero)? Pongo unos pocos ejemplos. De los logros del PP, que presuma el PP. Por el PRC, nadie puede presumir. Nunca hizo otra cosa que mirarnos el dedo cuando reclamábamos la Luna.

 Insisto: ¿dónde estaba Revilla todos esos años? Recordaré: tenía dos diputados en la Asamblea regional, él y el pobre Solana; y después tres, y nunca más de cinco, hasta que se le apareció la desastrada Lola Gorostiaga y le regaló la presidencia pese a casi triplicarlo en escaños. De aquellos polvos vienen estos lodos. Por cierto, las culpables, Gorostiaga sobre todo, pero también la inaudita inquisidora Rosa Inés García Ortiz, andan ahora criticando a la nueva dirección socialista, que trata de remediar aquellos desafueros. Dan pena.

Estábamos en la televisión nocturna este sábado pasado y la afirmación de Revilla de que Sánchez «no hace prisioneros». Textual. El entrevistador puso cara de no entender;  Revilla quiso explicar. A los enemigos se les fusila, por si vuelven a estorbar. Su idea es que Sánchez castigará a Cantabria con sequía de obras, en venganza del no del PRC. Otra vez un consejo: si el ministro abajo firmante del PRC, el inefable Ábalos, o la vicepresidenta Calvo, tuvieran cinco dedos de frente, ya habrían visitado al secretario general del PSOE cántabro, el vicepresidente Pablo Zuloaga, y al diputado en Cortes Pedro Casares, para firmar con ellos, no las obras que le dijeron a Mazón, sino el doble, advirtiendo a los atascados regionalistas, de paso, que si algo se va a hacer por Cantabria es, como siempre, por los votos de la mayoría, no por lo que presuma un predicador nocturno que siempre regala a sus televisiones de cabecera algo de qué partirse de vergüenza. Mañana más.

Comentarios