26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Con ellos llegó la lluvia y el paraguas

Con ellos llegó la lluvia y el paraguas

YA lo anuncié la pasada semana. La sabiduría popular -y sabe más el zorro por viejo que por zorro- vaticinaba que el buen tiempo que estábamos disfrutando se acabaría cuando empezásemos a jugar a los bolos. Pero esta vez erró un poco porque sí pudo jugarse al aire libre, aunque con mucho frío, en Cerrazo, Torres, Torrelavega, Oruña y Santillana la primera ronda eliminatoria de la Copa Apebol-Trofeo Hipercor. Y un poco después de acabar los partidos sí vino el lobo, la lluvia, más frío y el invierno.

03dep35bolera ampuero

No podemos hablar de sorpresas en estos primeros resultados coperos porque aún es pronto para conocer el verdadero potencial de los equipos, porque los dos mejores en la pasada temporada, Peñacastillo Anievas Mayba y Hermanos Borbolla Villa de Noja estaban exentos, y porque pienso que este año se presenta la liga más igualada de la última década, la de la División de Honor. Así que dando por buenos los resultados, muy igualados salvo la boleada de los camargueses de El Pendo Bahía Real a los costeros de Ribamontán al Mar Construcciones Cárcoba, cabe destacar de estos seis primeros partidos oficiales el debut de dos jóvenes valores que piden paso entre los grandes, Javier del Rivero y Mario Pellón.

El santanderino, Javier, lo hizo desde el inicio en el citado partido de El Parque de Maliaño. Y junto a él estaba el también muy joven Mario, de la dinastía de los Borbolla, pero que no debutaba ya que lo hizo jugando en Cerrazo con el equipo A de Hermanos Borbolla la última jornada de la liga de División de Honor 2017. Y precisamente en Cerrazo debutó el sábado el torrelaveguense Mario Pellón con el equipo local. No estaba Ángel Lavín en la lista de partida y cuando el marcador señalaba un empate a dos, entró en sustitución de José Luis Rivero que acababa de sufrir dos bolas quedas. Decíamos en la Gala Apebol en Meruelo que Javier Cacicedo era el último jugador del siglo XX en jugar en la máxima categoría (nació unos días antes de acabar el siglo) y que Ángel Pellón era el primero del siglo XXI, título que nadie le va a expropiar, pero ahora su hermano Mario, que es el segundo jugador nacido en el siglo XXI, si le arrebata el de ser el más joven de la categoría, con 16 añitos y medio. 

Decíamos que había llegado la lluvia y volvemos a la sabiduría y a los dichos populares. ¿Qué hacen los de Santander cuando llueve? Lo dejan caer. Pero otros se buscan un paraguas y no se quedan en casa. Y, ¿qué hacen las gentes de bolos cuando llueve? Se buscan una bolera cubierta, si es que está libre porque la demanda sigue siendo mucha en esas ocasiones. Vaya por delante, y casi todos estarán de acuerdo conmigo, que como aficionado creo que no hay nada como una partida de bolos al aire libre, en una sombreada, pongamos La Robleda de Puente San Miguel, La Colina de Selaya, El Muelle de Oruña o El Molino de Quijano. Pero si fuera directivo de una peña estaría deseando tener una bolera cubierta, para evitarme muchos disgustos, problemas y trabajos.

La pretensión de poseer una bolera cubierta para salvar la actividad bolística de las inevitables inclemencias meteorológicas, en una región con fama de lluviosa, data de finales del siglo XIX, en Comillas, en una bolera en la que jugó el rey Alfonso XII en 1881. En 1907 Telesforo Mallavia construyó una bolera cubierta pero no tuvo aceptación entre los bolísticos y la convirtió en baile por aquello de la rentabilidad, algo innato y obligado en los buenos taberneros. En 1934 levantó otra bolera con graderío de madera pero el fuerte viento sur de febrero de 1941, el causante del incendio de Santander, acabó con ella. 

En 1908, en Santander, se inauguran las dos boleras cerradas en la calle Floranes, conocidas como las de El Alcázar, en terrenos propiedad de la empresa cervecera la Cruz Blanca. Allí se disputaron los campeonatos de la Cuerda Royalty y las dos únicas ediciones de la Copa de la Reina Victoria Eugenia. La colocación de unos tableros la habilitaba para el baile de lunes a viernes. También el fuerte ábrego de 1941 acabó con ellas. Y tras el nacimiento de las federaciones en 1941, se construye una bolera cubierta en Sarón, en la que se juega el Campeonato Provincial que Ángel Maza ganó al Zurdo de Bielva. Desapareció en los años sesenta.

Si ya en la época moderna de la competición los primeros en reclamar una bolera cubierta fueron los de Torrelavega, lo cierto es que el primero en conseguirlo fue Manuel Domínguez Dosal, el patriarca de una dinastía de jugadores de igual nombre, que la construyó en Argoños, en el barrio de El Ancillo, anexa a su bar, por el que se accedía. Y mientras los de Torrelavega seguían clamando por su bolera, en 1971 los de Ontoria inauguraban la suya en el Complejo Deportivo construido gracias a la magnanimidad del indiano Santiago Galas Arce, que la da nombre. Y lo hacían por todo lo grande, organizando el Campeonato de España que el asturiano Benito Fernández -el segundo- ganaba a Virgilio Quintana.

Los torrelaveguenses tuvieron que esperar hasta 1983 para cubrir la bolera construida junto a El Malecón en 1980, y darla el nombre de Severino Prieto. Ese mismo año, la empresa Teka inauguraba su bolera construida en el tejado de una de las naves de la fabrica. Los Pasiegos de Hoznayo (1987), Los 20 Chavales de Pesquera (1990) y El Parque de Maliaño (1994) cierran el siglo XX contando con siete instalaciones cubiertas, siendo la de Torrelavega la que acapara todas las competiciones oficiales por su capacidad para acoger a cerca de tres mil aficionados. 

Ahora le tocaba a los de Santander clamar por la suya, porque la de Teka era privada, y en 2001, por el tesón del presidente de la Peña Peñacastillo, Mateo Grijuela, se inauguró la bolera que lleva su nombre y que no pudo conocer. La fiebre, muy necesaria y conveniente, de boleras cubiertas llegó a Arce (2004), Renedo (2005), Sarón (2006), Cueto y Noja (2007), Orejo y Loredo (2008), Parbayón (2010), La Cavada y Unquera (2011), Oreña y Treceño (2012)… ¿Los Corrales (2021)? En la actualidad, contando con las singulares, por sus medidas, de Arredondo y la nueva de Los Pasiegos de Hoznayo, tenemos en bolo palma 22 ‘paraguas’.

También los pasiegos tienen ‘paraguas’, tres: La Plaza de San Pedro del Romeral, El Matadero de  Vega de Pas y Margutsa, en las naves de la empresa camionera en Heras, utilizada para los entrenamientos. En pasabolo losa no hay ninguna y solo aspiran a cubrir la zona de tiro, estando la primera prevista en el Complejo Deportivo de Hoz de Anero. También los de pasabolo tablón se conforman con cubrir la zona de tiro -la zona de rayas necesita más de cincuenta metros- y ya lo tienen, con metal o con madera -más bonitas- (Laredo, Colindres, Guriezo, Matienzo, Bustablado, Rasines, Valle de Villaverde, Ramales y Ojebar). Y también La Nogalera de Ampuero, la ‘catedral’, junto a la plaza de toros, que estrena este año su cubierta, con unas características especiales muy limitadas -puedes mojarte si llueve de sur- por los problemas que siempre plantea uno de los poderes más grandes de nuestro Estado, la Confederación Hidrográfica, porque junto a ella recorre sus últimos metros, antes de morir en el Asón, el río Bernales.

Y de nuevo vuelvo a la competición del pasado fin de semana, porque todas las modalidades tienen aquí su hueco. Cuando finaliza febrero se ponen en marcha las ligas de pasabolo tablón que tras 14 jornadas finalizarán cuando el calendario agote los últimos días de mayo. Luego dedicarán el tiempo a los Campeonatos Regionales, a los Nacionales y a los concursos. De esta forma -algo por lo que siempre hay quien abogue en bolo palma- ninguna competición se interfiere, es decir, ‘cuando estás a setas coges setas y cuando a rolex…’ Jugaron la primera jornada y en la Liga Nacional los favoritos, que lo son por ocupar las cuatro primeras plazas de la última liga, resolvieron sus partidos con victoria y cómodamente. Curiosamente, todos los equipos que ganaron el primer chico terminaron perdiendo, salvo Ruahermosa que no se estrenaron en su visita a los vigentes campeones, San Vicente de Barakaldo. Matienzo, en su vuelta a la liga de los ‘mayores’, perdió en El Pontón con Valle de Villaverde; y los laredanos de Las Cárcobas tuvieron que esforzarse para doblegar a los de Muskiz. Interesante se presenta el partido que el próximo sábado acoge en La Lastra a los villaverdenses y barakaldotarras. 

Atentos también a los choques de cuartos de final de la Copa Apebol-Trofeo Hipercor. Los campeones, los del ‘Pentateuco’ en la pasada temporada, Peñacastillo Anievas Mayba, reciben en la Mateo Grijuela a los de Vispieres-Santillana, San Jorge Ganados Tierra Cántabra, que regresan a la máxima categoría muy reforzados y con la sana intención de no volver a caer en el ‘infierno’ de Primera, en donde a juicio de los hermanos Luis y Javier Rodríguez, sus valedores, y otros muchos también lo saben, se pasa mucho frío. Interesante y con mucho morbo se presenta el duelo que el domingo, en La Encina de La Cavada, ofrecerán Riotuerto Sobaos Los Pasiegos y El Pendo Bahía Real, en donde Gabriel Cagigas y Fernando Ocejo, tendrán sensaciones especiales al enfrentarse a sus anteriores equipos. El de Ambrosero solo estuvo dos temporadas en La Cavada pero el de Sobarzo estuvo cinco con Roper, ahora El Pendo tras los nuevos patrocinios, con quienes consiguió tres títulos coperos. Torrelavega Siec frente a Comillas y Hnos. Borbolla Villa de Noja frente a La Rasilla, completan la eliminatoria. Y luego, una semana de descanso y, del 16 al 21 de marzo, los vencedores seguirán en El Corte Inglés. Esto ya nadie lo puede parar, ni siquiera la lluvia ¡porque tenemos paraguas!

Con ellos llegó la lluvia y el paraguas
Comentarios