18.09.2020 |
El tiempo
viernes. 18.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Las cosas se complican

Las cosas se complican

El pasado lunes se cumplían 101 años de la creación en Torrelavega de la Federación Bolística Montañesa, y seis meses de la declaración del estado de alarma que nos confinaba a todos en nuestros domicilios. De las consecuencias de lo primero, la celebración en Torrelavega de los primeros campeonatos provinciales, han tenido información puntual los lectores de ALERTA en la decena de artículos publicados en los últimos fines de semana bajo el título ‘Hace 100 años…’. Lamentablemente los campeonatos solo se repitieron un año más y las disputas entre unos y otros, principalmente entre Santander y Torrelavega, dieron al traste con la Federación, dando lugar a un período oscuro que la guerra incivil terminó de ennegrecer. De las consecuencias de los segundos, nos las prometíamos muy felices cuando tras de casi cien días de duro encierro primero, y por fases después, entramos en un período de semilibertad llamado ‘nueva normalidad’. En ese tiempo, pasamos del negro intenso al gris suave, pasamos de dar por perdida la temporada a encender una posible luz gracias, justo es reconocerlo, a la decisión valiente de la APEBOL que en su Asamblea del 13 de junio en Cerrazo movió las pertinentes fibras federativas que dieron paso a una temporada distinta, pero esperanzadora jugando a los bolos con una muy ajustada programación de actividades en torno a las tres cuartas partes cualquier otra temporada. Toda la maquinaria se pone en marcha el primer sábado de julio. Poco más de dos meses después, habiendo deshojado ya la casi totalidad de las ligas, salvo la División de Honor, y muchos Campeonatos, comienzan los problemas, las amenazas que siempre estuvieron ahí y de las que estábamos ampliamente informados y contra las que hemos luchado todos con responsabilidad y tesón en los distintos ámbitos.

Las cosas se complican en la División de Honor -y de rebote para todos- que este fin de semana alcanzaba la jornada 16ª aunque con partidos atrasados. Hasta ahora, habíamos tenido un par de avisos ‘por proximidad de un jugador a una persona positiva por Covid’, avisos que habían dado lugar al lógico aplazamiento de esos dos partidos por precaución hasta comprobar, afortunadamente, que ninguno de los jugadores estaba afectado. Pero esta pasada semana hemos dado un peligroso paso hacia atrás, por la posibilidad de ‘positivo’ de un jugador de Comillas, luego confirmado, que obligó al aplazamiento del partido a jugar en Los Tilares frente a Mali Jardinería La Encina. Como consecuencia, y en aplicación del protocolo sanitario, todos sus compañeros se ven obligados a realizar las pruebas PCR y entrar en un período de confinamiento, lo que supone, por el momento y hasta conocer la duración del mismo, que se aplazan los partidos que la Peña Comillas tenía que jugar esta jornada doble del próximo fin de semana. Afortunadamente todos están bien, y la irrupción del maldito virus se quedará solamente en un susto y en un gran desbarajuste de calendario, algo que debemos entender y comprender porque seguramente las cosas no irán a mejor si nos atenemos a los continuos avisos de las autoridades sanitarias. También una jugadora -pareja del jugador de Comillas- de la peña femenina Campoo de Yuso ha dado positivo, pero en este caso, seguramente porque el contacto con las compañeras ha sido más dilatado en el tiempo -jugaron la Copa el martes en Puente San Miguel- no ha requerido el confinamiento de sus compañeras, ni la suspensión de su partido de liga, y tres de ellas pudieron jugar -con autorización- el Campeonato Regional.

Hablaba de desbarajuste y hablaba de que será normalidad de aquí en adelante hasta finalizar la liga, si es que esta llega a su final, porque ya hay quien piensa solamente en llegar a completar la jornada 20, es decir, que todos los equipos en competición tengan jugados 20 partidos, y no solo el líder Peñacastillo Anievas Mayba. Al menos eso es lo que aprobaron los presidentes de APEBOL y validó la Asamblea de la Federación Cántabra. Otra cosa es que quien eso aprobó pueda decidir lo contrario porque a la vista de la abrumadora ventaja -diez puntos sobre Casa Sampedro y La Rasilla ASV Cantábrico- se cuestiona la norma y los hay que defienden dar el título a Peñacastillo aunque no se llegue a completar los 20 partidos.

Tenemos que seguir jugando, seguir el día a día. Quedan solo tres semanas pero insisto que las cosas se complican. Y buena prueba de las dificultades que se van a presentar la tenemos esta semana: la Peña San Jorge Ganados Tierra Cántabra -que parece que ha despertado del letargo y se aproxima a su verdadero potencial- jugará esta semana tres partidos -uno estaba previsto para ayer, adelantado de la jornada 19 por organizar el Campeonato de España Infantil  el día 27, pero también tuvo que ser aplazado- y los dos correspondientes a las jornadas 17 y18; Hermanos Borbolla juega también tres partidos, el viernes, el sábado y el domingo. Pero el mayor esfuerzo lo harán los jugadores y directivos de la Peña Los Remedios ya que en seis días iban a jugar nada menos que cuatro (al final serán tres) -eso eran antes las jornadas dobles- jugando por la mañana el aplazado frente a Hermanos Borbolla y recibiendo por la tarde a Sobarzo. Y otro tanto tendrá que hacer Comillas cuando pueda volver al corro, si afortunadamente se queda en un aviso y en dos o tres jornadas aplazadas. Hablaba de desbarajuste en el calendario, y a las pruebas me remito, pero tenemos la obligación moral de ser transigentes y entender el esfuerzo que a las peñas y a sus jugadores les supone esta sobrevenida situación.

La liga de Primera si ha llegado al 75 por ciento obligado pero las clasificación sigue abierta, a falta de dos jornadas, para determinar el título y las dos plazas de ascenso. Todo hace suponer, como estaba cantado antes del comienzo -aunque con más dificultades de las previstas- que para Andros La Serna Valle de Iguña será una de esas plazas ya que solo está a falta de un punto y le toca enfrentarse a Pontejos Hermanos Nereo y Renedo, los dos equipos -Renedo puede achacarlo a las lesiones aunque lo intento suplir con nuevos fichajes- que han respondido negativamente a los pronósticos. La otra plaza está totalmente abierta, incluso para Quijano Hospital Veterinario Piélagos, aunque no lo parece a la vista de la clasificación y muchos la dan por descolgada. Pudiera darse un triple empate a catorce puntos, con Gajano Comercial Santiago y Casar de Periedo La Ermita. Dependen de ellos, necesitan sí o sí ganar los dos partidos, en Casar y a Gajano en El Molino, y que los de Pontejos les echen una manita ganando o empatando con sus vecinos de Gajano. Y si alguno piensa que al tratarse de vecinos del mismo Ayuntamiento -Marina de Cudeyo-, Gajano y Pontejos puedan llegar a algún oscuro acuerdo, les remito a la última jornada del año pasado en la que igual situación, los de Pontejos ganaron en Las Callejas y les cortaron la posibilidad de su vuelta a la División de Honor, siendo finalmente la plaza para los de Santillana. La primera cita será este sábado a las cinco de la tarde.   

Las chicas entraron en escena este pasado fin de semana, comenzando el viernes en Orejo, con la disputa de la tercera edición del Torneo de parejas mixtas, y siguiendo con el Campeonato Regional jugado en la bonita bolera de El Corro en Quintana de Toranzo. Aunque la parejas se había formado por sorteo, las favoritas eran las formadas por Judit Bueno y Óscar González, e Iris Cagigas y Víctor González -campeones de España en vigor los primeros y regionales los segundos-, el triunfo fue para Andrea Gómez y Rubén Haya. Lo positivo del torneo, la visibilidad de las chicas, se consiguió con buen juego, emoción y la aportación de las cámaras de televisión. Lo negativo, o lo que no me gustó, fue -un año más- la parafernalia del protocolo final, en donde sobraron los efectos luminosos estilo NBA, y el poco gusto, cuando no falta de respeto, al solapar el himno de Cantabria con la entrega de trofeos. Quizás la nueva Asamblea tenga que ir pensando en que en próximas ediciones el campeonato sea de participación libre y oficial a efectos de títulos. Sería un paso más en ese difícil camino de la categoría femenina, que sigue avanzado.

Donde brillaron las chicas con luz propia -y también la organización por lo que todos cuentan y por lo que vimos por la tele- y de entre todas ellas las que más luz emitió fue Iris Cagigas, que a pesar de estar atravesando un momento delicado por la muerte de un familiar, consiguió superar todas las adversidades, lograr su quinto Campeonato y con 717 superar en tres la marca récord que desde 2007 tenía Angélica Ruiz, quedándose a tan solo cuatro bolos del absoluto que tiene Judit Bueno en el Nacional 2010. Bien parece que las chicas tampoco tienen techo.

Cuando esto escribo, en la tarde festiva en honor a nuestra patrona, la Virgen Bien Aparecida, está finalizando en El Ferial de Orejo el Campeonato Regional de Peñas por Parejas de Primera. No ha habido sorpresas, o mejor dicho, la única sorpresa ha sido la no presencia de Óscar González entre los participantes, algo que no tiene más explicación que no se clasificó -jugaba con Roberto de Juana como compañero- en las dos tiradas clasificatorias. Desde el año 2000 en el que participó en este torneo por vez primera no había fallado nunca a la cita, atesorando en esas 20 citas nada menos que trece oros, una plata y cuatro bronces. ¡Una pena!

Mientras termina el Campeonato, les cuento una cosuca de nuestra patrona, una historia o leyenda que nos cuenta que los vecinos de Marrón reclamaban para sí la pequeña talla de una virgen con niño encontrada en una ventana, alegando que había sido robada por los de Ampuero. Estos ganaron el correspondiente pleito y decían ‘robada, no, aparecida y bien aparecida. Y de ahí su nombre.

Decía que no había sorpresas porque las cuatro parejas que pasaron a semifinales eran lógicas, también las dos finalistas y por supuesto, la pareja campeona, Jesús Salmón y Víctor González, que repitieron título aunque no se lo pusieron nada fácil los de Andros La Serna, Carlos García y Lolo Lavid.

Las cosas se complican
Comentarios