23.09.2020 |
El tiempo
miércoles. 23.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Dos colosos y un solo campeón

perote
perote
Dos colosos y un solo campeón

‘TARDE de la Virgen Grande, toda de luz y de fiesta. En el corro de La Llama y entre ovaciones sin tregua hay un viril mano a mano que es de la raza un poema’. Así comienza el poeta comillano Jesús Cancio su ‘Romance de una tarde de bolos’ en los que describe de forma singular los diferentes estilos de juego del os dos grandes mitos de nuestro juego, Federico Mallavia y Rogelio González, a los que con maestría singular -como reflejo de las grandes tardes de bolos ofrecidas por los corros de la provincia- considera ‘los dos colosos del juego más castizo de mi tierra’.

Describía así el juego de Ico: ‘¡Ay, Federico Mallavia, el de la bola en la diestra, y una pleamar infinita de bolos en la cabeza, el que, tras el preciosismo de una parábola inmensa, dibujaba como nadie el emboque a golpe en tierra, el que segaba seis bolos como cambada de hierba empapada de rocío del alba de la primavera!’

Y a continuación pintaba las virtudes de Rogelio: ‘¡Ay, genial Zurdo de Bielva, discóbolo redivivo de la Olimpiada de Atenas, el que pone en pie las masas con su pulso de leyenda, el de las mil embocadas, el pasmo de las boleras!’

Viene a cuento esta introducción porque la tarde de bolos vivida el pasado sábado en la nueva Encina de La Cavada pasará a la historia bolística por ser una esas tardes, una de esas finales, que habría que enmarcar y enseñar a los más jóvenes, porque en ella nuestro juego aldeano brilló con luz propia merced al saber y al esfuerzo de otros dos colosos modernos, Jesús Salmón y Víctor González. Dos colosos, dos jugadores, dos estilos totalmente distintos, que solo tenían en común la blanca camisa de la Peña Peñacastillo Anievas Mayba y la maestría para derribar bolos y más bolos hasta situar sus registros -729 y 720- entre los mejores de la historia de los 80 Campeonatos Regionales, solamente superados por los 751 del propio Víctor (Cueto, 2018) y los 737 de Óscar González -otro de nuestros colosos- (Torrelavega, 2014).

Y como por el momento no tenemos a nadie que nos describa poéticamente a estos colosos -lanzo un dardo envenenado al amigo Juan Francisco Quevedo que presenció el torneo en la bolera de su pueblo -hago uso, copio y pego debidamente autorizado, de las acertadas reflexiones que me ha hecho llegar el no menos amigo Joaquín Díaz, no desde el prisma de poeta -que ya le gustaría- sino como psicólogo del deporte y muy conocedor -de Torrelavega- de nuestro juego y de las habilidades y debilidades mentales de los jugadores.

«Los aficionados a los bolos hemos asistido a una extraordinaria final del Campeonato Regional. Dos auténticos fenómenos que han jugado hasta la última bola de poder a poder y en la que cualquiera de los dos era merecedor de ser el campeón de Cantabria. Dos jugadores diferentes, con edades diferentes, con distinto palmares, con trayectoria deportistas incomparables y con estilos heterodoxos. El estilo es la personificación de la técnica. Ni Jesús Salmón, ni Víctor González tiene estilos como marcan los puristas. No hay ningún jugador de bolos que antes las mismas demandas técnicas respondan de forma igual. Tampoco mentalmente todos responden igual ante los diferentes momentos del juego. Salmón es un jugador más rápido, más intuitivo, más experimentado. Víctor es más lento, más metódico, más organizado en sus rutinas competitivas. A los dos les va muy bien. Si en la final del Campeonato de España de Treceño, Jesús consiguió el título con una última bola magistral con la que hizo 10 bolos (4+6) en este título regional fue Víctor González el que supo aguantar la presión y esperar su oportunidad para superar el campeonísimo».

Del campeonato podríamos decir muchas cosas, pero ya se han dicho, se han publicado y multiplicado y se han visto y pueden verse de nuevo -lo ofrecieron en directo ‘Sportpublic’, en donde ejercí de comentarista con Javier Santamaría, ‘Popular TV’ y ‘Onda Occidental’- y por ello solo me resta felicitar a la organización -no me sorprendieron porque conozco su manera de trabajar- y concederles esta semana el premio covid naranja -no habrá limón esta vez- porque cuidaron con mimo todos los detalles a los que nos obliga el protocolo sanitario, siendo un gran ejemplo para la serie de campeonatos que ahora nos caerán en cascada. Tampoco será fácil olvidar las palabras de Laura Abascal dedicadas al árbitro Germán Ruiz Canales -que eligió su último día para estar con los suyos, la gente de los bolos y la gente de su pueblo natal, el día más señalado del año-, el minuto de silencio y los aplausos de los 300 afortunados aficionados que por el obligado límite de aforo allí nos dimos cita.

Pocas novedades en la liga DH: Peñacastillo, pese a no jugar, sigue con dos puntos de ventaja; Casa Sampedro continúa en racha y se aúpa al segundo puesto; Hermanos Borbolla se deja otro punto y los jóvenes de Ribamontán siguen en lo más alto; buen juego en El Revolgo de Santillana -escaparate único de nuestro juego para los miles de visitante de la villa- entre San Jorge y Comillas, que no explica su situación de colistas; se ‘agarra’ Los Remedios a la Copa FEB en tanto que equipos llamados a estar más arriba, como Riotuerto y El Pendo, sufrirán para conseguir una de las ocho plazas.

La liga de Primera llegaba al final de la primera vuelta pero las medidas de precaución sanitaria obligaron a suspender un partido decisivo. Entre tanto Quijano, tras su triunfo en Gajano -que sigue de líder pero que pierde así la vitola de invicto- se suma a la fiesta de los aspirantes al acenso, que lo pueden ser todos menos ‘los novatos’ de Tanos. Queda la segunda vuelta, seis jornadas apasionantes, y ese partido suspendido que, en cumplimiento de la normativa y superada la alarma sanitaria, debería disputarse antes del comienzo de la segunda vuelta, que lo hace el próximo domingo con partidos ‘a muerte’ como el Andros La Serna-Quijano.

La liga femenina, que sigue avanzando con normalidad y llegará este fin de semana al final de la primera vuelta, es cosa de dos, las actuales campeonas y líderes, Campoo de Yuso, y Torrelavega Siec que tiene todas sus esperanzas puestas en arrebatarlas ese privilegio en el partido en la Carmelo A. Sierra el próximo 23 de agosto.

Las peñas Valle de pasabolo tablón -que además del nombre comparten ser las peñas más viajeras de la modalidad, mayor aún en el caso de los ‘vallucos’-, Valderredible y Villaverde, fueron protagonistas el pasado fin de semana. En Polientes se disputaba el sábado el primero de la serie de Campeonatos de España, en esta ocasión con tres títulos en juego correspondientes a las categorías de edad más jóvenes. Dos de los tres títulos se quedaron en Cantabria a pesar de que no estuvieron muy acertados nuestros campeones regionales pero teníamos buenos ‘reservas’. En juveniles triunfó Javier González, de Ampuero -gran labor de Poldo de la Peña en esa Escuela-; en cadetes ganó José Ramón Gil, de Valle de Villaverde; y en infantiles el triunfo fue para el vasco Lander Calderón ocupando la segunda plaza, igual que en el regional, Luca Medina, de San Pedruco.

Al día siguiente la ‘marea verde’ inundó la playa laredana de La Salvé pues muy cerca de ella, en el carrejo municipal sede de la peña Maritina, se ponía en juego el último de los títulos regionales, el de Segunda categoría por parejas. Los chicos de Parada se vinieron con tres duetos, uno de ellos repescado de última hora para ocupar una renuncia, y fueron ellos, Alex Fernández y Héctor Martínez, los que aprovecharon ‘el regalo’ superando en la final a Diego Lombera y Enrique Paz, de Ramales, y ocupando puesto de podio los compañeros José Ramón Gil, Manuel Crespo, Txus González e Ismael Santisteban. Buena cosecha lleva recogida este año la singular peña del valle más verde de Cantabria, fruto de un gran trabajo y muchísima ilusión, y de la semilla que José Pedro Parada les dejó germinando.

Seguimos en agosto y seguimos con un calendario cargado a pesar de los inconvenientes de la Covid. Mañana jueves se juega en la Mateo Grijuela un interesante partido -a modo de revancha de la Supercopa- entre Peñacastillo Anievas Mayba y la gran revelación de la temporada, Ribamontán al Mar Construcciones Cárcoba. Y a la misma hora en Torrelavega, en la sala de exposiciones Mauro Muriedas, se abre al público la exposición homenaje a Federico Mallavia y a los bolos en ocasión del centenario del primer campeonato de la Federación Bolística Montañesa -22 de agosto- ganado por ‘Ico el Grande’.

El viernes la fiesta bolística se traslada la bolera los 20 chavales de Pesquera en donde Javier Fernández -desde 1977 presidente de una peña muy activa en un municipio de menos de 100 habitantes- ha preparado su habitual concurso de ases a pesar de que han sido suspendidos este año los actos de la Feria del Queso. Y siguiendo el curso del Besaya, el domingo, y madrugando como es costumbre al contar con 16 participantes, llega la gran cita, el concurso ‘madre de todos los concursos’ y este año con mucho más motivo porque el concurso de La Patrona -la Virgen Grande torrelaveguense- estaría celebrando su edición 125 de no ser porque en algunos años circunstancias muy diversas lo impidiera. Comenzó a jugarse en 1896 en las boleras de Foro Mallavia en La Llama, se alternó durante muchos años con la Carmelo Sierra, y desde 1988, con tiradas en su bolera y finales en la Severino Prieto, lo viene organizando la Peña San José Rocacero, y el buen amigo Juan Antonio Amenábar edita el libro conmemorativo que completa la historia de este singular concurso.

Y el domingo vuelve la liga y se completa la décima jornada de la liga de División de Honor, con las debidas precauciones y mayores reservas por el susto -afortunadamente ahora ya sabemos que solo ha sido eso- de la pasada semana, en la que por la necesaria precaución se suspendieron dos partidos. ¡Qué nadie se confíe, la amenaza sigue ahí! ¡Qué nada ni nadie lo pare!

Dos colosos y un solo campeón
Comentarios