18.09.2020 |
El tiempo
viernes. 18.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los bolos sin mascarilla, mejor desde casa

Los bolos sin mascarilla, mejor desde casa

L

A actividad de este final de julio es tan intensa que a veces uno duda si realmente estamos en una temporada normal, en una situación de total normalidad. Ese puede ser el problema, que nos estemos acostumbrando a que todo marcha con esa relativa normalidad y nos olvidemos que el peligro que acecha es latente, real y más cercano de lo que parece, a juzgar por las continuas noticias que nos llegan de brotes producidos a lo largo y ancho de todo el país -incluso en ambientes deportivos-, aunque aquí, en Cantabria, parece que las cosas van relativamente bien. Por eso, porque el peligro sigue estando ahí, quiero seguir insistiendo en algunas cosas que no estamos haciendo bien. Ha costado mucho llegar hasta aquí y lamentablemente, y durante mucho tiempo me temo, podemos perderlo todo. Por eso sigue sorprendiendo a propios y extraños algunas actitudes contrarias al protocolo dictado por las autoridades sanitarias y deportivas. Las televisiones, tres este año -‘Popular’, ‘Sportpublic’ y ‘Cantabria Vegavisión’- nos siguen ofreciendo un amplio repertorio bolístico y a través de ellas seguimos viendo, y seguimos denunciando, la incomprensible actitud de algunos aficionados que una vez en la grada retiran la mascarilla aun estando demasiado cerca de otros aficionados. Tampoco han estado exentos de polémica las actuaciones arbitrales, que utilizan o no la mascarilla -o todos moros o todos cristianos- a voluntad argumentando la opcionalidad que les proporciona un imaginario protocolo particular. La normativa deja muy claro que es obligatoria para acceder y transitar por las boleras y una vez en ellas solamente pueden retirarla los deportistas mientras estén en plena competición. Y no parece que los árbitros, pinches y mucho menos los mal llamados anotadores, pertenezcan a ese grupo. Dice la normativa específica de bolo palma  que deben «mantener distancias de seguridad tanto armadores, como jugadores, directivos y árbitros, y usar mascarilla cuando no sea posible» y árbitros y pinches continuamente está compartiendo el mismo espacio en el terreno de juego. Y si como es el caso existe alguna duda en los protocolos, debe la Federación enviar una consulta a las autoridades correspondientes, como se hizo recientemente petición de los jugadores de pasabolo tablón. Entre tanto, y ante la duda, se impone la mascarilla. Y si algún aficionado ‘olvida’ las normas, los organizadores están en su derecho de recordárselo e incluso expulsarles de la bolera por el bien de todos. Y a los aficionados, si tienen miedo o si tienen dificultades para mantener la mascarilla, que es entendible, un consejo ‘los bolos sin mascarilla, mejor desde casa’. No somos imprescindibles, salvo los jugadores, que ya ponen en riesgo su salud para que los bolos sigan retinglando este año. No se lo pongamos más difícil.

Este artículo semanal pretende ser el resumen de lo acontecido cada semana y como en esta ocasión la actividad ha sido mucha y tengo que ceñirme al espacio que gentilmente me ofrece el Diario ALERTA, lamento que cada semana tenga que priorizar y se me queden muchas cosas en el tintero. Vamos con ello. Sigue Peñacastillo Anievas Mayba de líder en la DH, pese al tropiezo -no acaban de encontrar el juego que se les supone por su calidad pero van sumando- en casa frente a Sobarzo; Hermanos Borbolla Villa de Noja, sin hacer ruido, sigue con todas las posibilidades; Riotuerto Sobaos Los Pasiegos salva con tres importantes puntos un fin de semana complicado frente a los grandes, y sigue también con todas las aspiraciones; El Pendo Bahía Real pierde su cuarto partido consecutivo -lo nunca vivido en una peña acostumbrada a los triunfos- y con ellos todas la posibilidades de aspirar al triunfo final; destacada actuación de Los Remedios, equipo revelación como lo fuera en 2018; y sigue sin encontrar su sitio en la bolera -en la tabla son últimos- la Peña San Jorge Ganados Tierra Cántabra. En la Liga de Primera, despertó por fin la ‘fiera’ Andros La Serna Valle de Iguña, ganando a Tanos Hakensa, situándose a solo dos puntos de Gajano Comercial Santiago, y eliminando de la Copa a los de Santillana, único equipo DH en caer eliminado.

Este fin de semana estuvo marcado por los debutantes. Lo hizo el jovencísimo Mario Pellón saliendo en el cuarto chico del partido de su peña J. Cuesta con Casa Sampedro, convirtiéndose con sus 16 años y 9 meses en el segundo jugador más joven de la corta historia de la División de Honor, por detrás de Javier Cacicedo. Por el momento, los más ‘yogurines’ de la liga de la máxima categoría siguen siendo Fernando Cuétara -Peña Garaje Paco en 1975- con 15 años y 9 meses, y Lolo Lavid, que debutó en 1996 con La Carmencita el mismo día que cumplía los 16 años.  Y también debutaron tres árbitros: José Luis Zubizarreta, Borja Gutiérrez y Claudia Gándara, siendo ésta la séptima mujer en arbitrar en la División de Honor, frente a los 80 hombres.

Intensa actividad también en pasabolo tablón. El sábado, en el carrejo de La Lastra, se vivió un momento histórico con la celebración del primer Campeonato Regional Femenino en donde la Peña Valle de Villaverde se llevó el mérito de una excelente organización y el título, que recayó en Olaia González, nieta del siempre recordado José Pedro Parada, sumo hacedor del pasabolo en la localidad. El año pasado, en el torneo de prueba jugado en Las Cárcobas, también se impuso Olaia, y también le tocó ser subcampeona a Naroba Bustillo, de la Peña San Pedruco. Me alegra muchísimo que las chicas hayan roto esa barrera que parecía infranqueable, y se hayan incorporado a esta modalidad que siempre hemos tenido por ‘muy de hombres’, quizás por las innegables exigencias físicas. La Escuela de Ampuero y Las Cárcobas -con tres del Río- aportaron cuatro jugadoras. Y a lo largo de la jornada dominical, en la bolera portátil instalada en La Alameda de Laredo, se disputó la Copa Cantabria Torneo Presidente que terminó con el triunfo local de la peña Las Cárcobas, que sumaba así su undécimo título, derrotando en la final -y tomándose la revancha del año pasado en La Edilla- a los vigentes campeones, la Peña Ruahermosa de Rasines. Los de Valle de Villaverde, que este año sí jugaban la fase final y además con sus dos equipos, son, con 18 triunfos, los más laureados en este torneo.

Continúa la Peña Ceferino Conde Loredo al frente de la liga más larga de pasabolo losa en tanto que los pasiegos dieron cuenta de las tiradas para el Campeonato Regional de parejas en sus dos categorías, registrándose algunas curiosidades: como era de esperar, hubo menor participación y en los dos campeonatos tiraron16 parejas, justamente las mismas que tenían derecho a clasificarse para la fase final; en las tiradas de Primera terminaron en lo más alto Moratinos Gómez y Manuel Lecanda, de Alto Pas, y  en segunda posición, defendiendo los colores de Comercial Maremi, Celso Ortiz y José Ángel Ruiz, este último alcalde del municipio de Luena que cansado de entregar trofeos en los campeonatos decidió coger las bolas por vez primera, y, a lo que se ve, con éxito; en Segunda la cosa fue de hermanos ya que los Ibáñez de Cocejón -Delfín y Adolfo- y los López de La Reguriada -Sergio y José Miguel- ocuparon las dos primeras posiciones.

Ayer, martes, fiesta regional conmemorativa de la constitución de la provincia de Cantabria en 1778 por los regidores de los Nueve Valles de las Asturias de Santillana, estaban programadas dos competiciones individuales en la bolerona de Puente San Miguel, capital histórica y también bolística de nuestra región, pero la lluvia matinal trastocó todos los planes y fueron aplazadas. El Ayuntamiento de Reocín -organizador, patrocinador y pagador, aunque la fiesta tenga la etiqueta de regional- ya tuvo en cuenta a la categoría femenina el año pasado y para este año no solamente repetía experiencia sino que añadía dos importantes novedades: las chicas jugarían la final el mismo día, antes de la final masculina, y unos y otros repartirían el mismo importe total de premios, 1.900 euros.

Para hoy, y siguiendo en mi querido municipio de Reocín, la cita importante nos traslada a la zona más alta, a Cerrazo, carretera del Alto de Cildad, ahora creo que más desconocido porque no pasamos del Bar Cuesta y para ir a Comillas lo hacemos por Santillana. Y es allí, en la bolera José Cuesta, donde se juega la final de la XII edición de la Supercopa, competición que, enfrentando a los campeones de Liga y Copa del año anterior, en 1999 puso en marcha Manolín Mora en la bolera El Muelle de Oruña como homenaje a su padre fallecido el año anterior. Pero este año, como el campeón de ambas competiciones fue Peñacastillo Anievas Mayba, su rival será el subcampeón de Copa, el renovado equipo de Ribamontán al Mar Construcciones Cárcoba, que tiene así un premio especial a su juventud y una oportunidad de recuperar un título que se les escapó el año pasado en la Carmelo Sierra.

Mañana, jueves, tenemos un interesante Peñacastillo Anievas Mayba-La Rasilla ASV Cantábrico como aperitivo de una jornada doble -la tercera en este mes- que nos llevará a consumir el primer tercio de la liga de División de Honor. Y por si fuera poco, el viernes, en la bolera de Muslera, organizado por el Ayuntamiento de Astillero con la inestimable y necesaria colaboración Peña Los Remedios, se jugará el XXIV Torneo Campeones Banco Santander, en donde el ganador se llevará el mágico cheque bancario por importe de 15.000 euros. Este año no estará Óscar González, asiduo finalista desde el año 2002 y ganador en nueve ediciones, y no estará porque el año pasado no consiguió estar entre los cuatro primeros ni del Regional ni del Campeonato de España, como estipulan las bases del torneo.

A la vista de todo lo dicho, ahora tendría que decir, como en otros años, que esto no hay quien lo pare, pero no lo digo en voz alta porque pienso que seguimos pendientes de un fino hilo que no es otro que el miedo a que el coronavirus vuelva y tumbe tantos esfuerzos y tantas ilusiones. Permíteme amigo lector que insista: ‘Los bolos sin mascarilla, mejor desde casa’.

Los bolos sin mascarilla, mejor desde casa
Comentarios