26.01.2021 |
El tiempo
martes. 26.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Adiós a Joaquín Oria Cifrián

Adiós a Joaquín Oria Cifrián

Continuamos despidiendo a gente importante en la historia de los bolos. Ayer en Santander, a los 96 años, nos dejó uno de los pilares de las estructuras de nuestro juego, Joaquín Oria Cifrián, natural de Valdecilla (Medio Cudeyo). Joaquín, empleado de banca, fue fichado por Viriato Camus para la Casa de los Bolos, en donde ejerció de secretario y otras muchas funciones. Por entonces, la Federación y la Casa de los Bolos compartían su sede en la calle Cisneros, y el trabajo de Joaquín se hizo extensible a la Federación, de la que fue presidente del Colegio de Árbitros, vocal, luego tesorero y finalmente, en 1973, aspirante a la presidencia, no consiguiendo desbancar a Guillermo Martínez Conde en unas elecciones muy conflictivas.

Su excelente y riguroso trabajo quedó reflejado en la otras modalidades ya que reglamentó el pasabolo tablón, colaboró en la puesta en marcha de la modalidad de pasabolo losa e incluso organizó los primeros campeonatos de bolo pasiego, que entonces no tuvieron continuidad.

Junto a Ignacio Aguilera, escribió en 1979 un libro de obligada tenencia en cualquier estantería bolística: ‘Los bolos en la literatura montañesa y en las artes plásticas’, obra en la que puso no solo su trabajo sino también su dinero. Aunque fue reconocido con la Insignia de Oro por la Casa de los Bolos, la Federación Española y la Federación Cántabra, pienso que su labor no ha sido suficientemente pagada y reconocida, siendo, a todas luces, un desconocido para las nuevas generaciones. Hombre de fuerte carácter, vehemente en sus planteamientos, realizó sus funciones con una entrega absoluta y ante todo con una rectitud y honestidad a prueba de bomba, valores estos que le ocasionaron algún disgusto y discrepancia incluso con compañeros de la propia Junta Directiva, lo que le hizo abandonar el cargo, sin recibir la Insignia de Oro que anteriormente le fuera concedida, situación reparada en la Asamblea General de 2008.

Los bolos te debemos mucho, amigo Joaquín. Descansa en paz allá arriba junto a tu hermano Carmelo, mi profesor de gimnasia y baloncesto en el Instituto Marqués de Santillana de Torrelavega.

Adiós a Joaquín Oria Cifrián
Comentarios