08.03.2021 |
El tiempo
lunes. 08.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los países de nuestro entorno

marioneta manipulable
Los países de nuestro entorno

Pero no quedan ahí sus hazañas de ese medio siglo. Aunque parezca mentira, estas atrocidades físicas, que parecen de una crueldad y brutalidad insuperable, pueden haberlo sido en el proceso de ‘educación’ de los cerebros.

El ser humano ya ha probado, mil veces a lo largo de su penosa historia, la increíble facilidad con que su mente se deja manipular. Como se puede llenar de ideas, de amor o de odio, apropiadas para conseguir los fines que el manipulador desea; pero nunca se había hecho de forma tan masiva, tan intensa, tan rápida y tan científica como lo hicieron los civilizadísimos ‘países de nuestro entorno’, durante el siglo pasado.

Y hemos presenciado los logros de las dos potencias hegemónicas de la Segunda Guerra, limpiando, laboriosamente, los contaminados cerebros de sus ciudadanos y hasta del enemigo, de la basura intelectual creada por el decadente pensamiento democrático y tratando de llenarlos con ideas que habrían de conducirles a la felicidad.

El Comunismo, que se proponía la expansión de su doctrina por todo el mundo, encontró que la perversión democrática había sido demasiado intensa y sus ciudadanos ofrecían gran resistencia a aceptar la buena nueva de su doctrina. Cuanto más que, ya puestos, se habían propuesto, mediante la reeducación y la disciplina límite, como terapia definitiva, cambiar la naturaleza humana. Muerto el perro se acabó la rabia.

En el otro bando, en el del Nazismo, el asunto estaba más claro, aunque no menos arduo. Alemania, autoerigida en el baluarte supremo de la superior raza Aria se encontraba, dentro de Alemania y en los países sobre los que se arrogaba el derecho de señalarlos como objetivo de su expansión, con  algunas razas inferiores que, después de expurgadas podrían, quizá, ser utilizadas, en parte, como servidoras, pero otras habían de ser aniquiladas.

Ante el duro trabajo que tenían enfrente, de tantos semejantes que eliminar, los dos civilizadísimos ‘países de nuestro entorno’, planearon su exterminio, de forma científica e industrial. A base de severìsimos castigos se conseguía redimir a algunos y de los inservibles, a base de trabajos forzados se extraía hasta la última gota de energía para después, ya inútiles, exterminarlos por métodos, también, exquisitamente industrializados.

En corrales que conocemos, estabulaban a los reacios a asimilar la buena nueva y allí pusieron en marcha procedimientos de exterminio que aun nos hielan la sangre. Los nazis mas industrializados y los comunistas mas brutales; pero ambos, igual de crueles e inhumanos. Bueno, inhumanos desgraciadamente no.

Amigos derrotistas del «¡Qué país!», todos hemos cometido enormes errores y atroces crímenes históricos, pero proponernos como envidiables modelos a esos arrogantes carniceros de ‘los países de nuestro entorno’ que de una u otra forma y con mas o menos intensidad participaron en las masacres……. ¡Venga ya!

Los países de nuestro entorno
Comentarios