01.07.2022 |
El tiempo

No solo defendemos la vida, también la verdad

causa pro vida
No solo defendemos la vida, también la verdad

El que la Federación Internacional de Natación haya prohibido hace unos días a las personas transexuales competir en categorías femeninas no solo demuestra el respeto a las mujeres, sino también a la verdad. Para ser mujer no basta con pensar que eres mujer o desear ser mujer. Pero vivimos en una sociedad en la que los deseos se confunden con la realidad con demasiada frecuencia, pasando por alto todas las desastrosas consecuencias que tiene retorcer la verdad.

La ideología ‘gender’, por la que uno se atribuye el sexo que desea o con el que se siente identificado, es un montaje ideológico engañoso. Un artificio que al final perjudica especialmente a los más débiles, a quienes están todavía en proceso de formación, porque les lleva a pensar que pueden ser lo que se imaginen y no lo que realmente son. Por no hablar del perjuicio que causan a las mujeres reales en todas las competiciones deportivas.

Estoy convencido de que la causa pro-vida terminará imponiéndose, porque lo único que plantea es la verdad, también en el caso del aborto. La eliminación del feto es la eliminación de un ser humano en sus primeros momentos de vida, en el seno de una mujer. Llamarlo ‘Interrupción Voluntaria del Embarazo’ es parte de esa mentira que pretende ocultar la realidad. Aquí no se interrumpe un proceso, como se puede interrumpir un viaje, aquí se elimina a una persona. Es un hecho científico evidente, pero el deseo de algunas personas construye un relato que no tiene que ver con la verdad, por lo que tarde o temprano se derrumbará.

Este domingo, en Madrid, saldré a la calle para reclamar la defensa de la vida y de la dignidad de la persona. Porque no se pueden poner límites a los médicos que se niegan a practicar abortos, no se puede limitar el derecho a la objeción de conciencia. La mayoría de los profesionales sanitarios se niegan a estas prácticas, porque saben bien lo que están haciendo. Conocen la verdad científica.

Es preciso salir a la calle, sobre todo porque nos jugamos que este gobierno lo prohiba, como ha prohibido manifestarse frente a las clínicas abortistas. Quienes tienen miedo de la verdad no van a escatimar medios para mantener su mentira. Levantar la voz contra todas estas agresiones no es más que levantar la voz por la dignidad y la verdad. Nos jugamos mucho.

No solo defendemos la vida, también la verdad
Comentarios