02.07.2020 |
El tiempo
jueves. 02.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
Francisco Muro de Iscar
15:20
27/05/20

Viejos a la intemperie

Viejos a la intemperie

Tenemos un Gobierno a la intemperie que cada día nos sorprende con una decisión arbitraria, un pacto político contra natura, una mentira o una media verdad, un decidir y desdecirse casi de inmediato, acuerdos que toman unos ministros sin conocimiento ni debate con los otros, ataques a la independencia judicial, cifras de la pandemia que cambian a miles y que nunca parecen fiables, medidas tomadas sin hablar con los sectores afectados. En apenas unos meses este Gobierno ha demostrado que ni es sólido ni coherente y que le viene grande no ya una crisis como la del COVID sino el gobierno de un país en situación de normalidad.Uno de los sectores que más está sufriendo esa incapacidad es el de los mayores. Vuelven a ser noticia porque por primera vez ha descendido el número de pensionistas. Se han muerto a miles. Eso significa también que España pierde casi nueve meses de esperanza de vida. Hemos pasado de 83,6 años a solo 82,9 solo por el efecto del coronavirus. En tres meses. La muerte de ancianos en residencias -entre 15.000 y 20.000 personas- ha sido el factor clave. Hay que esperar que las investigaciones en curso -y esperemos que el Gobierno no trate de dificultarlas y deja a los jueces que hagan su labor- den respuesta a algunas preguntas: ¿hubo recursos suficientes o murieron más porque no se les atendió? ¿Es cierto que algunos hospitales o autoridades sanitarias denegaron el ingreso en las UCI de pacientes mayores de 80 años para dejar libres esas camas a jóvenes con "más posibilidades" de sobrevivir? ¿Se han tomado medidas para conocer cuál es la situación sanitaria actual de todas estas personas y de estos centros? Después de tres meses de soledad absoluta, sin visitas de familiares, confinados en su habitación, sin hacer ejercicio, viendo morir a otros, enterrados, incluso, en la soledad más absoluta, parece que la vida vuelve despacio a la normalidad en estas residencias. Pero los daños físicos y psíquicos de muchos mayores serán muy graves. Habrán sobrevivido al coronavirus, pero siendo más vulnerables que el resto de la población, les hemos dejado solos. La Fiscalía investiga 170 residencias en toda España, 80 en Madrid, lo que significa un 3 por ciento de las más de 5.000 que existen en toda España. Y hay 15.000 personas esperando una plaza. Y aunque muchos no lo saben, solo el 10 por ciento de las residencias en España ha tenido casos de coronavirus.

En la última crisis, las pensiones de los mayores y sus ahorros sirvieron, en muchos casos, para mantener a hijos en paro. Y sin los abuelos cuidando a los nietos, llevándolos y recogiéndolos del colegio, esclavos de ellos en ocasiones, muchas parejas no habrían podido sobrevivir. Ahora la amenaza es un recorte de las pensiones y el nacimiento de una gerontofobia que ve en los mayores una amenaza para la salud de los más jóvenes, un riesgo de contagio. "Los 70 son los nuevos 50" se decía hasta hace poco. Ahora se limitan sus derechos, se les confina y se les mira con recelo. Y, en muchas ocasiones, se les trata como menores de edad, como si hasta ayer no hubieran sido capaces de trabajar, de pensar, de tomar decisiones y de asumir cualquier responsabilidad. Deberíamos dedicarnos a mejorar la vida de los vivos, especialmente de los que son vulnerables, en lugar de pensar cómo les reducimos a puros objetos, cuando no nos planteamos cómo acabar con ellos. Seis millones de ciudadanos, el 20 por ciento del total, a la intemperie. Ojo, que ellos también votan.

Viejos a la intemperie
Comentarios