03.08.2020 |
El tiempo
lunes. 03.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
Francisco Muro de Iscar
09:30
13/04/20

¿Solo lo público nos sacará adelante?

¿Solo lo público nos sacará adelante?

Ese es el "mantra" que repiten incansablemente desde la izquierda --más fuerte y más alto cuanto más a la izquierda-- y que se actualiza en situaciones de crisis como la actual. Vale para la Sanidad y para la Educación, por supuesto para la banca y es lo que desearían algunos para los medios de comunicación. Y si fuera posible, habría que acabar, también, con la propiedad privada para lo que algunos, aquí, en España, se apoyan en el artículo 128 de la Constitución, que proclama "la función social de la propiedad", olvidando que también protege "el derecho a la propiedad privada" (artículo 33). El capitalismo es el culpable de todos los males, por supuesto de la actual pandemia. O la ha causado o ha contribuido a agravarla. "Solo lo público puede solucionar todos los problemas". Como si no tuviéramos conocimiento de lo que ha pasado en los países donde lo público lo ha sido todo, donde el comunismo ha tenido barra libre durante décadas.

No solo eso. Algunos dicen ahora que, cuando hay crisis, los que defienden el capitalismo puro, exigen al Gobierno que aporte dinero, que pague sus deudas y que les resuelva el problema. Este no es solo tiempo de fake news sino también de falacias utilizadas sin reserva alguna para no asumir las responsabilidades de quienes nos gobiernan. ¿Qué es lo público, cómo se financia lo público? Pura y simplemente con el dinero de todos los contribuyentes. Incluso quienes no usan la Sanidad o la Educación pública, la financian pagando sus impuestos.

Nadie discute ahora, al menos en nuestro país, que el Estado, en nombre de los ciudadanos, debe garantizar la atención en sectores básicos como la Sanidad, la Justicia, la Educación, la seguridad social, etc., es decir un sector público moderno, y cohesionado. O que los mercados no tengan que estar regulados para luchar contra las desigualdades crecientes. Pero la propia crisis del coronavirus está demostrando que la colaboración de la Sanidad privada ha sido fundamental en la lucha sanitaria; que los hospitales públicos con gestión privada han funcionado igual que los públicos y que los sanitarios que no son funcionarios han trabajado igual que los que lo son y con el mismo riesgo de sus vidas; que la respuesta de las empresas privadas para fabricar los materiales indispensables para luchar contra la pandemia han sido por voluntad propia y, en la mayor parte de los casos, antes de que el Gobierno pensara en recurrir a ellas; que empresas como las del sector hostelero e instituciones como la Iglesia, Cáritas, etc. han aportado personal y edificios para atender enfermos o a los propios sanitarios, atención social que, seguramente, debía garantizar el Estado. En su momento habrá que hacer un análisis de la gestión --y de la responsabilidad-- de todos: Gobierno central, autonomías, hospitales públicos y privados. Y habrá sorpresas.

Pero hay algunas cosas irrebatibles: los recursos de los que hace uso el Estado y que salen de nuestros bolsillos, son limitados; el Estado no te da ningún bienestar que no le quiten a otro; la generación de empleo y de riqueza no la hace el Estado sino los empresarios y los autónomos --y, por cierto, solo un tercio de nuestros parlamentarios ha trabajado en el sector privado...; España carece de una industria básica y de un apoyo coherente a la investigación y a la tecnología. Y eso es responsabilidad, también, de todos los gobiernos que hemos tenido en democracia. La crisis del Covid-19 puede ser aprovechada para lanzarnos hacia un futuro en competencia o para llevarnos al siglo pasado. No es una lucha entre sistemas ni debe excluir a nadie. Es una oportunidad de construir juntos un futuro mejor, con la colaboración de todos, con la responsabilidad de todos, con más oportunidades para todos y con menores desigualdades. Lo público y lo privado.

¿Solo lo público nos sacará adelante?
Comentarios