09.05.2021 |
El tiempo
domingo. 09.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria
Fernando Lusson
10:36
11/02/21

饾懠饾拸饾拏 饾拵饾拞饾拫饾拹饾挀 饾挀饾拞饾拡饾挅饾拲饾拏饾拕饾拪饾拹虂饾拸

lussón
饾懠饾拸饾拏 饾拵饾拞饾拫饾拹饾挀 饾挀饾拞饾拡饾挅饾拲饾拏饾拕饾拪饾拹虂饾拸

El nuevo enfrentamiento entre el PSOE y Unidas Podemos, esta vez a cuenta de la reforma del C贸digo Penal para los delitos relacionados con las ofensas a los sentimientos religiosos, los delitos de odio, las injurias a la Corona y a los s铆mbolos del Estado y al enaltecimiento del terrorismo, pone de manifiesto la necesidad de establecer nuevos l铆mites a un conjunto de actuaciones que est谩n reguladas coactivamente, pero cuya interpretaci贸n por los jueces introduce m谩s incertidumbres que soluciones. Ambas partes del Gobierno difieren sobre c贸mo ha de hacerse esa reforma, con la despenalizaci贸n, pero con una cierta regulaci贸n como piden los socialistas, o con la supresi贸n de esos delitos como dice el partido de Pablo Iglesias.

A lo largo de los 煤ltimos a帽os se han sucedido las decisiones judiciales en las que entraban en confrontaci贸n el derecho a la libertad de expresi贸n con la regulaci贸n penal, por lo que es preciso realizar una definici贸n de esas conductas m谩s fina y acertada que permita a los jueces una interpretaci贸n m谩s un铆voca. Cuando entran en conflicto dos derechos y uno de ellos es el que hace referencia a la libertad de expresi贸n, el Tribunal Constitucional tiene doctrina sobrada que da preeminencia a este frente a otras demandas y ha amparado la mayor parte de peticiones que le han llegado en ese sentido.

Otro tanto ha pasado con las ofensas a los sentimientos religiosos. Las denuncias presentadas por las blasfemias del actor Willy Toledo, las procesiones irreverentes o la colocaci贸n de un diablillo en las cercan铆as del Acueducto de Segovia, por mencionar solo algunas, han sido archivadas no sin antes generar un debate interesado y se han considerado manifestaciones del derecho a la libertad de expresi贸n. Otra cosa es el mal gusto o la estulticia. Pero esos conceptos no entran en el C贸digo Penal, de tal forma que se asiste a un debate que altera la normalidad a sabiendas de que se trata de pol茅micas medi谩ticas que no van a conducir a ninguna sanci贸n penal.

Y en el caso de que as铆 sea, ah铆 est谩 el recurso a la justicia europea que tambi茅n tiene jurisprudencia bastante en favor de la libertad de expresi贸n. Recu茅rdese que fue Estrasburgo quien absolvi贸 a Arnaldo Otegi, condenado en Espa帽a por decir que el rey era 芦el jefe de los torturadores禄, o que los jueces espa帽oles archivaron las querellas contra dos independentistas catalanes por la quema de la foto de Felipe VI, o de las pitadas cuando sonaba el Himno nacional en las finales de la Copa del Rey.

No se trata de que las instituciones y s铆mbolos del Estado queden desprotegidas como pretende Unidas Podemos, sino de que las penas por ese tipo de acciones, se ajuste a su gravedad -que sean un riesgo para el orden p煤blico o animen a actuaciones violentas- y que tampoco se produzcan actuaciones judiciales por exceso de celo, como la que llev贸 al procesamiento de los 鈥榯itiriteros鈥 que exhibieron una diminuta pancarta ir贸nica, lo que fue considerado enaltecimiento de terrorismo.

Este es uno de los puntos m谩s delicados de la futura reforma del C贸digo Penal, sobre todo como consecuencia de los recibimientos a los etarras que salen de la c谩rcel. Los 鈥榦ngi etorri鈥 no se pueden prohibir de entrada porque no se sabe si se va a producir el enaltecimiento de las actuaciones de ETA y solo se pueden investigar a posteriori. En cualquier caso, las v铆ctimas del terrorismo deben tener un plus de protecci贸n legal frente a sus victimarios y quienes los defienden.

饾懠饾拸饾拏 饾拵饾拞饾拫饾拹饾挀 饾挀饾拞饾拡饾挅饾拲饾拏饾拕饾拪饾拹虂饾拸
Comentarios