10.08.2020 |
El tiempo
lunes. 10.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
Fernando Lusson
19:25
11/06/20

FELIPE GONZÁLEZ NO DISIMULA

FELIPE GONZÁLEZ NO DISIMULA

Los expresidentes del Gobierno, Felipe González y José María Aznar, tienen una actitud bien distinta respecto a la situación política y social española. El segundo sigue al frente de la FAES, que ha vuelto a convertirse en el ‘thin tank’ que elabora las propuestas ideológicas del PP, con Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo como los  hijos dilectos del exlíder del PP, mientras que Felipe González hace uso de su ‘auctoritas’ como representante de los ‘socialistas históricos’ o de los veteranos que consolidaron el proceso democrático y el Estado de bienestar durante sus etapas de gobierno y que, como ocurre en todos las organizaciones ha visto como su tiempo ha pasado y han sido sustituidos por otros dirigentes más jóvenes que con el tiempo pasarán a ser ‘históricos’, y volverá a repetirse el ciclo natural, se sentirán ninguneados por los más jóvenes que se desharán de la sombra de sus figuras.

Mientras que Aznar conserva mando en plaza a través de su influencia en Pablo Casado, Felipe González no deja de manifestar el escaso entusiasmo que le provoca el gobierno encabezado por Pedro Sánchez, como tampoco demostró demasiado afecto por el encabezado por Rodríguez Zapatero, del que solo alabó que se comportase “como un hombre de Estado” en mayo de 2010, cuando se vio obligado a aceptar los recortes impuestos por Bruselas como consecuencia de la crisis económica de 2008. 

Para el expresidente del Gobierno socialista, el Ejecutivo de coalición no es solo “como el camarote de los hermanos Marx” –otra frase que se quedará en el imaginario colectivo como el ‘Gobierno Frankenstein’ de Rubalcaba- como afirmó ayer,  sino que no le gustan nada los apoyos con los que tiene que gobernar Sánchez –cuestión de matemáticas parlamentarias, como él recibió el apoyo de CiU antes de echarse al monte- o que haya que pedir ayuda para la reconstrucción de España a un partido, ERC, que no cree en ella. Y más cuando considera imprescindible preservar el pacto constitucional al que tantos enemigos le salen, por acción o por omisión.  .

En un ejercicio de equidistancia, impensable en otros dirigentes históricos de otros partidos, Felipe González no pide a nadie que renuncie a sus principios, “sino que a partir de ellos busque el interés general. Necesitamos la unidad de todos los que están dispuestos, ya sé que en los extremos del arco habrá quienes estén en contra”, que se guarden las navajas y que se deje de buscar culpables en unos momentos en los que la crispación política dificulta la consecución de pactos. Cierto que es preciso buscar acuerdos que es lo que demanda la ciudadanía, como reconoce el propio González, pero no ha dicho nada sobre la cuestión esencial que se va a dilucidar en la salida de la crisis social que se avecina: quién la paga. Casado volvió a explicar en la sesión de control al Gobierno que su receta pasa, sobre todo, por la bajada de impuestos como recomienda FAES, El Gobierno de coalición mantiene su propósito de que nadie se quede atrás y para ello se necesita una nueva estructura fiscal.

Felipe González no disimula que no le gusta nada ni el Gobierno ni la situación de su partido. Pero con buenas palabras, “sin acritú”y repartiendo las responsabilidades a partes iguales.

FELIPE GONZÁLEZ NO DISIMULA
Comentarios