29.09.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif
Fernando Lusson
09:55
11/08/21

Agendas ocultas

Agendas ocultas.
Agendas ocultas.
Agendas ocultas

Todos los partidos políticos tienen o deben tener una agenda oculta que no es otra cosa que sus planes estratégicos a largo plazo, que no deben ser conocidos porque en ese caso perdería su virtualidad para tratar de mejorar su posición política y electoral. Pero cuando se acusa al Gobierno de tener la suya, y más al tratarse de un Ejecutivo de coalición entre dos fuerzas de izquierda, lo que se quiere significar es que algo andarán tramando para perpetuarse en el poder y copar las instituciones, cuando no destruir el régimen surgido de la Constitución de 1978. Por supuesto el PP también tiene su agenda oculta con la misma finalidad que socialistas y morados, mantener el poder allí donde lo gestionan y ampliarlo a la mayor brevedad posible.   

Ocurre que una agenda oculta tarde o temprano se desvela y deja ver si, en efecto, existían maquiavélicas maquinaciones de un alcance pernicioso que harían temblar los cimientos del sistema. En la acusación al Gobierno de que Pedro Sánchez tiene una agenda oculta para todo el PP ha encontrado el filón para pasar el verano sin aflojar la presión, aunque por el momento no haya manifestación palpable que corrobore sus sospechas, que de eso se trata.  

Si el Gobierno se reúne con la Generalitat en una constitucional comisión bilateral para hablar de las cosas de comer de los catalanes y desata un debate interno en el seno del soberanismo que tendrá a los ‘indepes’ entretenidos mucho tiempo, con la ampliación del aeropuerto de El Prat, dirigentes populares lanzan la especie de que bajo cuerda se ha hablado del referéndum de autodeterminación y la amnistía, y lo sostienen sin ninguna prueba fehaciente. Si Pedro Sánchez elogia la figura de Felipe VI, otros más se malician que lo que pretende es un cambio de régimen y acabar con la monarquía, pese a que forma con ellos el dique de contención que frena las iniciativas parlamentarias de quienes quieren ahondar en la conducta impropia de Juan Carlos I.  

El último capítulo de esa agenda oculta sería la pretensión del Ejecutivo de recaudar 80.000 millones más a través de una subida de impuestos generalizada. La pelea fiscal siempre proporciona réditos electorales y las ofertas a la baja son más atractivas que las previsiones de incremento, aunque los ciudadanos digan en las encuetas que están dispuestos a tributar más a cambio de mejores servicios sociales. Y las instituciones financieras internacionales apuntan a que los más ricos paguen más impuestos para paliar los efectos de la pandemia.   

Pero si la situación económica es tan catastrófica como afirma el Partido Popular y Bruselas comienza a presionar a España con rebajas en el déficit y la deuda pública, quizá el PP, cuando llegue al Gobierno en las próximas elecciones generales se vea obligado a aplicar una agenda oculta similar a la que empleó Mariano Rajoy cuando sustituyó a Zapatero, que consistió en un recorte en los servicios sociales y un aumento de impuestos, en contra de todas sus promesas electorales.  

Sin embargo, la verdadera agenda oculta de los populares está en Andalucía, porque desde el triunfo de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, desde Génova no dejan de enviar mensajes al presidente andaluz para que las convoque él también y consolide el poder y termine de hundir a Ciudadanos al que sustituirían por Vox.

Agendas ocultas
Comentarios