28.11.2020 |
El tiempo
sábado. 28.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La "venenosa" política española

La "venenosa" política española

El calificativo que figura en el titular de este comentario no es, obviamente, mío. Es de 'The Economist', una revista que tiene gran influencia en los medios políticos españoles y, claro, en los europeos. En un duro artículo, la publicación británica atribuye los pésimos resultados en la lucha contra el coronavirus a la "política venenosa de España". No muy lejano a lo que se opina en 'Der Spiegel' o a la información de Bloomberg, que señala que la canciller Merkel considera que nuestro país es "el problema de Europa". ¿Exageran?

No estoy seguro de que "venenosa" sea la palabra exacta para describir la acción de nuestros representantes políticos. Pero leo crónicas y escucho comentarios en tertulias y foros diversos, aquí en España, y me temo que en ningún caso abundan tampoco en elogios hacia el comportamiento de eso que hemos dado en llamar 'clase política'. Para colmo, tenemos el manifiesto suscrito por cincuenta y cinco sociedades de médicos e investigadores españoles, que, bajo el sugestivo título de 'en salud, ustedes mandan, pero no saben', atizan un severo varapalo a quienes anteponen la contienda política a la lucha contra la pandemia.

Me gustaría, lo digo con toda sinceridad, poder discrepar de tan negativos diagnósticos. Pero compruebo el desconcierto ciudadano, y no solamente en Madrid, y no me queda otro remedio que preguntarme qué más tiene que pasar para que quienes nos representan actúen de modo más contundente en favor de nuestros intereses. Creo que la crítica hacia lo que hacen y, sobre todo, dejan de hacer es la actitud más positiva que los ciudadanos podemos mantener en unos momentos de tanta gravedad. Atacar al New York Times, al Economist o a tantos otros medios de comunicación extranjeros que tan pesimistas perspectivas, sanitarias y económicas, nos otorgan es lo que sería realmente venenoso. Un veneno suministrado a nosotros mismos, que obviamente hemos de cambiar de rumbo. Ya.

La "venenosa" política española
Comentarios