30.05.2024 |
El tiempo

Este verano todo es serpiente

Este verano todo es serpiente

MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Vivimos días de incertidumbre, como de parálisis. Por no saber, ni sabemos qué color tendrá el próximo Gobierno, si es que hay próximo Gobierno y no repetición de elecciones. La especulación sin datos ni posibilidad de tenerlos se ha convertido este agosto en la serpiente de verano, hasta el punto de que todo, estos días de especulaciones, es serpiente. O multitud de culebras desorientadas, además de alguna víbora que busca difundir su veneno de 'fake news'. Y así...

Así, a falta de agenda de Gobierno y oposición, con todos los padres de la patria vacacionando en dispersión, los rumores alimentan titulares. Permítame --espero que no se enfade conmigo-- citarle algunos de los que voy almacenando: que si Félix Bolaños es la persona en la cual Pedro Sánchez piensa para presidir el Congreso; que si en Sumar se incrementa un descontento interno entre algunos de los quince partidos que integran ese movimiento; que si Abascal y Feijóo se hablan en secreto, tratando de controlar las patentes disonancias... qué sé yo. La falta de información oficial es tan estruendosa que todos dábamos por sentado que Pedro Sánchez estaba en La Mareta cuando en realidad preparaba un viaje a Marruecos tan sigilosamente que tuvimos que enterarnos por medios del país vecino. Y ya sobre la cantidad y calidad de emisarios que estaría recibiendo Puigdemont en su temporal retiro en Colliure ni le cuento la cantidad de cosas no contrastadas, seguramente inveraces, que se susurran.

Fíjese que hasta hay quien se entretiene en su ocio estival haciendo quinielas de los ministros en un Gobierno futuro de Sánchez o en otro de Feijóo, que ya es adelantar acontecimientos. Claro, lo evidente es que este Ejecutivo en funciones, en el que se mantiene hasta Irene Montero, mucho más ya no puede durar. Lo que ocurre es que no se le ve un reemplazo fácil a corto plazo y, entretanto, inactividad total en varios Departamentos, y eso sí que es constatable.

Y es eso: que todo se va convirtiendo en una cuestión de plazos en busca de una normalización que se adivina más bien lejana. Esta sensación de calma chicha y, a la vez, de inquietud ante las muchas incertidumbres que nos aguardan es la que propicia la proliferación de reptiles, porque los medios, los periodistas, los lectores, oyentes y espectadores, siguen, seguimos, necesitando titulares que nos orienten sobre si hay realmente alguna luz al final de este túnel. A veces, la noticia es precisamente la falta de noticias, es decir, que la propia serpiente deja de ser 'no news' para convertirse en rabiosa actualidad: casi todo es silencio. Así andamos, a la espera de que, desde la segunda mitad de este agosto, nos caiga encima un estrepitoso alud de acontecimientos que, probablemente, superarán a la imaginación más prodigiosa.

Este verano todo es serpiente
Comentarios