28.01.2023 |
El tiempo

El error de la 'cumbre' con Macron

El Rey Felipe VI ha aprovechado su intervención para reivindicar la importancia de la inversión en Defensa, uno de los asuntos que generan más tensiones en el Gobierno de Pedro Sánchez, por el rechazo de Podemos.
El Rey Felipe VI ha aprovechado su intervención para reivindicar la importancia de la inversión en Defensa, uno de los asuntos que generan más tensiones en el Gobierno de Pedro Sánchez, por el rechazo de Podemos.
El error de la 'cumbre' con Macron

Desde luego que no seré yo quien critique la presencia internacional de España y de su principal representante político, Pedro Sánchez. Sea en Davos, aunque la propia vicepresidenta Yolanda Díaz le critique por alternar allí con 'fondos buitre', sea en las 'cumbres' bilaterales con otros países, señaladamente Francia y Marruecos, los vecinos del norte y del sur. Lo que ocurre es que estos encuentros de alto nivel se vuelven crecientemente conflictivos. En parte, por los propios errores de cálculo del Ejecutivo y de su ambicioso jefe, el inquilino de La Moncloa.

Celebrar este próximo jueves la 'cumbre' hispano-francesa en Barcelona, teniendo al president de la Generalitat, Pere Aragonès, como anfitrión, podría 'a priori' parecer un acierto en ese afán de integrar a Esquerra Republicana en las tareas 'de Estado' alentadas por el Gobierno central. Pero ¿cómo no prever que la reacción del 'alma independentista' de los catalanes, lejos de sentirse halagada por la presencia de los jefes de gobierno español y francés, y de los respectivos ministros, iba a estallar en un grito reclamándose como un 'tercer Estado' y pidiendo una autodeterminación que me paree que no conseguirán? ¿Cómo no haber supuesto que las instrucciones teledirigidas de Puigdemont iban a aprovechar el rebufo del polémico auto del juez Llarena comprometiendo un inmediato regreso a España del huido? ¿Cómo olvidar que el fugado de Waterloo aprovecha cualquier oportunidad para desprestigiar a España y distanciarse de lo que haga su mortal enemigo y sucesor Pere Aragonès?

Así las cosas, y teniendo en cuenta el probable regreso a Cataluña, al verse prácticamente libre de cargos en virtud de la reforma del Código Penal, de la secretaria general de Esquerra Republicana, Marta Rovira, y su presencia en la manifestación contra la 'cumbre' a la que Esquerra asistirá pese a ser la Generalitat anfitriona de Sánchez y Macron, cualquier cosa puede ocurrir este 19 de enero. Cataluña sigue siendo, de lejos, el principal problema político de España. Y para nada resultaba conveniente mezclar unas cosas con otras celebrando un encuentro de alto nivel, nada menos que con Francia, situándolo en el epicentro del conflicto, es decir, Barcelona. Cualquier otra ciudad española hubiese significado una más grata, menos conflictiva, acogida para el encuentro hispano-galo. Temo, la verdad, los titulares de la prensa francesa al respecto: los ocupará cualquier cosa. Seguramente, cualquiera menos los avances en las relaciones entre Madrid y París. Una oportunidad perdida.

Confío en que, al final, todo quede en una manifestación pacífica por el centro de la Ciudad Condal, con algunos gritos curiosamente dirigidos contra el mismo Gobierno que ha aliviado la carga penal de los implicados en el 'procés' independentista. Otra contradicción más, evidentemente, que pone de manifiesto la complejidad de llegar a esa 'conllevanza' que Sánchez, y probablemente también Aragonès, y quizá el propio Oriol Junqueras, pretenden. Pero este jueves Aragonès estará en la 'cumbre'. Y su jefe político, Junqueras, en la manifestación contra la 'cumbre'. Y Cataluña, de nuevo dividida, quizá más que nunca, aunque sea cierto lo que tanto repite Pedro Sánchez de que las cosas están mucho mejor que en 2017, cuando aquella efímera declaración de independencia. Lo que ocurre es que 'mejor' no significa 'bien' ni siquiera en el alambicado, algo mendaz, lenguaje que emplea el Gobierno, dejándose tantas veces llevar por la euforia.

El error de la 'cumbre' con Macron
Comentarios