02.12.2020 |
El tiempo
miércoles. 02.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Día mundial de la salud mental: pongamos que hablo del TOC

Día mundial de la salud mental: pongamos que hablo del TOC

“Si vives en el pasado, estás deprimido; si tienes la vista puesta en el futuro, estás angustiado”. Este antiguo proverbio oriental nos habla de la importancia del enfocarnos en el aquí y el ahora. Más allá de su operatividad como técnica psicológica, veamos someramente cuál es el panorama de la salud mental, que celebra hoy su día mundial, en nuestro sistema público de salud.

Podríamos decir que el sistema es uno desde el cuello hacia abajo, y otro desde el cuello hacia arriba. Cabeza abajo, la ramificación es amplia. La especialización de los profesionales hace que cualquier dolencia tenga su médico especialista. No ocurre así con la enfermedades y trastornos mentales, que, en líneas generales y salvo raras excepciones, son un cajón de sastre dentro del sistema. Los mismos psiquiatras y psicólogos atienen al esquizofrénico, al psicótico, al bipolar, al depresivo etc.

Falta especialización y faltan profesionales. No puede ser que un paciente tenga una cita de una hora al mes, en el mejor de los casos, y hasta la próxima. Así no se cura ni el Buda.

Estos dos son los principales problemas que aquejan al sistema. La solución pasa por crear unidades específicas de tratamiento para cada enfermedad mental y en una atención integral y no tan espaciada en el tiempo.

En este día de la salud mental, quisiera centrarme en uno de los trastornos más incapacitantes, que según los estudios aquejan a un 2% de la población: el trastorno obsesivo compulsivo, TOC. Va mucho más allá de la imagen que podemos tener por películas como “Mejor imposible” o “Toc Toc”.

No se trata de “manías” o de “rarezas”. Son pensamientos intrusivos, repetitivos y muy desagradables –obsesiones- que invaden el cerebro del afectado, obligándole a realizar conductas –compulsiones- para tratar de conseguir alivio. Las conductas descritas van desde lavarse las manos con lejía hasta hacerlas sangrar por temor a infectarse hasta detener el vehículo al notar un bache por la creencia irracional de haber atropellado a alguien.

Por increíble que parezca, el binomio obsesión-compulsión es capaz de arrasar vidas en el ámbito laboral, afectivo, emocional… en cualquier ámbito.

Imagine usted ese típico pensamiento de: “¿Habré cerrado bien la puerta al salir de casa?”. Probablemente, usted se queda dudando unos segundos, recuerda que ha girado la llave y continúa con su vida. Pero si usted está dentro de ese 2% de la población que es preso en esta prisión mental, puede quedar atrapado en la duda las 24 horas del día, llegando a la conclusión de que le van a robar todas sus pertenencias etc., etc., etc.

La buena noticia es que el trastorno tiene tratamiento. La mala, es que los diversos sistemas públicos de salud no cuentan mayoritariamente con unidades de tratamiento del TOC, como hemos dicho. La aplicación de la técnica de ‘exposición con prevención de respuesta’ o de los ‘cuatro pasos’ del Doctor Jeffrey Schwartz pasa por los psicólogos privados. Y tampoco en todas las Comunidades Autónomas hay profesionales formados para enfocar este trastorno.

Cantabria está asistiendo al nacimiento de un grupo de ayuda para afectados. El proyecto consiste en un taller donde los pacientes puedan reunirse y hablar con total libertad y sin miedo al estigma de todo lo relacionado con su TOC. Todo afectado que lo desee puede inscribirse en la dirección de correo electrónico [email protected] y en la página de Facebook ‘TOC Cantabria’.

En el ámbito nacional, existe una asociación, nuevamente privada, que es referencia internacional, con llegada de afectados desde toda España e Hispanoamérica, la Asociación TOC Granada.

Le llaman al TOC el trastorno invisible, pues sus síntomas no se aprecian en muchas ocasiones. Pero el sufrimiento de quienes lo padecen es real. Al igual que en el caso de otras enfermedades mentales.
Es urgente que el adagio latino mens sana in corpore sano tenga su traducción en políticas reales en nuestros sistemas públicos de salud. El impacto de la COVID 19 tiene una vertiente psiquiátrica y psicológica para la que debemos estar preparados. Y, hoy por hoy, no lo estamos.

Día mundial de la salud mental: pongamos que hablo del TOC
Comentarios