07.05.2021 |
El tiempo
viernes. 07.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Violencia cotidiana

En todo lo que vivimos siempre están los otros
En todo lo que vivimos siempre están los otros
Violencia cotidiana

En todo lo que vivimos siempre están los otros, con su ausencia o su presencia; pueden llenarnos de energía de la buena o bien provocar una presión mantenida que si se deposita en el propio cuerpo, crea metáforas contundentes, por ejemplo esa tensión arterial que se dispara, esas piedras de bilis que anidan en la vesícula….

El ejemplo más reciente le he visto en la Jueza del Tribunal Supremo norteamericana recientemente fallecida, Ruth Bader Ginsburg, respetada por su ingente trabajo jurídico defendiendo la igualdad de derechos, al final llegó a ser icono pop para los más jóvenes, en su honor se han hecho camisetas, calcetines, mascarillas con su rostro o frases-guiño, así en uno de los diseños aparece con una corona y las palabra y sus iniciales: NOTORIOUS R.B.G. ; en alusión a Notorius B.I.G, referente rapero de todos los tiempos por su ritmo de 'flujo lento'.

Pues bien, esta extraordinaria mujer, también tenía una manera de hacer fluir lentamente hacia las cosas que tienen que ser cambiadas, muy hermosa en su juventud, fue depositando en la musculatura de la cara la tensión acumulada de su ética combativa contra los ataques, sin perder nunca el control, también se le fue poniendo una protuberancia a lo largo del bulbo raquídeo, que tapaba con un pañuelo o sujetándose el pelo en una coleta y que recordaba al de un toro. Su madre le había dicho de niña, que lo más importante, lo más respetuoso en la vida era contener la ira y ella así lo hizo: con una sonrisa y el lenguaje más preciso ajustado a Derecho, defendió sus causas sin desfallecer durante una larga carrera de forma brillante.

Es propio de personas fuertes y honestas, respetar las leyes, vivir de forma constructiva en su entorno personal, laboral y social; la sociología les llama el  'Ser Social': son quienes velan por la convivencia y hacen bien su trabajo, siempre desde el juego limpio, aguantan el daño recibido, la ansiedad y la angustia durante largos periodos de tiempo, fijando en el cuerpo ese dolor, y a través también de la palabra, saben explicar perfectamente los hechos y su sufrimiento de forma reflexiva. Su identidad no se quiebra con la adversidad.

El mundo está poblado de ese carácter. Solo cuando están agotadas física y psíquicamente aceptan tomar medicación in extremis para preservar su trabajo, su familia, su energía vital; son mujeres y hombres que les cuesta cogerse una baja aunque no puedan más, o entrar en una depresión reactiva, por el contrario confían en que podrán superar la situación adversa sin ayuda y que todo mejorará porque en su imaginario mental: los buenos siempre ganan. No les cabe la desconfianza de que alguien, jefe, pareja, seres queridos, puedan tratarles violentamente de palabra y/o acción, gratuitamente. No reaccionan con violencia, son ellos quienes la reciben de manera cotidiana.

Violencia cotidiana
Comentarios