07.05.2021 |
El tiempo
viernes. 07.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

饾懘饾拏饾挀饾挍饾拹

mujer
饾懘饾拏饾挀饾挍饾拹

EN las redes de conversaci贸n vigilada y previsible, a veces se recogen perlas nuevas o recordadas como este poema de Hamlet/ acto IV. Sobre un arroyo crece un sauce gacho / cuyo follaje p谩lido refleja / la faz de la corriente cristalina... / que a la postre empapados sus vestidos, / gr谩vidos con aquello que bebieran, / tiraron de la pobre desdichada / desde un dulce cantar a fango y muerte y a pie de poema el bell铆simo cuadro Ofelia, obra de Jhon Everett Millais.

En todos los r铆os veo a Ofelia y en todos los hombres a Hamlet.

Y en todos los d铆as un acto po茅tico, una buena historia en cualquier formato, con el poder de conmover; es el regalo de la naturaleza vegetal y humana con sus ciclos.

Vuelve marzo, el mes en que la estad铆stica de mortalidad es m谩s baja ( excepto en pandemia) parece aplazar la muerte su reclamo entre los 谩rboles que restauran a帽o a a帽o sus labios exquisitos; se regaza entre p谩jaros y miles de flores peque帽itas que emergen espontaneas en la yerba. 

Vivimos en la frecuencia repetida de las cosas, con el efecto de que algunas pierden importancia y otras se vuelven necesarias. Y as铆 los meses nos hacen gimnastas de la templanza y la embestida alternando  inercia o entusiasmo.

Amamos los principios y guardamos memoria de los finales,porque un principio es creer, es asombrarse y un final es r铆o que no puede quedarse. Los principios son sagrados, tocan nuestros nervios dispersos, los juntan, se toman su tiempo, y los sueltan despu茅s en fragmentos peque帽os de alegr铆a en la sangre. Despu茅s habr谩 otros d铆as para administrar la tristeza del tiempo en una dosis que troceas para no sobrecargar las horas.

La noche agita al o铆do lo vivido cuando ya es intocable pero el cuerpo a煤n no reposa en las cuerdas del pasado.

Esta tarde se deshace entre una escueta compa帽铆a de garcetas mientras el sol se va en dos labios uno toca el mar y el otro el cielo, y el tiempo que todo lo quita y todo lo suaviza, siempre est谩 ah铆 como un Dios que dice la 煤ltima palabra.

Vuelve marzo para amar la siembra y la cosecha. ha parado el viento con esa forma de hablar atropellada y dejar palabras sueltas al o铆do.

Y la vida perpetua de la luz proyecta todo lo nacido en movimiento desde su primera explosi贸n.

En alg煤n sitio nada ha muerto todav铆a.

Tal vez desde otras galaxias, si miran a la tierra, solo vean animales extinguidos y los siglos habitados por toda la gente que se ha ido para nosotros, cuando su voz re铆a y conversaba.

En la luz siempre estamos naciendo y no morimos. En ella una y otra vez comienza el mundo.

饾懘饾拏饾挀饾挍饾拹
Comentarios