27.02.2024 |
El tiempo
martes. 27.02.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria

El pugilato vasco

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha hecho este domingo a EH Bildu una oferta de "entendimiento" y "pacto" "para sacar adelante a este país y responder a las demandas de la gente"
El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha hecho este domingo a EH Bildu una oferta de "entendimiento" y "pacto" "para sacar adelante a este país y responder a las demandas de la gente"
El pugilato vasco

Ya se baraja fecha para las elecciones vascas. Todo apunta, de momento, que el día elegido podría ser el 17 de Marzo, fecha que da margen suficiente para distanciar los comicios autonómicos de las elecciones europeas que se celebrarán en el mes de Mayo.

El calendario previsto para poner en marcha la maquinaria electoral quedó reventado por la filtración de que será Imanol Pradales el sucesor de Iñigo Urkullu. Fue esta filtración lo que, en gran medida, ha distorsionado los planes del PNV. En contra de lo que se ha sostenido, hace ya tiempo el propio Ortuzar, presidente del EBB habló de la necesidad de afrontar una renovación en el partido que salvo los cuatro años del mandato de Patxi López, ha venido gobernando el País Vasco desde hace más de treinta años. Esta renovación estaba hablada y asumida e incluía a Iñigo Urkullu, gran y viejo amigo de Ortuzar.

Para el PNV los extraordinarios resultados de Bildu en las municipales fue toda una señal de alarma y en las últimas generales no las tenían todas consigo. Es obvio que los de Otegi han cogido fuerza que se verá ratificada en las autonómicas. Aún así y por mucho que sumen votos, en ningún caso podrían gobernar salvo que alcanzaran pactos con otra fuerza política, circunstancia está que hoy no parece probable. En las elecciones municipales allí donde se ha podido, con el apoyo del PP, Bildu no ha tocado poder y el PP, en la medida de sus posibilidades, lo volverá a hacer.

Los nacionalistas de Ortuzar saben que han perdido fuelle, que la sociedad vasca, como el conjunto de la sociedad española, no es la misma que la de hace quince años y que el PNV ha dejado de ser el partido imbatible que ha sido durante décadas.

Ahora este partido se prepara para lo que será un auténtico pugilato con su izquierda; es decir, Bildu y la situación no es fácil. Si el PNV trata de competir con Bildu asumiendo postulados que nunca han sido los suyos, más allá de las cuestiones de carácter identitario, corre el riesgo, no pequeño, de perder esos miles de votos prestados que tiene del PP. Sí, del PP que en los últimos años ha visto en el PNV un partido de "orden" y el mal menor precisamente frente a un Bildu.

Para encontrar ese punto en el que en el mundo nacionalista nadie ponga en duda sus reivindicaciones nacionales y mantener, al mismo tiempo, esa imagen de partido de "orden" que sí, que es nacionalista, pero que desde el famoso plan Ibarretxe ha abandonado, hasta el momento, "aventuras que dividan a la sociedad". Si al PNV se le ocurriera deslizar o simplemente susurrar un eventual pacto con Bildu, las consecuencias podrían ser nefastas para el propio PNV.

Imanol Pradales ha sido el elegido. Para la izquierda vasca es "un pijo de Deusto" y para el PNV una garantía de buena gestión, una cara nueva y que no será la única novedad que nos depare este partido que aspira a seguir gobernando con el apoyo del PSE y que en el medio plazo nos deparará más sorpresas porque con la designación de Imanol Pradales, la renovación no ha hecho más que empezar porque paran ahora el desafecto continuado que se ha visto a lo largo de las últimas elecciones o la situación se les puede complicar. No obstante no hay que olvidar que el PNV es una maquinaria de poder muy potente y al mismo tiempo tener presente, y ellos lo tienen, que torres más altas ha caído.

El pugilato vasco
Comentarios