16.01.2021 |
El tiempo
sábado. 16.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Thank you, Mr. President

J. J. Martínez González

Thank you, Mr. President

Apreciado y no siempre bien-ponderado Sr. Revilla:

En estos momentos de tribulación política y personal, permítame dirigirle el sentir de tantos y tantos cántabros que seguimos con avidez su entretenidas alocuciones en medios diversos que tan bien usted maneja. Agradecemos su preocupado cuidado por la ciudadanía cántabra a quien tanto usted defiende. En su momento, ya disfrutamos de la protección de las «revilletas» a las que tanto uso dimos para fotografiarnos en redes sociales y otros menesteres diversos (ya traían el cuasi-logo de facebook). Fue una pena que no llegaran a todos, porque las situaciones generadas divertidas sí que fueron.

Cuando el recelo de la comunidad educativa no entiende sus loables intenciones de eliminar el periodo de asueto aprobado, sin la fastidiosa tramitación y acuerdo de la partes, está claro que son incapaces de ver su buena intención ni perspectiva de dirigente entendido en casi todas las cuestiones, incluyendo la educativa y la macroeconomía, que tanto adoctrina en sus siempre esperadas intervenciones mediáticas. No entienden esos profesionales de la enseñanza que el estar trabajando durante largas horas del anterior confinamiento, sin descanso en verano, para preparar los planes de contingencia en centros educativos y el extenuante esfuerzo de un inicio de curso brillante (a ojos sólo de la administración) han conseguido hacer de los centros educativos el lugar más seguro para capear los envites de esta segunda ola que, para más predicamento, no se veía ni venir.

Es por ende que, bienintencionadamente, alentaba usted a nuestros convecinos a venir y disfrutar de nuestra «Cantabria Infinita», incentivando así una movilidad de calidad que en términos americanos «hiciera a Cantabria grande de nuevo». Tan bien lo hicimos que colegios e institutos hemos podido disfrutar de encuentros presenciales en grupos de casi 30, mucho más que sus modestas previsiones de 15, por lo que disfrutamos encantados de esta nueva socialización que ahora tanto temen algunos. En los centros, podemos ver películas, fomentar el debate y todas esas cosas que el profesorado hace para entretener al alumnado. No logramos entender el enfado de las familias cuando les toca cambiar turnos para conciliar la vida laboral, algo que siempre ha procurado su ejecutivo, tan serio en sus planteamientos. Además, en su atinado predicamento, hacer las cosas sin tiempo limita la reacción de esos «entretiene-críos» que ahora le acusan de premeditación, nocturnidad y alevosía, como en las películas que ahora vivimos como parte de la nueva realidad.

Entiendo perfectamente su enfado con la justicia por no hacer lo que usted ordena y manda, pues el varapalo del TSJC se sustenta en los principios básicos del trabajador, la legalidad y la perturbación del grave interés público. No entiende nadie que las recomendaciones de sanidad se puedan convertir en su repentina decisión avalada por el beneficio de todos (que para eso estamos en estado de alarma apoyado para poder hacer lo que más convenga-a quien más convenga-). Menos mal que le queda su capacidad de reacción para que todos esos ociosos dejen de movilizarse y así nos ha cerrado con prontitud en nuestros municipios. Evitaremos así zascandilear por ahí con el dichoso virus que, como bien dice usted, «lo coge el que quiere cogerlo». El mérito de su equipo de gobierno ha de ser el de refrendar lo que con su discernimiento más convenga, pues lo del mérito y el conocimiento bien sabemos está ya desfasado y ni se lleva entre la clase política actual...

...Continuará mañana.

Thank you, Mr. President
Comentarios