24.05.2024 |
El tiempo

El test gallego

El test gallego

Una docena de días quedan para que las elecciones gallegas marquen el rumbo electoral de lo que está por venir. Porque lo van a marcar. E incluso mas por acá que por Santiago. Porque Sánchez y Feijóo se la juegan tanto o mas que Besteiro y Rueda.

A priori es el dirigente popular quien tiene más que perder y está en la misma tesitura que estaba en las generales. Sus siglas van a ganar, pero eso no le vale. Tiene que conseguir el triunfo absoluto, el 23J era sumando con Vox y ahora en solitario y que los de Abascal, que aquí van por ir, pero van, le resten lo menos posible porque una pizca más puede ser letal.

Nada que no sea llegar a los 38 escaños le vale al PP. Al PSOE, sin embargo, el sacar un diputado más o dos menos le da igual. Ellos están a que suene la gaita y el BNG, con ellos y con Yolanda Díaz, si consigue rascar un escaño, sumen entre todos uno más.

Entonces Sánchez hubiera ganado y logrado más que un balón de oxígeno, una absolución y reforzar el mito del indestructible perdedor.

Pero él también tiene que perder. Más de lo que se ve, pregona y parece. Su papeleta, aunque no lleve su nombre, esta también en la urna y todo lo que no sea desbancar a los populares del poder en Galicia, le dejaría aún mas en la clamorosa evidencia de su fracaso territorial. Porque él tiene la Moncloa, lo de mandar es cada vez mas un suponer, pero en todo el territorio nacional, comunidades y municipios, el PSOE es un solar. Y el único que gobierna de cierta envergadura, Castilla-La Mancha, está en manos de su también único rival interno que le planta alguna cara y acecha su oportunidad.

El PSOE sanchista si fracasa en Galicia va a verse y percibirse en su real y total desnudez. Y ello va a suponer una tendencia fijada y acelerada para un inmediato futuro. Las dos elecciones que vienen, primero las europeas, el 9 de junio y , las autonómicas vascas en ¿julio?, que ahora ya apuntan a escenarios complicados, demoledores incluso en el caso europeo y diabólicos en Euskadi si se da el sorpaso de Bildu, pueden convertirse en infernales para el sanchismo.

Porque en realidad ya no cabe hablar del PSOE. El partido ya no existe. Es una mera prolongación de su Caudillo y de su corte. El PSOE es Sánchez y su suerte va unida a él. Si él cae del pedestal el edificio colapsará con él.

Pero si consigue que la coalición Frankestein, le arrebate Galicia al PP, quien tendrá riesgo de colapso será Feijóo.

El test gallego
Comentarios