23.05.2024 |
El tiempo

El comunismo, un reguero de vergüenzas

Comunismo, un reguero de vergüenzas al aire.
Comunismo, un reguero de vergüenzas al aire.
El comunismo, un reguero de vergüenzas

Cada minuto que Ucrania resiste la agresión del invasor ruso, la libertad despierta en Europa. Es la sangre de los ucranianos, su desesperada lucha, eso es luchar y no todas esas cosas a las que ahora se aplica el verbo, su sangre, sus lágrimas y su dolor lo que, no sé si a tiempo, nos ha sacudido la entraña y la razón. Es su valentía la que ha reflejado nuestra cobardía en el espejo. Es su combate heroico, de héroes de verdad y no la pacotilla habitual, el que nos puede salvar.

Algo ha logrado rescatar ya. La respuesta, aunque tardía, alumbra una decisión y una voluntad de no solo plantar cara sino de hacer pagar caro a Putin su pretensión totalitaria y dictatorial, su afán imperialista y opresor, ahora sobre Ucrania, mañana, y uno a uno, sobre todo cuanto considere "suyo". Ucrania resiste, Europa debe contraatacar, convertir al agresor en un apestado mundial, aislarlo, estrangular y cortar hasta el más mínimo conducto por el que se pueda nutrir. Y dejarse de memeces y ayudar con todo lo que sea menester a la defensa de quienes están sufriendo la agresión.

La esperanza, merced al sacrificio, ha comenzado a aflorar. Putin ha comenzado a perder sino es que ha perdido ya. Podrá su ejército tomar las ciudades pero no podrá someter a sus gentes. Sus fuerzas invasoras, más pronto o más tarde, serán obligadas a retirarse vencidos. El sátrapa puede incluso haber comenzado con esto a cavar su propia fosa y la de su ahora incontestable y casi incontestado poder en su propio país.

También está dejando por todos lados y lugares del mundo un reguero de vergüenzas al aire. Ahí están las dictaduras comunistas de América, encabezadas por Cuba, Venezuela y Nicaragua, amén de la teocracia iraní como aliados y voceros. Y patronos y patrocinados, aquí en España, de nuestra extrema izquierda y socio gubernamental del PSOE, que hace filigranas para que no se les vea el plumero. Que se les ve. Hace una viñeta el decaído Iglesias proclamaba el "fascismo" congénito de Ucrania y ahora sus amorrados camaradas se han descolgado con la esquizofrénica consigna de "No a la guerra. OTAN, no" Guerra hay, sí. Pero porque previamente ha existido una invasión, una agresión. Y no ha sido de la OTAN sino de su ocultamente amado líder Putin. Que, esa es otra, no hay viñetista, que no retrate con el bigotillo de Hitler, que sí, pero que resulta que proviene y mama del otro gran genocida, Stalin, a quien no se quiere mentar.

Así que dejen de mentir e intentar engañar. La agresión, la dictadura y la opresión están en un lado, la resistencia, la libertad y la democracia en el otro. No hay más.

El pueblo ucraniano, con su líder al frente, está, nos está, dando una lección. Señalando un camino y abriéndonos los ojos. Es muy sencillo. Siempre lo fue. Y no hay otro. La libertad y la democracia se conquistan y se defienden. Y si no se defienden se pierden. Ah!. Y no hay sucedáneos ni apellidos. La libertad es de todos y para todos y a todos ampara, o no es tal.

El comunismo, un reguero de vergüenzas
Comentarios