21.06.2024 |
El tiempo

Sánchez para rato

24opi31
Sánchez para rato

Aunque parezca mentira, con más votos y más escaños que el titular Sánchez, el aspirante Feijóo se quedó a media salida en su intento de conquistar el Palacio de la Moncloa. Nunca una victoria fue tan amarga como la lograda por el PP. Es la consecuencia de la extracción parlamentaria del presidente del Gobierno.

Anuncia Feijóo que piensa proponerse para ser investido como líder de la fuerza política ganadora de las elecciones y relativamente mayoritaria del Congreso (136 escaños, por los 122 del PSOE). Intentarlo solo le conducirá a la melancolía porque la aritmética parlamentaria le es más favorable a Pedro Sánchez por la reedición del que hasta ahora ha venido llamándose "bloque de investidura".

Por otra parte, nada hace pensar que Sánchez quiera desatornillarse del sillón que ha venido ocupando desde que tumbó a Rajoy en la consabida moción de censura de 2018. La alternativa es mucho peor. Me refiero a la que realmente fue la gran noticia de la noche electoral. Una mala noticia: la reaparición del fantasma del bloqueo, la sombra negra de otra repetición electoral, que sería la tercera en los últimos siete años.

Descartada la posibilidad de que el PSOE quiera facilitar la investidura de Feijóo (ni en sueños), lo de repetir elecciones puede ocurrir si los independentistas piden la luna a cambio de seguir apoyando un gobierno PSOE-Sumar. Claro que lo más verosímil, en base a la experiencia de estos últimos años de Sánchez en la Moncloa, es que asuma esas exigencias, en cuyo caso tendríamos una gobernabilidad en estado permanente de acoso a las instituciones de un Estado al que esos eventuales costaleros no respetan.

No es lo ideal, pero me temo que es lo inevitable.

Por tanto, Frankenstein vivo, Sánchez para rato, una "remontada" socialista que resultó ser verdadera, el PP que pierde la oportunidad de liderar un cambio de ciclo en la política nacional y carbón para la mitad de los encuestadores, que nos tomaron el pelo, y no precisamente Tezanos, al que muchos tendrían que pedir disculpas.

Miedo da que, con los números sobre la mesa, la gobernabilidad de este país vuelva a estar condicionada por enemigos declarados de la Constitución. Pero lo cierto es que los españoles han estado más comprensivos de lo que nos hicieron creer los sondeos.

Queda una vía más para evitar el bloqueo, pero no le concedo ninguna verosimilitud. Hablo de la complicidad de PP y PSOE para que gobierne uno de ellos, sin condicionamientos de los extremos, mirando a los 16 millones de españoles que votaron centralidad y representan un bien mullido colchón parlamentario, como sugirió el expresidente del Gobierno, Felipe González. A saber: la suma PP-PSOE pasa de 208 en las últimas elecciones generales a los 258 de la legislatura venidera.

Sánchez para rato
Comentarios