22.09.2020 |
El tiempo
martes. 22.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

¿Qué sucede antes, la idea o la decisión de emprender?

I love my job
I love my job
¿Qué sucede antes, la idea o la decisión de emprender?

Aquí estamos. Una semana más pegados al periódico disfrutando del verano mientras un nuevo rebrote de COVID-19 amenaza nuestra salud y maltrecha economía, pero, como ya te habrás dado cuenta, raras veces aprovecho la oportunidad que me brinda este diario para remover cacotas. Soy más del estilo de intentar aportar algo positivo a quién decida invertir un poco de su tiempo en leer aquello que tengo que contarle y esto es, exactamente, lo que me propongo hoy. -Además, dicho sea de paso y viendo la cantidad de situaciones paradójicas y contradicciones que se publican y vivimos, cada día estoy más convencido de que la veracidad, inteligencia, determinación, conocimiento, honestidad, empatía, rigor y capacidad de planificación de quienes dicen liderarnos mantendrá inquebrantable mi fe ciega y absoluta en el Sistema.-

Volviendo a lo nuestro, la cuestión es que muchas veces me han preguntado si me llegó antes la decisión/necesidad de emprender -mi primer negocio- o la idea que motivó dicha acción. Pues bien, te diré que en mi caso fue la decisión. Yo trabajaba en prácticas para una empresa de marketing, lo que me granjeaba algunos euros mientras terminaba la carrera de ingeniería en Madrid. Día tras día me levantaba a las 06:00 horas para coger un metro infestado de gente, llegar a la universidad, estudiar, trabajar, volver a coger el metro, cenar, dormir, levantarme a las 06:00 h. coger el metro, llegar a la universidad, estudiar, trabajar, volver a coger el metro… No es que me fuese mal -en aquella época Madrid era “lo más” si tenías unas prácticas y algo de dinero- es que me iba en círculos. Cada día parecía ser una fotocopia del anterior y yo no encontraba la forma de “gastar el tóner”, así que me dije: “para estar aquí andando en círculos, mejor vete a Santander, anda más despacio y construye un camino” y aquí estoy, 18 años después hablando sobre mi experiencia. Lo primero que aprendí es que ser emprendedor no implica ser empresario. Una idea es maravillosa hasta que se baja a tierra, entonces es cuando llega la gestión -si sustituyes la primera sílaba por “os” tendrás una visión más clara aún-. En ese momento tuve mi primera revelación, una máxima en mi Diario de vida que dice así:”¿Sabes quién vive de ilusiones? El tonto de los co***es”. -Te sugiero que tengas esto siempre presente, te ayudará cuando tu mente derive, pues “el papel todo lo aguanta”.

Pero, no nos detengamos en las dificultades que entraña la puesta en marcha de un negocio, hagámoslo en la importancia de nuestra elección en torno al porqué del emprendimiento. Si has decidido emprender, busca algo que te encante hacer, que te motive, que sientas que te identifica; algo en lo que creas que puedes destacar, que permita que alguien encuentre un beneficio en ello. Si lo encuentras, no tendrás que trabajar nunca más. Quienes amamos lo que hacemos nos levantamos cada mañana para hacer aquello que nos encanta y encima cobramos por ello. Quizá este concepto esté reñido con una vida de éxitos económicos, pero está unido a una vida plena. Aquí, tú decides.

Una vez hayas decidido emprender, mi recomendación es que centres todas tus energías en ello. Da igual si la gente no te apoya, cuestiona tu idea, tu entorno te trata con condescendencia o si al principio aparecen obstáculos insalvables. Estás construyendo la Llave de tu futuro y eso requiere esfuerzo y tiempo. Además, una vez tienes toda tu energía concentrada, tu visión se vuelve túnel y se centra únicamente en un punto. Recuerda que puedes lograr lo que te propongas si eres capaz de gestionar óptimamente tu energía y tus pensamientos. Los éxitos llegarán después.Si después de esta entrada aún no he despejado nada tus dudas y no tienes claro si lanzarte, te diré que en mi caso las mejores decisiones que he tomado en mi vida han ido acompañadas de un “y a tomar por el cu**o”.

¿Qué sucede antes, la idea o la decisión de emprender?
Comentarios