Imprimir

«La salida de Peñacastillo ha sido el peor momento de mi vida deportiva»

TOMAS TRUEBA | 10 de febrero de 2020

Rubén Rodríguez. / J. RAMÓN
Rubén Rodríguez. / J. RAMÓN

Acaba de iniciar su vigésima quinta temporada en la máxima categoría. Mucho ha llovido desde que en 1989 debutara como benjamín en la Escuela de Bolos Malacoria. La pasada temporada regresaba a la que fue su casa durante 10 temporadas, la Peña Bolísticas Puertas Roper (hoy El Pendo Bahía Real). Pocas peñas recorridas en ese largo trayecto, puesto que más de 20 campañas las disputó entre las cuadrillas de Maliaño y Hermanos Borbolla de Noja. Muchísimas vivencias por el camino, millones de horas por las boleras, uno de los campeones de España más precoces y el menor de una saga irrepetible que pasará a la historia como auténticos referentes del vernáculo deporte de Cantabria. Rubén Rodríguez Gutiérrez pasó por los micrófonos de ‘Radio Studio’ en Torrelavega.

PREGUNTA: Llevas 15 días de pretemporada. Entrenando, ¿cuáles son las sensaciones? ¿La ilusión es la misma de siempre?

RESPUESTA: Lógicamente la forma de enfocar la temporada no es la misma que hace 20 años, las circunstancias cambian, mi vida personal no es igual, pero en cuanto a la ilusión sigue intacta, el día que la pierda no saldré a jugar, lo tengo muy claro. Pero es una ilusión distinta, hace dos décadas quería comerme el mundo y batir todos los recórds.

P: Sigue en la casa donde cosechaste los mayores éxitos deportivos.

R: Así es. Regresé la pasada temporada a la peña a la que no dudé en regresar algún día, aquí coseché mis mayores éxitos, me trataron mejor que bien y, sin duda, llevo en mi corazón.

P: Diez temporadas en su primera etapa y ocho Ligas ganadas en Roper, una pasada ¿no?

R: Sí. Tuve la gran suerte de jugar al lado de grandísimos jugadores, empezando por mi padre, que ha sido una estrella de los bolos, y mi referente, y acabando por enormes bolistas como Jesús Salmón, Rubén Haya, Óscar González, y un largo etcétecera.

P: Háblame de la EB Malacoria.

R: Pues fue mi infancia, mi niñez, de donde soy, de donde vengo, y lo guardo en mi mente con el mayor de los cariños.

P: De allí a la Peña ZB Calixto García.

R: Sí, coincidí con mi hermano, éramos unos niños y empezábamos a curtirnos en este mundo.

P: Y... salto a Nueva Ciudad.

R: Efectivamente, allí estaba Pedro Gutiérrez, Nacho Castillo y César Valderrábano, entre otros. Guardo gratos recuerdos de esa época.

P: En Casa Sampedro vuelve a jugar con su hermano Emilio Antonio.

R: Sí, llegué a Torres con 17 años, disputamos la promoción de descenso y jugaba con él de pareja.

P: ¿Y qué pasó el segundo año en La Albericia?

R: Pues que gané el Campeonato de España a Ángel Lavín por 12 bolos y mi hermano quedó tercero. Nadie lo esperaba.

P: Arribada a Noja. Entonces se pagaban en los bolos cantidades ‘astronómicas’.

R: Sí, hoy en día quizás se hayan reducido esas fichas en un 50 por ciento. Tuvimos mi hermano y yo una oferta irrechazable, así que cogimos el coche y pusimos rumbo a Noja. En nuestro primer año, nos cuidó y mimó mucho José Luis Vallines y debido a eso le tenemos un gran afecto.

P: ¿Qué intentabas copiar Rubén de su hermano o era al revés?

R: Yo siempre he visto que era un jugador especial, era muy complicado copiarle nada. De mi, Emilio Antonio, quizás intentaba copiar mi afán competitivo, mis ganas de luchar.

P: No fueron las cosas muy bien por Noja, y fichaje ‘galáctico’ para Maliaño.

R: Entonces era como fichar por el Real Madrid o el Barcelona, jugar en una peña con unas figuras que luego han dominado por completo todas las competiciones, la más laureada de la historia de los bolos, y donde estuve como en casa, muy feliz.

P: Segundo Campeonato de España en la Severino Prieto y... ¡vaya rival!

R: Sí, mi hermano, lucha fraticida. 

P: ¿Se sufre lo mismo cuando se juega una final contra un hermano?

R: Mucho menos evidentemente, pero traté de jugar muy bien, como siempre.

P: Tu padre en la grada, ¿por cuál de los dos se decantaría?

R: Por ninguno. Tengo muy claro que estaba muy orgulloso de que sus dos hijos jugasen una final de un Campeonato de España, que no es nada fácil.

P: Jugasteis de pareja muchas veces, pero nunca ganasteis, ¿porqué?

R: No congeniábamos bien dentro de la bolera, si salían mal las cosas nos daba igual, era un sentimiento recíproco. No es lo mismo que jugar con otro compañero, que tienes que darlo todo.

P: Tu última temporada en Hermanos Borbolla no resultó nada buena, ¿qué pasó?

R: Cosas que pasan. La peña consideró que yo no debía jugar más y no lo acaté. No encajé bien aquella circunstancia y no me quedó más remedio que tomar otro camino.

P: Rumbo a Peñacastillo, con galones de capitán, y campeones de Liga en tu segunda temporada.

R: Así es. Un orgullo muy grande que me llamaran, porque mi último año en Noja ha sido la peor temporada que recuerdo. Y otra Liga más ganada con grandes compañeros, muy profesionales. 

P: Sin embargo pronto llegó la ‘tormenta’. Mes de abril y se anuncia la llegada de dos jugadores de renombre; más tarde de otro y se comunica la baja de otros tres, entre ellos tú. ¿Dormiste bien aquella noche?

R: No. Ha sido sin dudarlo el peor momento de mi vida deportiva. Me costó mucho digerirlo, pero el presidente tendrá sus razones, que, por supuesto, respeto.

P: Hablemos de la temporada pasada. Puertas Roper muchas jornadas en cabeza de la clasificación, pero en un fin de semana aciago con jornada doble incluida, adiós a las ilusiones.

R: Efectivamente, las jornadas dobles son muy peligrosas; teníamos dos jugadores que arrastraban problemas físicos y ello nos condicionó mucho, perdimos los dos partidos y a partir de aquella jornada fuimos a remolque hasta el final.

P: Se han ido tres jugadores importantes y llegan Carlos Gandarillas, Gabriel Cagigas y Manolín Domínguez, ¿cómo los estás viendo?

R: Muy bien, ya los conocía, son grandes jugadores. Carlos jugó conmigo la temporada 2018 que ganamos la Liga; Manolín Dominguez siempre me ha parecido un gran jugador; y a Gabi le veo más maduro, y lo está haciendo muy bien.

P: Nota el descenso de los aficionados a las boleras.

R: Mucho. Supongo que la gente tiene otros tipos de ocio. Creo que esa es la razón.

P: ¿Hay demasiadas competiciones?

R: Rotundamente sí, esa es mi opinión. Para mi personalmente, con los años que llevo jugando, y mi edad, la temporada está demasiado sobrecargada, en competición oficial sobremanera.

P: Hablas de la edad, ¿hay Rubén Rodríguez para rato o no?

R: Físicamente me encuentro bien, por tanto espero estar bastante tiempo más en liza.

P: ¿Qué opinas de que antes de comenzar la temporada se anuncie el fichaje de ciertos jugadores/as para la campaña 2021?

R: No me parece para nada alarmante. Esta es la ley de la oferta y la demanda. Hay peñas que quieren amarrar a ciertos jugadores/as y antes de que se lo lleven otros, se adelantan. Si llegas primero a un sitio tienes más posibilidades de conseguir lo que pretendes.

P: La mente o la condición física, ¿cuál es lo más importante para jugar a los bolos?

R: Ambas. Si bien es cierto que tienes que tener unas cualidades físicas, la mente quizás sea más importante. Tienes que abstraerte de todo, hay mucho tiempo para pensar entre tirada y tirada y eso hay que educarlo constantemente.

P: Para terminar, una serie de preguntas ‘a vuela pluma’. ¿Si te digo Malacoria?

R: Mi infancia.

P: Tete Rodríguez.

R: Mi padre y mi guía, una estrella de este deporte.

P: Emilio Antonio, tu hermano.

R: La persona con la que he compartido y comparto todo.

P: Jesús y Ángel, tus tíos.

R: Gracias a ellos que nos llevaban a todos los concursos, somos hoy lo que somos.

P: ¿Tu mejor momento deportivo?

R: El día que gané mi primer Campeonato de España.

P: ¿El peor?

R: Mi salida de Peñacastillo

P: ¿Qué le han dado los bolos?

R: Todo lo que tengo

P: ¿Y qué le han quitado?

R: Nada. Si acaso vivir mi juventud de otra manera diferente.

P: ¿Su mayor pifia jugando?

R: En un Campeonato de España, tras haber hecho en mi primera tirada más de 140 bolos, una tirada de 5 bolos sin quedas en el segundo concurso.

P: ¿Un compañero de partida?

R: Mi padre y mi hermano.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/bolos/salida-penacastillo-ha-sido-peor-momento-vida-deportiva/20200210114555071862.html


© 2020 ALERTA El Diario de Cantabria

La presente página web, con dirección URL www.eldiarioalerta.com (“Sitio Web”), es operada por la sociedad Cantabrico de prensa, S.A (“Sociedad”), con C.I.F. núm. A28927606, inscrita en el Registro Mercantil de Santander,  con el Depósito Legal: SA-3-1959 y cuyo domicilio se encuentra en la c/ 1º de Mayo, s/n Barrio San Marín, Peñacastillo, 39011 Santander, Cantabria. Puede obtener más información remitiendo un correo a la siguiente dirección de correo electrónico de contacto administració[email protected] [email protected]

Copyright © CANPRE S.A El Sito Web incluye contenidos de Sociedad, del medio EL DIARIO ALERTA (“Medio”) y, en su caso, de terceros y/ o de otras empresas del grupo de la empresa del cual forma parte la Sociedad.

Las relaciones establecidas entre la Sociedad y los Usuarios como consecuencia de la utilización a los servicios que se prestan a través del Sitio Web, se regirán por lo dispuesto en la normativa española vigente en relación con la legislación aplicable y la jurisdicción competente. No obstante, para los supuestos en los que la normativa vigente prevea que las partes pueden someterse a fuero determinado, la Sociedad y los Usuarios, con renuncia expresa a cualquier otro fuero que pudiera corresponderles, se somete a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de la ciudad de Santander.