Imprimir

¿Fue la niebla el principal motivo del accidente que mató a Kobe Bryant?

Alex Segura Lozano / EFE | 28 de enero de 2020

El aparato, un Sikorsky S-76 del 1991, funcionó perfectamente hasta cerca de las 10 de la mañana del domingo, hora local (18.00 GMT) cuando se estrelló contra la ladera de una colina en Calabasas (California, EE.UU.), una localidad situada a unos 50 kilómetros (30 millas) al oeste de Los Ángeles.EFE/ Ivan Mejia
El aparato, un Sikorsky S-76 del 1991, funcionó perfectamente hasta cerca de las 10 de la mañana del domingo, hora local (18.00 GMT) cuando se estrelló contra la ladera de una colina en Calabasas (California, EE.UU.), una localidad situada a unos 50 kilómetros (30 millas) al oeste de Los Ángeles.EFE/ Ivan Mejia
Las autoridades locales y federales de EE.UU. empezaron este lunes a desentrañar el misterio que envuelve el fatal accidente de helicóptero que acabó con la vida de la estrella de baloncesto Kobe Bryant, una de sus hijas, Gianna, y otras siete personas.

La fuerte niebla en la zona se encuentra en el centro de las investigaciones de las autoridades, que darán una respuesta definitiva de lo acontecido en los próximos meses, según han adelantado.

El aparato, un Sikorsky S-76 del 1991, se estrelló cerca de las 10 de la mañana del domingo, hora local (18.00 GMT) contra la ladera de una colina en Calabasas (California, EE.UU.), una localidad situada a unos 50 kilómetros al oeste de Los Ángeles.

LA POLICÍA DESESTIMÓ EL USO DE HELICÓPTEROS POR EL MAL TIEMPO

Los riesgos potenciales de un accidente eran tan graves el domingo que el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, en sus siglas en inglés) desestimó el uso de sus helicópteros de vigilancia de la zona durante la mañana por las condiciones de la niebla.

"La situación climática no cumplía con nuestros estándares mínimos para volar. La niebla era suficiente como para que nuestros pilotos no volasen", señaló el portavoz del LAPD, Josh Rubestein, en un comunicado.

Los mínimos de la Policía angelina para volar son 3,2 kilómetros (2 millas) de visibilidad y un techo de nubes de 244 metros (800 pies). Esta última condición es la altura a que, sobre la tierra o el agua, se encuentra la base de la capa inferior de nubes en el cielo.

LOS ÚLTIMOS SEGUNDOS DEL VUELO

El piloto del vuelo recibió autorización para volar bajo las Reglas Especiales Visuales de Vuelo (SVFR, en sus siglas en inglés), según una conversación de la torre de control de tráfico aéreo con él, capturada por el sitio web liveatc.net y de la que han hecho eco varios medios estadounidenses.

El permiso SVFR faculta que un piloto vuele en condiciones climáticas peores que las permitidas para las Reglas de Vuelo Visual Estándar (VFR, en sus siglas en inglés).

En los últimos segundos de la grabación de la conversación, el piloto pidió un "seguimiento de vuelo", un servicio en el que los controladores tienen un contacto regular con el helicóptero por las malas condiciones meteorológicas. Posteriormente, el aparato perdió la conexión.

"NADIE PODRÍA HABER SOBREVIVIDO ESO"

Uno de los testigos visuales del accidente, Jerry Kocharian, relató en declaraciones al diario Los Angeles Times que el helicóptero estaba volando "inusualmente bajo" en el momento del impacto, que provocó una fuerte explosión y "una gran bola de fuego".

"No sonaba bien y volaba muy bajo. Lo vi caer, pero era difícil distinguirlo porque estaba muy nublado. (...) Nadie podría haber sobrevivido eso", sentenció.

LAS OTRAS VÍCTIMAS

Además de Bryant y su hija "Gigi", otras siete personas fallecieron tras el fatal accidente.

También murieron el entrenador de béisbol de la Universidad de Orange Coast, John Altobelli, su mujer Keri y su hija, Alyssa, que jugaba en el mismo equipo que Gianna; una entrenadora de baloncesto, Christina Mauser; otra compañera del equipo y su madre, Payton y Sarah Chester; y el piloto, Ara Zobayan.

LA INVESTIGACIÓN, EN MANOS DE MÚLTIPLES AGENCIAS

Si bien la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) lideran la investigación, el FBI, el LAPD y la Oficina del Alguacil del condado de Los Ángeles también están asistiendo a las pesquisas.

El fabricante del helicóptero, Sikorsky, está cooperando asimismo con la investigación.

El aparato era usado casi a diario por Kobe Bryant, ya que odiaba el eterno tráfico de su amada ciudad, Los Ángeles.

Como señalan medios locales, esta urbe prosigue este lunes de duelo y los seguidores del jugador se han acercado hasta el Staples Center, sede del equipo de los Lakers, así como en Calabasas, cerca del lugar donde se estrelló el helicóptero. 
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/baloncesto/fue-niebla-principal-motivo-accidente-mato-kobe-bryant/20200128193009071191.html


© 2020 ALERTA El Diario de Cantabria

La presente página web, con dirección URL www.eldiarioalerta.com (“Sitio Web”), es operada por la sociedad Cantabrico de prensa, S.A (“Sociedad”), con C.I.F. núm. A28927606, inscrita en el Registro Mercantil de Santander,  con el Depósito Legal: SA-3-1959 y cuyo domicilio se encuentra en la c/ 1º de Mayo, s/n Barrio San Marín, Peñacastillo, 39011 Santander, Cantabria. Puede obtener más información remitiendo un correo a la siguiente dirección de correo electrónico de contacto administració[email protected] [email protected]

Copyright © CANPRE S.A El Sito Web incluye contenidos de Sociedad, del medio EL DIARIO ALERTA (“Medio”) y, en su caso, de terceros y/ o de otras empresas del grupo de la empresa del cual forma parte la Sociedad.

Las relaciones establecidas entre la Sociedad y los Usuarios como consecuencia de la utilización a los servicios que se prestan a través del Sitio Web, se regirán por lo dispuesto en la normativa española vigente en relación con la legislación aplicable y la jurisdicción competente. No obstante, para los supuestos en los que la normativa vigente prevea que las partes pueden someterse a fuero determinado, la Sociedad y los Usuarios, con renuncia expresa a cualquier otro fuero que pudiera corresponderles, se somete a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de la ciudad de Santander.