02.12.2020 |
El tiempo
miércoles. 02.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

BAREYO

El alcalde asegura que los vecinos respaldan el mural del faro de Ajo

Vista del faro de Ajo. / Alerta
Vista del faro de Ajo. / Alerta
El alcalde asegura que los vecinos respaldan el mural del faro de Ajo

El alcalde de Bareyo, José de la Hoz, aseguró ayer martes que «la mayoría de los vecinos» respaldan el proyecto artístico en el faro de Ajo, con los colores y figuras de Okuda, y reiteró el interés cultural y el reclamo turístico que supondrá para el municipio, una vez materializada la obra en sus paredes. De la Hoz señaló que no entiende la polémica suscitada en torno a esta actuación por parte de formaciones como Izquierda Unida o Equo Cantabria, que consideran la propuesta un «atentado patrimonial» o que «pervierte la identidad arquitectónica del edificio», respectivamente.

También se desmarcó de la opinión de una plataforma que recoge firmas para preservar el color blanco original del faro y que alude a la existencia de un «reglamento urbanístico que no permite» esta modificación. En este sentido, el regidor subrayó que el edificio carece de «ningún tipo de protección» patrimonial y que, sin desmerecer su importancia y funcionalidad, con solo 90 años de antigüedad «no es ninguna joya histórica». «Estas polémicas surgen cuando hay algo innovador y luego -una vez ejecutado- todo el mundo lo aplaude, pero al principio suele ser criticada», sostuvo.

El alcalde insistió en que es la Autoridad Portuaria de Santander, como propietaria de la finca y el edificio, quien gestiona ese patrimonio del Estado y que el Ayuntamiento de Bareyo carece allí de «ningún tipo de potestad a efectos urbanísticos». Explicó que los únicos edificios del municipio protegidos como Bien de Interés Cultural son la iglesia románica de Santa María de Bareyo, del siglo XII, y el Molino de La Venera. «El alcalde no pinta nada en esta película porque el que hace la obra es el Ministerio de Fomento», insistió De la Hoz, quien sí respalda el proyecto al considerarlo atractivo por la participación «uno de los principales artistas urbano», como es Okuda. En este sentido, recordó su constante apuesta política por que, a través de la Autoridad Portuaria, se pudiera potenciar el faro de Ajo como un activo cultural.

Hoy, miércoles, el pleno municipal aprobará, con el respaldo mayoritario del equipo de gobierno (PRC), una modificación de créditos de 20.000 euros que será la cuantía aportada por el Ayuntamiento de Bareyo a la intervención artística. En él, con una financiación total de 75.000 euros, también participan el Gobierno de Cantabria y la Autoridad Portuaria de Santander. El proyecto consiste en pintar con más de 72 colores el faro de Ajo y los dos edificios anexos. Okuda volverá a llevar su mensaje de color y optimismo a un soporte singular como es este edificio, construido en 1930 y que constituye el punto más septentrional de la costa de Cantabria.

IU anunció el lunes que presentará alegaciones al proyecto al detectar «evidencias» en el PGOU de Bareyo que protegen el patrimonio y que el alcalde «quiere borrar».

Equo pide a Okuda que se retire del proyecto

Equo Cantabria pidió al artista Okuda San Miguel que «se retire» del proyecto del faro de Ajo, en el que colaboran el Ayuntamiento de Bareyo, el Gobierno regional y la Autoridad Portuaria, ya que considera que la intervención prevista es una «degradación cultural» que «pervierte» la identidad arquitectónica del edificio. En nota de prensa, el partido ecologista recuerda que el proyecto, que se presentó públicamente el pasado 28 de mayo, consiste en un «colorido mural» que ocupa toda la fachada redonda del edificio desde la base a la cúpula, incluidas las dos balconadas, y todos sus huecos. Añade que, con un coste de 75.000 euros, el proyecto, que fue adjudicado sin concurso, se presenta «como un magnífico recurso turístico, no por las cualidades del faro, sino por la espectacularidad de los diseños de Okuda». De esta forma, «el faro de Ajo será en breve, si se acomete esta intervención, el faro de Okuda», señala Equo.

«Tal es el éxito que se augura, que el proyecto será presentado en breve en la reunión de todas las autoridades portuarias de España», añade el partido, que confía en que, en esa reunión, «alguien con mayor sensibilidad» por la protección del patrimonio cultural desaconseje la iniciativa a sus promotores. «Lo decimos con el máximo respeto por la obra de Okuda, a sabiendas de que muchos de sus murales son dignos de aplaudirse. Pero el mural del faro de Ajo no», asegura Equo, que considera que se trata de una intervención «estéticamente desaconsejable, por muchos aplausos que el ‘neofaro’, o ‘farokuda’, pueda desplegar en función del gusto de promotores y de una parte del público». Así, considera que el proyecto «frivoliza y distorsiona» la percepción de un «valioso elemento» de nuestro patrimonio arquitectónico como es el faro, con su planta circular, y sus formas simples y funcionales inseparables de su color blanco que se alza verticalmente sobre un paisaje singular, la costa más septentrional de Cantabria, que es además Zona de Especial Protección para las Aves.

Además, para Equo llama la atención que el faro de Ajo no haya sido declarado Bien de Interés Cultural (BIC), tal como sucede con otros faros de Cantabria desde San Vicente a Castro Urdiales. Una «anomalía» que, según dice, «debiera hacer reflexionar a la Consejería de Cultura para tratar de reparar lo que puede ser un gran error». «Con la intervención de Okuda se convierte en un recurso turístico que degrada su valor cultural, pervierte su identidad, y sustituye la esencia del edificio para convertirse en un decorado pintoresco», sostiene Equo. A su juicio, los promotores del proyecto «acaso encuentren motivos más poderosos en la reconversión del faro de Ajo en un recurso turístico artístico y espectacular que va a ser visitado por miles de personas», y por ello se dirige al propio Okuda para pedirle que «renuncie».

El alcalde asegura que los vecinos respaldan el mural del faro de Ajo
Comentarios