19.06.2021 |
El tiempo

El administrador de Nocanor dice que Díaz arruinó a su familia

«Nosotros lo entendimos de una manera y luego puede ocurrir que venga una sentencia y le dé la vuelta. Hicimos los informes lo mejor que supimos», ha subrayado el entonces arquitecto municipal

El administrador de la empresa Nocanor declarando ayer en la segunda sesión del juicio. / ALERTA
El administrador de la empresa Nocanor declarando ayer en la segunda sesión del juicio. / ALERTA
El administrador de Nocanor dice que Díaz arruinó a su familia

El administrador de Nocanor y hermano del alcalde de Noja, Fernando Ruiz Lavín, ha afirmado este martes que el ex regidor Jesús Díaz «arruinó» a su familia «por celos y envidia», después de que la promotora rechazase «hacerle un hueco» en el proyecto para construir más de 180 viviendas en el centro de la villa.

Según el administrador de Nocanor, empresa familiar de la que sigue siendo apoderado el alcalde actual, Miguel Ángel Ruiz Lavín, el ex primer edil estaba interesado en comprar la finca y cuando le

dijo que él la había adquirido le preguntó «si le podía hacer un hueco para participar». Tras esa negativa, ha añadido, empezaron «todas las patadas en las espinillas».

Durante su declaración ha señalado que el ayuntamiento «pedía las cosas con cuentagotas», que «sacaba faltas a la obra sin ninguna justificación» y que la tuvo parada un año hasta que la empresa presentó «un modificado que no modificaba nada» y se levantó la suspensión.

«Tuve que ir cinco veces al juzgado, el dinero se me marchó por este tipo de actuaciones», ha relatado el administrador de Nocanor, quien ha

indicado que la promotora pagó 19 millones de euros por la finca a sus propietarios en 2006, cuando, a su entender, «aún no se vislumbraba la crisis económica».

La obra empezó en 2009, con lista de espera para las viviendas porque había «más gente apuntada que apartamentos», según Ruiz Lavín, que ha explicado que estaba previsto ejecutarla en dos años y medio y no se pudo hacer la segunda fase porque, ante los retrasos, «la gente se iba cayendo en cascada».

En el juicio, que se celebra en la Audiencia de Cantabria, ha declarado, por videoconferencia desde

Bilbao, el propietario de los terrenos, que ha afirmado que Jesús Díaz estaba interesado en la finca pero no llegaron a un acuerdo porque «había una mejor oferta con mejores condiciones». «Supongo que quería adquirirla para él o su mujer», ha apuntado.

Según el propietario, cuando se reunió con el entonces alcalde para hablar sobre la venta de las terrenos, le recordó que era él quien daba las licencias. «Yo lo entendí como una amenaza», ha manifestado.

La mujer del ex alcalde, sin embargo, ha afirmado que su marido, con el que tiene separación de bienes «desde hace más de treinta años», no estaba interesado en la finca. Ha explicado que en 2006 ella estaba al frente de una promotora pero hizo la última obra un año antes. «En 2006 y en 2007 ya no se vendía nada. En 2006 empezó la crisis y en 2007 fue la hecatombe», ha subrayado.

También ha declarado el entonces concejal de Obras, que ha considerado que «no hubo dilación» en la tramitación de la obra y ha dicho que el suelo en el que se estaba desarrollando el proyecto «no era urbano directo».

CONSOLIDADO O NO CONSOLIDADO. Si el suelo era urbano consolidado o no consolidado ha sido uno de los asuntos que ha centrado el interrogatorio de los testigos, entre los que han sido citados varios técnicos municipales.

El entonces arquitecto municipal ha señalado que la finca tenía la consideración de urbano pero los técnicos tenían sus dudas sobre que fuera consolidado y entendieron que era necesario un estudio de detalle, un proyecto de compensación y un proyecto de urbanización.

Ha recordado que en 2004 se dictó una sentencia sobre esta misma finca que establecía el criterio de que era suelo urbano no consolidado por la presencia una masa arbórea de encinas y su situación en la trama urbana, lo que implica, ha precisado, la necesidad de esos trámites. «Me gustaría que las cosas fueran blancas o negras. Nosotros lo entendimos de una manera y luego puede ocurrir que venga una sentencia y le dé la vuelta. Hicimos los informes lo mejor que supimos», ha subrayado.

El arquitecto del proyecto, sin embargo, ha argumentado que se trataba de suelo urbano consolidado porque tenía todos los servicios, era una sola finca y estaba en el centro, por lo que el proyecto de compensación no era necesario.

Según la técnico municipal que hizo el informe sobre la paralización, el edificio no se estaba ejecutando conforme a la licencia y de hecho, la empresa presentó un proyecto reformado, con modificaciones en el tipo de alero y la separación entre bloques.

El administrador de Nocanor dice que Díaz arruinó a su familia
Comentarios