26.05.2024 |
El tiempo

El tráfico volverá a estar afectado por las obras del Ramal de Torrelavega

Obras del ramal de Torrelavega en la A-67 causarán estrechamiento de calzadas y restricciones de velocidad durante al menos nueve semanas. Se insta a la precaución y se implementará rigurosa señalización.

El tráfico volverá a estar afectado por las obras del Ramal de Torrelavega

Desde el próximo lunes 22 de abril, se prevén alteraciones significativas en el tráfico debido a la continuación de las obras del ramal de Torrelavega, un proyecto de envergadura llevado a cabo por el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible. Estas obras, que se extenderán por un período mínimo de nueve semanas, se centran en la ampliación de la estructura del río Cabo, una medida necesaria para poder expandir a tres carriles las calzadas actuales de la autovía hacia Polanco.

El diseño del nuevo enlace de Barreda contempla esta necesaria expansión de la infraestructura vial para mejorar la capacidad de circulación y reducir la congestión en una zona de importante flujo de vehículos. Para llevar a cabo esta ampliación, es imprescindible realizar trabajos de construcción que implicarán modificaciones en la circulación habitual de la A-67, una de las arterias viales más transitadas de la región.

Con el fin de facilitar la ejecución de estos trabajos y minimizar el impacto en la movilidad de la zona, se ha planificado un estrechamiento de las calzadas en ambos sentidos de circulación de la autovía A-67, específicamente entre los kilómetros 185,100 y 185,500. Este estrechamiento conllevará una reducción considerable en el ancho de las calzadas, dejando un espacio total de 6 metros destinados a la circulación de vehículos, con 3,2 metros asignados al carril derecho y 2,8 metros al carril izquierdo.

Una de las medidas complementarias para garantizar la seguridad vial durante el desarrollo de las obras será la prohibición del adelantamiento en esta área para los vehículos pesados, una restricción que busca prevenir posibles incidentes y agilizar el flujo de tráfico en el tramo afectado. Asimismo, se desplegarán operarios en las proximidades de la autovía para llevar a cabo los trabajos necesarios, por lo que se hace un llamado a los conductores a extremar la precaución y respetar los límites de velocidad y la señalización vial.

Con el objetivo de garantizar la seguridad de los usuarios de la vía y de los trabajadores, se ha acordado en coordinación con la Dirección General de Tráfico reducir la velocidad máxima permitida en la zona de obras a 60 km/h. Además, la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico realizará controles de velocidad aleatorios para detectar posibles infracciones y garantizar el cumplimiento de las normativas de circulación.

Para informar adecuadamente a los conductores sobre las condiciones del tramo afectado, se implementará una rigurosa señalización vial que incluirá indicadores de velocidad progresiva, señalización de estrechamiento de calzada, prohibición de adelantamiento y control de velocidad mediante carteles informativos en el inicio del tramo afectado. Estas medidas buscan prevenir accidentes y garantizar un flujo de tráfico seguro y eficiente durante el período de obras.

Es importante destacar que las autoridades competentes estarán supervisando de cerca el desarrollo de los trabajos y la situación del tráfico en la zona para poder implementar ajustes y medidas adicionales en caso de ser necesario. Se espera que una vez concluidas las obras, la capacidad y la seguridad de esta importante vía de comunicación se vean significativamente mejoradas, beneficiando así a los usuarios de la misma y a la fluidez del tráfico en la región.

El tráfico volverá a estar afectado por las obras del Ramal de Torrelavega
Comentarios