13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES

El cuerpo presentaba "más de veinte puñaladas" y cortes en el cuello

Momento del juicio sobre la acusada de matar a puñaladas a su cuñada y prender fuego a la casa. / ALERTA
Momento del juicio sobre la acusada de matar a puñaladas a su cuñada y prender fuego a la casa. / ALERTA
El cuerpo presentaba "más de veinte puñaladas" y cortes en el cuello
La acusada de matar su cuñada, con la que convivía en un piso de Torrelavega junto con su pareja que era hermano de la víctima, explicó a los agentes de la policía nacional que acudieron a la vivienda alertados por los sobrinos de la fallecida, que "había tenido una pelea y la había matado", según han testificado este miércoles los policías.

La tercera sesión del juicio con jurado que se está celebrando en la Audiencia de Cantabria, contra la mujer acusada de haber asesinado a puñaladas a la hermana de su pareja cuando ambas se encontraban solas en el piso, se ha desarrollado con el testimonio de los policías que acudieron a la vivienda y de un bombero que también intervino el día de los hechos, al requerirse sus servicios debido al humo que salía de la vivienda y también para facilitar el acceso al domicilio.

El primero de los agentes ha relatado que recibieron el aviso de que "el hijo y el novio de la hija" del propietario del piso -que se encontraba en Valdecilla- habían querido acceder a la vivienda y la acusada no les había querido abrir la puerta, lo que les había "preocupado" ante la posibilidad de que hubiese sucedido "alguna cosa", ya que entre las dos mujeres que estaban en la vivienda había una "mala relación".

Este agente y su compañero han explicado que "al principio se escuchaba un poco de ruido, pero luego nada" y, cómo nadie abría y "el hijo daba permiso para echar la puerta abajo", se requirió la presencia de los bomberos, que primero intentaron acceder por la terraza y, poco después, al comprobar que empezaba a salir humo de la vivienda, acabaron accediendo al piso forzando la puerta con un equipo hidráulico.

"Había mucho humo dentro", recuerdan los agentes, que se encontraron con dos focos de fuego, en otras tantas habitaciones, una de las cuales estaba cerrada. En este cuarto, hallaron a dos mujeres en la cama, una de ellas sentada y "encendiendo cerillas, que se tiraba encima", según ha declarado el bombero, que ha explicado que había un "pequeño fuego" junto a la cama, que había afectado algo a ésta.

Los policías que sacaron a la acusada de la habitación han relatado que la mujer "no tenía signos de violencia" y se mostraba "tranquila"; y al igual que el resto de los testigos, tanto los agentes y el bombero que entraron en primer lugar, como los policías que inspeccionaron luego la vivienda, han afirmado que "no había signos de pelea" en el piso, que "no estaba revuelto".

En cuanto a la víctima, han explicado que el cuerpo estaba "parcialmente tumbado, con las piernas colgando de la cama" y mostraba un "gran corte en el cuello".

Por su parte, una agente de la Policía Nacional que realizó la inspección ocular la vivienda cuando ya se había procedido al levantamiento del cadáver, ha declarado que en el cocina apareció la navaja que había utilizado la acusada, que era de grandes dimensiones.

"Estaba visible en un botellero", ha relatado, apuntando que la navaja, cuya hoja pasa de 20 centímetros, tiene un sistema de seguridad para evitar que se abra o se cierre, que "apareció en la habitación" donde se produjo el apuñalamiento. Y también ha explicado que había restos de sangre próximos al lugar en el que apareció el arma.

Otro agente, que estuvo presente mientras se produjo el levantamiento del cadáver, ha declarado que el cuerpo presentaba "más de veinte puñaladas" y cortes en el cuello, "como de haber intentado decapitarlo post morten".

Finalmente, un policía que llevó a la acusada al hospital de Sierrallana para ser atendida de los "cortes" que tenía en los dedos, ha recordado que mientras que en el descansillo de la vivienda la mujer se mostró "aparentemente tranquila" y dijo que "había tenido una pelea y había acuchillado a la otra", en el centro hospitalario "ya estaba más agitada y llorando"

El cuerpo presentaba "más de veinte puñaladas" y cortes en el cuello
Comentarios