19.09.2021 |
El tiempo

JJ.OO. Sifan Hassan: se cae, se levanta, gana, y vuelve a ganar

La holandesa empieza con una demostración de tesón, en las series de 1.500, y de poder, en la final de 5.000, su asalto para lograr tres oros en Tokio.

Sifan Hassan gana el oro en los 5.000 metros para Holanda. Fotografía: Diego Azubel/EPA
Sifan Hassan gana el oro en los 5.000 metros para Holanda. Fotografía: Diego Azubel/EPA
JJ.OO. Sifan Hassan: se cae, se levanta, gana, y vuelve a ganar

Tokio ya tiene su Carro de Fuego. Lo conduce Sifan Hassan, la atleta holandesa que se ha propuesto el reto de conquistar los oros de 1.500, 5.000 y 10.000. Un desafío descomunal que obliga a este prodigio de las medias distancias a afrontar un programa extenuante y cargado de riesgos, dadas las trampas del mediofondo. La holandesa estuvo a punto de caer en la primera, pero se levantó para recordar una de las imágenes más impactantes de la película de Hugh Hudson, cuando Eric Lidell cae y se levanta para llegar a la meta en primer lugar.

Lo mismo hizo Hassan en las series de 1.500. Corría en la segunda, cuando al llegar a la última vuelta se produjeron los forcejeos típicos al escuchar la campana. Las atletas se posicionaban para buscar la clasificación después de una carrera lenta. La holandesa estuvo entre las peor paradas y rodó por los suelos. A 400 metros, perder ese pie es estar fuera, al menos para los mortales. Ella no lo es.

La holandesa se levantó y realizó una remontada espectacular para superar a todas las rivales y acabar primera. Si querían una demostración de fuerza, ya la tienen. Si querían que se ganara al público, también. Lástima que en el Estadio Olímpico sólo la contemplaran las gradas y otros atletas u oficiales. Habría levantado a todo el estadio, porque ejemplos de ese tipo son victorias que dejan mensajes: hay que levantarse siempre.

La hazaña del Hassan no acabó ahí. Por la noche, cerraba la sesión una de sus finales: los 5.000. Esta vez evitó los riesgos, con posiciones en las que no tuviera desgaste. Esperó a su momento, a su cambio de ritmo insoportable para el resto. No sólo hizo uno en el último 200, sino dos. Al segundo, ya no tuvo rival que intentara seguirla. Hizo un último 400 en 57.36 después de un día de carreras y susto. Inhumana.

 

JJ.OO. Sifan Hassan: se cae, se levanta, gana, y vuelve a ganar
Comentarios