17.09.2019 |
El tiempo
martes. 17.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

MADRID

Nadal destroza a Wawrinka y se cita con Tsitsipas en semifinales

El tenista español Rafa Nadal se clasificó este viernes para las semifinales del Mutua Madrid Open, cuarto Masters 1.000 de la temporada, tras firmar un gran partido ante el suizo Stanislas Wawrinka, al que arrolló por 6-1, 6-2, y citarse por un puesto en la final con el griego Stefanos Tsitsipas.

El tenista español Rafa Nadal celebra la victoria ante el suizo Stan Wawrinka, tras el partido de cuartos de final del Mutua Madrid Open disputado esta noche en la Caja Mágica, en Madrid. EFE/Javier Lizón
El tenista español Rafa Nadal celebra la victoria ante el suizo Stan Wawrinka, tras el partido de cuartos de final del Mutua Madrid Open disputado esta noche en la Caja Mágica, en Madrid. EFE/Javier Lizón
Nadal destroza a Wawrinka y se cita con Tsitsipas en semifinales

El balear jugó a un gran nivel y demostró que poco a poco parece ir logrando acercarse a este jugador extremadamente fiable en la tierra batida. Bien es cierto que también ayudó que encontró menos resistencia de la esperada de su rival, aunque seguramente fue más por mérito suyo.

El número dos del mundo desarboló completamente al helvético, huérfano de su servicio y, como consecuencia, de sus mejores golpes, y siempre a merced del once veces rey de Roland Garros, que ofreció otra vez mucho nivel con su saque, con el que sólo perdió siete puntos, y una gran variedad de tiros que no encontraron respuesta en el de Lausana.

Nadal salió muy concentrado a la abarrotada Manolo Santana y pareció tener 'prisa' en no alargar demasiado su estancia en la noche madrileña. Ante Francis Tiafoe ya había advertido que le gustaba más jugar por la tarde y ante el de Lausana tuvo que hacerlo incluso más tarde que en la víspera, pero su tenis dio un nuevo un paso adelante.

Ante un rival que busca volver a ser el de antes de tener que pasar por el quirófano para solucionar una lesión de rodilla y al que había batido en la Caja Mágica en la final de 2013, el balear se mostró muy firme desde la primera pelota. Tanto su 'drive' como, sobre todo, su revés a dos manos funcionaron para tener lo más alejado de la pista a un Wawrinka que no acertó a controlar su agresividad.

El triple campeón de 'Grand Slam' cometió demasiados errores, pero además no consiguió encontrar la efectividad de su poderoso saque. Sin conectar primeros, fue presa del profundo resto del español, que no tardó en rompérselo en cuanto tuvo ocasión. Fue en el cuarto juego, en blanco, y eso descentró al de Lausana, que no había perdido su servicio en sus tres anteriores partidos y que sólo había concedido seis oportunidades de rotura, y activó aún más a un Nadal que se lanzó a alta velocidad a cerrar el set.

El de Manacor situó el contundente 6-1 en apenas 27 minutos y se preparó para la esperada reacción de su rival. Este mejoró el servicio, pero siguió sin encontrar el ritmo para encadenar ganadores y poder dominar, lo que le terminó por condenar a una despedida temprana.

El ganador de 17 'grandes', con su 'drive' afilado e impecable con el saque, no aflojó su ritmo y amenazó en cada resto hasta que rompió en su sexta bola de 'break' para ponerse por delante (3-2). Como en el primer set, esto descentró al suizo y Nadal no encontró obstáculos para su undécima semifinal en la capital en apenas una hora y nueve minutos.

El tenista balear se medirá ahora con el pujante Stefanos Tsitsipas, que derribó del trono de campeón de la Caja Mágica al alemán Alexander Zverev, al que ganó en tres sets por 7-5, 3-6, 6-2.

El ateniense sacó mucho partido a su fortaleza con el servicio en una primera manga que se llevó tras un despiste con el saque de su rival cuando este trataba de asegurarse la 'muerte súbita'. El de Hamburgo reaccionó con su mejor tenis en el segundo parcial con un acelerón final en el que se hizo con 12 de los 13 últimos puntos, pero en el tercero se vino abajo tras desperdiciar tres bolas de 'break' y perder su siguiente servicio a continuación porque el nueve del mundo no le dio más opciones.

De este modo, el tenista griego, de 20 años, mantuvo su buen momento de juego y tras conquistar el pasado domingo el título en la arcilla roja de Estoril (Portugal), buscará ahora su segunda final en un Masters 1.000 tras la perdida el año pasado en Toronto (Canadá) precisamente ante el manacorí, que le ha ganado en sus tres enfrentamientos sin ceder un set, entre ellos el de las semifinales de este año en el Abierto de Australia.

Comentarios