23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Hemos tenido mucha suerte estos últimos 25 años»

Virginia Ruano y Beatriz Pellón protagonizaron una charla con motivo de la celebración del I Torneo María de Villota

Enrique Terán Rodríguez, vicepresidente de la Real Sociedad de Tenis de La Magdalena, Virginia Ruano, Emilio de Villota, Beatriz Pellón y Gema Igual, alcaldesa de Santander. / ALERTA
Enrique Terán Rodríguez, vicepresidente de la Real Sociedad de Tenis de La Magdalena, Virginia Ruano, Emilio de Villota, Beatriz Pellón y Gema Igual, alcaldesa de Santander. / ALERTA
«Hemos tenido mucha suerte estos últimos 25 años»

Con motivo del I Torneo María de Villota que se disputa en la Real Sociedad de Tenis de la Magdalena, la extenista santanderina Beatriz Pellón y la extenista, ganadora de dos medallas olímpicas, Virginia Ruano ofrecieron un encuentro cercano a jugadores y socios del Tenis.

A lo largo de poco más de una hora ambas tenistas, pertenecientes a dos generaciones diferentes, hicieron un repaso a su carrera pero también aprovecharon para analizar la situación del tenis de hoy en día.

«Este tipo de torneos -refiriéndose al Torneo María de Villota- para nosotras eran los más importantes. Es que no había más. No estaba la WTA y era nuestra forma de darnos a conocer. En estos torneos nacionales. Ganando aquí era una forma de asegurarnos seguir jugando en España» aseguraba Vivi Ruano ante la afirmación de Beatriz Pellón.

Precisamente en un torneo de este tipo fue el primer contacto entre Beatriz Pellón (Santander, 1960) y Arancha Sánchez Vicario (Barcelona, 1971). «Fue en el Campeonato de España de Valencia. No se me olvidará. Una jovencísima Arantxa empezaba y me asombré al verla jugar. Es más, la gané 7-5 y 6-4 pero las pasé canutas. Hablé con sus padres y les dije que era una chica con mucho potencial y mira».

En lo que respecta a la evolución del juego, de los materiales, del estilo también cobra un papel indispensable la evolución del entrenamiento. Vivi Ruano cree que se debe a que «estamos en la era de la información y los entrenadores tienen acceso muy fácilmente a nuevas técnicas para poner en marcha con sus jugadores». A colación a ello Pellón contaba cómo eran los entrenamientos en su época: «Nos lanzaban pelotas y golpeábamos. Derecha, revés, volea y para casa».

«Ahora existe algo que no existía antes: el entrenamiento silencioso. Es decir, la ayuda de psicólogos, por ejemplo. De antes eso no existía, el trabajo psicológico lo hacías tu por tu cuenta como pudieras y supieras», incidía Vivi Ruano.

Uno de los momentos más intensos que se vivieron en el salón inglés del club santanderino fue cuando ambas jugadoras recordaron los momentos más emotivos de su carrera.

«Año 1983. Fui campeona de España absoluta» y Pellón apenas pudo articular una palabra más al romper a llorar. «Eché de menos a mi padre», logró decir.

Vivi Ruano, por su parte, también tuvo una emoción algo más contenida por el mismo motivo. «El año 2008 gané con Anabel Medina Roland Garros y mi padre había fallecido ese mismo año. Los padres son una parte indispensable de nuestra carrera, son los que te impulsan en los inicios y los momentos memorables sin ellos emocionan».

«El juego de antaño era más estratégico. Éramos artistas. Hoy en día hay más fuerza y físicos femeninos y masculinos muy potentes. Yo, sinceramente, me quedo con el tenis de antes», sentenció Beatriz Pellón sin dudarlo.

«En esa evolución quiero destacar el papel de las hermanas Williams. Creo que no podemos dejar de mencionarlas. Han hecho mucho por el tenis femenino. Fueron el gran clic. El nivel medio del tenis hoy en día ha subido muchísimo con respecto a hace años», decía Ruano.

Respecto al motivo de por qué el ‘top 10’ mundial femenino es tan variable en comparación con el masculino, tanto Ruano como Pellón creen que se debe a la cantidad de distracciones que tienen las jugadoras hoy en día y también a lo complicado de mantenerse ahí. «Es una pena y es necesario que exista un ‘top 10’ más regular porque su figura serviría de referente y motivación a las muchas jugadoras que hoy comienzan y que necesitan de esos espejos en los que mirarse».

Y para poner el broche final ambas jugadoras contestaron a la pregunta del padre de María de Villota, Emilio de Villota, que quiso saber qué debe hacer España para continuar con la racha tenística de estos últimos años una vez que Rafa Nadal decida retirarse.

«Hemos tenido muchísima suerte estos últimos 25 años. De España han salido grandes jugadores y jugadoras y tenemos que asumir que Rafa Nadal ha puesto el listón muy alto pero que algún día no estará, como es lógico. Creo que viene una época tranquila hasta que vuelvan jugadores potentes españoles a destacar de manera internacional. Otros países nos preguntan qué tipo de entrenamiento llevamos a cabo con los jugadores para tener los jugadores que tenemos pero eso no depende del entrenamiento. No tenemos plan especial porque el talento no se puede fabricar».

Comentarios