23.04.2024 |
El tiempo

SUCESOS

Un incendio en un edificio de 14 plantas en Valencia hace saltar las alarmas con personas atrapadas en el interior

Las fuertes rachas de viento avivan el fuego complicando el trabajo de los bomberos
Dos personas aguardan en el balcón a ser rescatadas en el incendio declarado sobre las cinco y media de esta tarde en un quinto piso de un edificio de viviendas de València. / Manuel Bruque
Dos personas aguardan en el balcón a ser rescatadas en el incendio declarado sobre las cinco y media de esta tarde en un quinto piso de un edificio de viviendas de València. / Manuel Bruque
Un incendio en un edificio de 14 plantas en Valencia hace saltar las alarmas con personas atrapadas en el interior

Una tragedia de insondables dimensiones ha golpeado el corazón de Valencia en la tarde de este jueves, cuando un virulento incendio consumió un edificio de 14 plantas y más de cien viviendas en el barrio de Campanar. La ciudad se vio sumida en el caos mientras una gran columna de llamas y una densa humareda se alzaban sobre el horizonte, evidenciando la magnitud del desastre que se desplegaba en las calles Maestro Rodrigo, General Avilés y Poeta Rafel Alberti, en el noroeste de la urbe.

El horror se hizo palpable cuando se observaron a personas refugiadas en los balcones de las plantas superiores, aguardando desesperadamente el rescate mientras se escuchaba el inquietante sonido de cristales rompiéndose bajo el calor de las llamas. Los bomberos, en una carrera contra el tiempo, desplegaron todas sus capacidades para salvar vidas, rescatando a dos personas en medio de condiciones extremadamente peligrosas.

El saldo inicial de la tragedia fue devastador: 13 personas resultaron heridas, todas ellas trasladadas de urgencia a diversos hospitales por fracturas, quemaduras o inhalación de humo. Entre los heridos se contaban seis valientes bomberos, que enfrentaron el fuego con arrojo y sacrificio en su intento por salvar a los atrapados en el infierno que se desataba en el edificio y también puede haber un menor.

La incertidumbre se cernía sobre el destino de aquellos que aún permanecían en el interior del inmueble, ya que en un primer momento se informó que había sido completamente desalojado, pero las imágenes transmitidas en vivo evidenciaron lo contrario. Los bomberos se afanaban en rescatar a las personas atrapadas, mientras luchaban simultáneamente por extinguir las llamas que amenazaban con devorar el edificio en su totalidad.

La situación se complicaba aún más debido al fuerte viento que azotaba Valencia este jueves, dificultando sobremanera las labores de los equipos de emergencia. Ante la gravedad de la situación, la Generalitat solicitó la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME), desencadenando un despliegue sin precedentes para enfrentar lo que ya se consideraba el mayor incendio en la historia de la ciudad.

La UME movilizó al Tercer Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM III) desde la Base Militar Jaime I, en Bétera, desplegando todo su personal y equipamiento antiincendios, así como un dispositivo sanitario para atender a los heridos. Además, se movilizó personal desde Madrid para reforzar los esfuerzos de rescate y atención médica en el lugar del siniestro.

La magnitud de la tragedia quedaba patente en las imágenes transmitidas desde el lugar del incendio, donde el edificio afectado quedaba reducido a un esqueleto envuelto en llamas, con elementos ardientes cayendo desde los pisos superiores. Las primeras informaciones apuntaban a un posible origen en una vivienda de las plantas superiores, desde donde se habría propagado rápidamente a todo el bloque.

A pesar del impacto devastador sobre la estructura, algunas esperanzas se aferraban al hecho de que se trataba de una construcción relativamente nueva, lo que podría ayudar a evitar un colapso total. Sin embargo, el destino de las personas atrapadas en el interior y el número final de víctimas aún estaban por determinarse, mientras los equipos de emergencia continuaban sus incansables esfuerzos en medio de condiciones extremadamente desafiantes. Valencia, conmocionada por la magnitud del desastre, se unía en un gesto de solidaridad y apoyo a las víctimas y sus familias, mientras las autoridades locales y nacionales coordinaban sus acciones para enfrentar una crisis que dejaba una marca indeleble en la historia de la ciudad del Turia. En medio del dolor y la desesperación, la esperanza se mantenía viva, alimentada por el coraje y la determinación de aquellos que luchaban incansablemente por salvar vidas en medio del caos y la destrucción.

Refuerzos desde otros municipios

El incendio que ha devastado un edificio de 14 plantas en el barrio de Campanar, Valencia, ha desencadenado una respuesta sin precedentes por parte de las autoridades y líderes políticos, quienes han expresado su consternación y han ofrecido su apoyo incondicional a las personas afectadas y a los equipos de emergencia desplegados en el lugar. El Centro de Coordinación de Emergencias ha activado el Plan Territorial de Emergencias de la Comunidad Valenciana (PTECV) en Situación 0, una medida que evidencia la gravedad y la magnitud del suceso. Como parte de las labores de extinción y rescate, se han sumado al esfuerzo conjunto los bomberos de Burjassot, Moncada y Torrent, así como los del Consorcio Provincial, con cuatro dotaciones adicionales.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha manifestado su consternación por el trágico suceso y ha asegurado estar en contacto directo con el jefe del Consell y la alcaldesa de Valencia para conocer de primera mano la situación y brindar toda la ayuda necesaria. 

A través de sus redes sociales, ha transmitido su solidaridad a todas las personas afectadas y su reconocimiento a los valientes efectivos de emergencia que están trabajando incansablemente en el lugar.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, ha expresado su preocupación ante las primeras informaciones del incendio en Campanar y ha asegurado seguir las actualizaciones con atención. 

En la misma línea, la alcaldesa de Valencia, María José Catalá, ha hecho hincapié en la gravedad de la situación y ha pedido a los ciudadanos que eviten acercarse al área afectada, donde el edificio siniestrado ha quedado reducido prácticamente a un esqueleto, mientras una densa columna de humo se eleva varios kilómetros a la redonda, amenazando con afectar gravemente a otros inmuebles cercanos.

Tanto Mazón como Catalá, junto con la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Pilar Bernabé, se han desplazado hasta el lugar del suceso para evaluar personalmente el alcance de la emergencia y coordinar las acciones de respuesta. 

En el mismo sitio, el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha mostrado su preocupación y ha expresado su apoyo total a los bomberos, cuerpos de seguridad y profesionales que se están uniendo para enfrentar la tragedia.

En medio de la angustia y el caos, la solidaridad y la acción coordinada entre líderes políticos y autoridades refuerzan la esperanza de que, juntos, se pueda superar esta emergencia y brindar apoyo a las personas afectadas por el devastador incendio en Valencia

Un incendio en un edificio de 14 plantas en Valencia hace saltar las alarmas con personas atrapadas en el interior
Comentarios