17.06.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Desarticulada una banda que atracaba bancos en Cantabria y Navarra

Operación de la Guardia Civil. / GC
Operación de la Guardia Civil. / GC
Desarticulada una banda que atracaba bancos en Cantabria y Navarra

La Guardia Civil ha desmantelado un peligroso grupo criminal de gran trayectoria dedicado a robar con violencia e intimidación en entidades bancarias de Cantabria y Navarra. En la operación se ha detenido a cuatro personas, naturales de Vizcaya, y se investiga a otra más por su presunta participación, y se han esclarecido cinco atracos consumados y otro en grado de tentativa, donde robaron más de 360.000 euros.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Medio Cudeyo ha decretado el ingreso en prisión de los cuatro detenidos. Dos de ellos, con un amplio historial delictivo, habían formado parte de la banda denominada 'La Viuda', compuesta por expertos atracadores que operaba hace más de una década por todo el territorio nacional, y en octubre de 2010 participaron en el atraco a una oficina bancaria en Cambrils (Tarragona) en el que falleció por disparos una empleada de 25 años.

La investigación comenzó en 2021 con dos atracos a sucursales bancarias en la localidad navarra de Arbizu (8 de julio, coincidiendo con las Fiestas de San Fermín) --en la que un único atracador se llevó a punto de pistola 2.090 euros-- y en la cántabra de Puente Viesgo (17 de diciembre) --en la que dos atracadores sustrayeron un botín de 95.000 en 15 minutos--.

Los agentes averiguaron que los autores eran los mismos en ambos atracos y que estaban especializados en este tipo de hechos delictivos. En un primer momento barajaron 23 posibles candidatos y tras la investigación se centraron en uno, que había pertenecido a la banda criminal 'La Viuda'.

En 2022 la organización cometió otros tres atracos a entidades bancarias en las localidades navarras de Lakuntza (7 de julio) --un atracador se llevó 86.315 euros-- y Lekunberri (17 de agosto) --un atracador a punto de pistola sustrayó 31.950 euros--; y otro en la localidad cántabra de Roiz (14 de diciembre) --dos atracadores a punto de pistola se llevaron 150.000 euros tras retener a cuatro personas--, tras el que se intensifica la vigilancia sobre el principal sospechoso.

Los atracadores portaban armas cortas para amedrentar a los empleados y a los clientes que se encontraban en los bancos. En algún caso llegaron incluso a maniatar a los empleados con bridas. Asimismo, utilizaban pelucas, pasamontañas, mascarillas, gorras, hasta ropa usualmente utilizada por trabajadores de obras para dificultar su identificación.

Los investigadores detectaron que el principal sospechoso, que estaba siendo vigilado, se estaba reuniendo con una persona con numerosos antecedentes en atracos y habían visitado los alrededores de varias sucursales en Pedreña, Colindres o Laredo.

Determinaron que se trataba de un grupo criminal formado por cuatro hombres, cada uno con misiones definidas a la hora de preparar y cometer los robos, que estudiaban preventivamente el lugar y a sus empleados, y elegían localidades próximas a autopistas y autovías para tener una vía rápida de escape.

PREPARABAN UN NUEVO ATRACO EN SOMO

También constataron que la banda estaba preparando un nuevo atraco para este año y, que entre los diferentes lugares que habían estado estudiando, decidieron que su próximo objetivo era una sucursal de la localidad cántabra de Somo.

La Guardia Civil organizó un operativo contando con el apoyo de la Unidad Especial de Intervención (UEI) para impedir el atraco, con una unidad desplegada en la autovía por si se escapaban.

Así, el pasado 21 de febrero, los integrantes del grupo fueron detectados en Somo, siendo detenidos dos de ellos momentos antes de atracar la sucursal sobre las 14.00 horas. Se les intervinieron varias armas cortas, una navaja y otros efectos y medios de enmascaramiento.

Los otros dos miembros, que realizaban misiones de vigilancia y espera para facilitar la fuga, fueron interceptados y detenidos posteriormente tras huir en vehículo y tener un accidente en la salida de Liendo.

En la operación, denominada 'Barrengolp-Mozorroa', y de la que han informado este miércoles los delegados del Gobierno de Cantabria y Navarra, Ainoa Quiñones y José Luis Arasti, respectivamente, se han incautado cuatro vehículos y se han practicado tres registros domiciliarios, dos de ellos en Vizcaya y uno en Cantabria.

En total, se ha esclarecido cinco atracos a entidades bancarias de Cantabria y Navarra, donde robaron más 360.000 euros, y se ha evitado otro más en la localidad de Somo.

En la operación han participado componentes de la Guardia Civil pertenecientes a las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de Cantabria y Navarra, de la UCO (Unidad Central Operativa) y de la UEI (Unidad Especial de Intervención).

De esta forma, han sido esclarecidos todos los atracos a sucursales realizados los últimos cinco años en Cantabria.

PELIGROSO GRUPO CRIMINAL

Dos de los cuatro detenidos habían formado parte de la banda denominada 'La Viuda', compuesta por expertos atracadores que operaba hace más de una década por todo el territorio nacional, y en octubre de 2010 participaron en el atraco a una oficina bancaria en Cambrils (Tarragona) en el que falleció por disparos una empleada de 25 años, por el que habían ingresado en prisión.

El principal atracador, de 67 años, que ha entrado en todos los atracos cometidos en 2021 y 2022 en Cantabria y Navarra, estaba en libertad desde 2016, con salidas y entradas a la cárcel en tercer grado, por el atraco de Cambrils. Cuenta en su historial delictivo con más de 20 atracos --18 de ellos realizados entre 2008 y 2009 en Vizcaya, Tarragona, Guipúzcoa, Asturias; uno en 2010 en Bilbao y otro en 2015 en Asturias.

Mientras que su principal colaborador, de 48 años, encargado de la logística y que fue detenido cuando huía en coche, realizó más de 18 atracos entre 2008 y 2010 en Cantabria, Vizcaya, Tarragona y Asturias.

El resto de los colaboradores, que tienen unos 30 años, cuentan con antecedentes de delitos menores, uno de ellos, uno de ellos un delito de robo con fuerza.

Las víctimas de los atracos de Cantabria y Navarra han destacado la "frialdad" y "tranquilidad" de los atracadores, quienes realizaban los robos en unos 10 y 15 minutos y, tras los mismos, pedían a los empleados esperar de 30 a 40 minutos para avisar a la policía, amenazándoles con conocer sus vehículos y domicilios.

Desarticulada una banda que atracaba bancos en Cantabria y Navarra
Comentarios