21.04.2024 |
El tiempo

SUCESOS

El asesino de Morata: "No os preocupéis, he matado a mi compañero de celda, pero lo he limpiado todo"

El acusado de matar a los tres hermanos mató, además, a su compañero de celda
El presunto asesino de tres hermanos en Morata de Tajuña, Dilawar Hussein F.C./ EFE
El presunto asesino de tres hermanos en Morata de Tajuña, Dilawar Hussein F.C./ EFE
El asesino de Morata: "No os preocupéis, he matado a mi compañero de celda, pero lo he limpiado todo"

El trágico episodio protagonizado por Dilawar Choudhary, conocido como "El Negro", en la prisión de Estremera, Madrid, ha conmocionado a todo el personal penitenciario y ha generado un profundo impacto en la sociedad. La fría y espontánea confesión de Dilawar sobre el asesinato de su compañero de celda, Ángel Asenov Velikov, de 40 años, ha dejado perplejos a los funcionarios de la cárcel, quienes todavía tratan de entender los motivos detrás de este terrible suceso.

Todo comenzó la madrugada del pasado jueves 15 de febrero, alrededor de las 2:30 a.m., cuando el funcionario de guardia del módulo 12 de la prisión recibió una llamada a través del interfono. Del otro lado, Dilawar informaba con voz tranquila y serena que acababa de asesinar a su compañero de celda. La confesión, que a primera vista parecía surrealista, pronto se confirmaría como una cruel realidad.

Dilawar aseguró que había limpiado minuciosamente la escena del crimen y cubierto el cuerpo de su víctima con una manta. Esta tranquilidad desconcertó aún más a los funcionarios, quienes, siguiendo los protocolos establecidos para estos casos, se dirigieron de inmediato a la celda de Dilawar.

Lo que encontraron allí superó cualquier expectativa: Dilawar, sentado con aparente calma, recogía sus pertenencias como si estuviera a punto de abandonar la prisión. Mientras tanto, el cuerpo sin vida de Velikov yacía sobre una de las camas, cubierto por la manta que Dilawar había mencionado. Al retirarla, descubrieron con horror los signos de una brutal golpiza que le había destrozado el cráneo.

Al ser cuestionado sobre los motivos del crimen, Dilawar trató de justificar su acción como un acto de legítima defensa. Afirmó que Velikov había intentado agredirlo, y él simplemente se había defendido. Sin embargo, las evidencias apuntan a que Dilawar atacó a su compañero mientras este dormía, lo que contradice su versión de los hechos.

La pregunta que aún ronda en la mente de los trabajadores de la prisión es si Dilawar, el asesino confeso, actuó por impulso o si su comportamiento es indicativo de algún trastorno mental subyacente. La situación se vuelve aún más compleja al considerar que Dilawar ya se encuentra en prisión provisional por el asesinato de tres hermanos en Morata de Tajuña, Madrid, y ahora enfrenta otro cargo por el homicidio de su compañero de celda.

Esta trágica historia no solo revela la brutalidad que puede surgir en el entorno carcelario, sino también la complejidad de las condiciones y dinámicas que se desarrollan detrás de los muros de una prisión.

El asesino de Morata: "No os preocupéis, he matado a mi compañero de celda, pero lo he limpiado todo"
Comentarios