04.03.2021 |
El tiempo
jueves. 04.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES ABUSOS

La víctima de abusos dice que se sometió influido por el miedo

Supuestamente el acusado le penetró analmente y le obligó a practicarle sexo oral bajo la amenaza de pegarle "una paliza".
Vista de parte del cartel que está situado en la entrada de los juzgados de Santander. / ALERTA
Vista de parte del cartel que está situado en la entrada de los juzgados de Santander. / ALERTA
La víctima de abusos dice que se sometió influido por el miedo
El hombre acusado de abusar sexualmente de su compañero de habitación en un centro psiquiátrico de Santander ha negado hoy, martes, que ocurriesen esos hechos y ha alegado que cuando supuestamente se produjeron él estaba dormido bajo los efectos de un fármaco.

Por el contrario, la presunta víctima se ha reiterado en su denuncia y ha asegurado que la noche del 31 de octubre de 2019 el acusado le penetró analmente y le obligó a practicarle sexo oral bajo la amenaza de pegarle "una paliza".

Los dos han declarado en el juicio que se ha seguido en la sección primera de la Audiencia de Cantabria, en el que el ministerio fiscal ha ratificado su petición de 14 años de cárcel para el acusado, con la atenuante de alteración psiquiátrica, mientras que su defensa ha vuelto a pedir la libre absolución por falta de pruebas que ratifiquen el relato de la víctima.

Este hombre, que ha declarado acompañado por una asistente social debido a su nerviosismo, ha explicado que la noche del 31 de octubre de hace dos años su compañero de habitación le exigió que se dejase penetrar analmente o si no le pegaba una paliza.

Después de culminar ese acto, según ha reiterado, el acusado le pidió que le realizase una felación bajo la amenaza también de pegarle, por lo que finalmente se sometió a su exigencia influido por el "miedo".

Cuando concluyó, la víctima ha asegurado que tocó el timbre de la habitación sin que acudiese, y ha explicado que al día siguiente se lo contó al personal del centro para evitar tener que volver a dormir en la misma habitación que el acusado.

Tras estos hechos, este hombre sufrió, según el relato de los hechos de la fiscalía, un cuadro ansioso-depresivo, que requirió de tratamiento farmacológico.

Sin embargo, el acusado ha negado que obligase a su compañero a mantener relaciones sexuales contra su voluntad: "de eso nada, de nada", ha aseverado, y ha defendido que esa noche durmió a las ocho de la tarde después de tomarse la medicación que tiene prescrita.

"Yo a las ocho me acosté y a las ocho y cinco estaba completamente dormido hasta las ocho de la mañana que venían a despertarnos", ha concluido el acusado en su turno de última palabra.

Después han declarado los miembros del personal del centro a los que la víctima les desveló la agresión sexual al día siguiente, que han coincidido en que sí denunció la penetración anal, aunque alguno de ellos no recordaba que señalase la penetración bucal.

Y han relatado que, después de la denuncia, activaron el protocolo ante este tipo de situaciones y se envió al hombre al hospital Valdecilla, donde en la exploración no se le apreciaron lesiones anales, que, según las médicos forenses que han declarado, no siempre se producen.

También ha prestado declaración la agente de la Policía Nacional que realizó el atestado y que ha señalado que no se pudieron obtener rastro biológicos de las sábanas, porque la ropa de cama ya se había enviado a la lavandería cuando se presentó la denuncia, el 4 de octubre.

Las médicos forenses han detallado que el acusado padece una incapacidad que compromete de forma "leve" su imputabilidad, aunque, según han asegurado, "tiene capacidad para entender la trascendencia de los hechos".

Y han aclarado que el fármaco que consume es un antipsicótico regulador del estado de ánimo, no para dormir, que sí reduce el deseo sexual, aunque eso "no tiene por qué producirse en todos los pacientes", han puntualizado.

También han precisado que una penetración anal que no provoque lesiones es compatible, según han aseverado, con el "dolor" que la víctima ha declarado que sintió cuando se produjo.

La última en declarar ha sido la pareja del acusado desde hace once años, quien ha afirmado que él nunca le manifestado que tuviese tendencias homosexuales o le ha pedido mantener relaciones anales. "Solo vaginales", ha respondido la mujer a la abogada defensora.

A continuación la fiscal ha elevado a definitivas sus conclusiones y ha reiterado la petición de pena en base a la denuncia de la víctima, que es "especialmente vulnerable", frente a la corpulencia del acusado, para el que pide como atenuante que se tenga en cuenta su alteración psíquica.

La abogada defensora ha concluido el juicio, antes de ser declarado para sentencia, señalando sus "dudas" sobre lo ocurrido porque, según ha alegado, la "única" prueba es la declaración de la víctima, que, a su juicio, presenta "inconsistencias" y que "no ha sido corroborada por otros testigos".

Y ha manifestado que este hombre habría "inventado" el relato de los hechos, con el "móvil" de que se le traslade a Canarias, donde ha reconocido en su declaración que quiere regresar. 

La víctima de abusos dice que se sometió influido por el miedo
Comentarios