26.05.2024 |
El tiempo

SUCESOS

Intervenido en Laredo el mayor alijo de pescado de la historia de la región

La Guardia Civil decomisa más de 9.500 kilos de caballa en el Puerto de Laredo, interceptando un camión cargado con pescado etiquetado sin pasar por la lonja, en una operación que implica presuntas irregularidades documentales y una subasta posterior

Agentes de la Guardia Civil durante la intervención en Laredo más de 9.500 kilos de caballa etiquetados sin haber pasado por la lonja. / Guardia Civil
Agentes de la Guardia Civil durante la intervención en Laredo más de 9.500 kilos de caballa etiquetados sin haber pasado por la lonja. / Guardia Civil
Intervenido en Laredo el mayor alijo de pescado de la historia de la región

La Guardia Civil ha llevado a cabo una operación de gran envergadura en el Puerto de Laredo, que ha resultado en el decomiso de una cantidad récord de caballa, alcanzando más de 9.500 kilogramos de este pescado. Este hecho ha generado un revuelo en la comunidad pesquera y ha puesto de manifiesto la importancia de mantener un estricto control sobre las actividades relacionadas con la pesca y la comercialización de productos marinos.

El suceso tuvo lugar durante la madrugada del pasado 20 de marzo, cuando los agentes del Servicio Marítimo de la Guardia Civil observaron la llegada de un pesquero gallego al Puerto de Laredo. Desde un primer momento, las actividades a bordo del pesquero despertaron sospechas entre las autoridades, quienes decidieron mantener una estrecha vigilancia sobre el barco y sus tripulantes.

La situación tomó un giro inesperado cuando, poco después de la llegada del pesquero, se comenzó a cargar un camión con cajas de pescado. Ante esta situación, los agentes decidieron intervenir de inmediato para investigar más a fondo lo que estaba ocurriendo. Fue entonces cuando descubrieron que las cajas estaban etiquetadas con información detallada sobre el peso, el comprador, el número de lote y el expedidor, a pesar de que el pescado no había pasado por la lonja, como exige la normativa vigente.

La intervención de la Guardia Civil resultó en el decomiso de 484 cajas de caballa que ya habían sido cargadas en el camión. Sin embargo, la operación no terminó ahí, ya que al inspeccionar el pesquero, se encontraron otras 335 cajas de caballa que aún no habían sido descargadas. En total, se calcula que la cantidad de pescado intervenida superó los 9.500 kilos, lo que representa uno de los mayores decomisos de los últimos años en la región.

La magnitud de este decomiso ha generado preocupación en el sector pesquero, ya que pone de manifiesto la existencia de prácticas fraudulentas que pueden perjudicar tanto a los pescadores como a los consumidores. La caballa es un recurso muy importante para la economía local, y su explotación sostenible es fundamental para garantizar su disponibilidad en el futuro.

Además de las implicaciones económicas, este caso también plantea serias dudas sobre la trazabilidad y la seguridad alimentaria de los productos pesqueros. La falta de control sobre el proceso de comercialización puede dar lugar a situaciones de riesgo para la salud pública, ya que no se puede garantizar que el pescado haya sido manipulado y almacenado adecuadamente antes de llegar al consumidor final.

En este sentido, las autoridades han puesto en marcha una investigación exhaustiva para determinar las circunstancias que rodean este caso y identificar a los responsables de las irregularidades detectadas. Se han iniciado diligencias judiciales por un presunto delito de falsedad documental, ya que las etiquetas en las cajas de pescado indicaban que este había pasado por la lonja, información que no coincidía con los registros de Laredo.

La Guardia Civil también ha destacado la importancia de colaborar estrechamente con las autoridades portuarias y otros organismos competentes para prevenir este tipo de prácticas fraudulentas. La vigilancia y el control en los puertos son fundamentales para garantizar el cumplimiento de la normativa pesquera y proteger los intereses de todos los actores involucrados en la cadena de producción y comercialización de productos del mar.

Por otro lado, cabe destacar el papel crucial que desempeñan las lonjas en el proceso de venta de pescado fresco. Estos centros de comercialización son responsables de garantizar la transparencia y la equidad en la compraventa de productos pesqueros, así como de proporcionar información precisa sobre la procedencia y la calidad del pescado. En este sentido, el incumplimiento de las normas que regulan la primera venta de productos pesqueros constituye una infracción grave que puede acarrear sanciones económicas significativas, así como la pérdida de la confianza de los consumidores y la reputación de los implicados en este tipo de prácticas.

Por último, es importante destacar la rápida acción de las autoridades en este caso, que ha permitido evitar que este pescado fraudulento llegue al mercado y pueda poner en riesgo la salud de los consumidores. La colaboración entre las diferentes instituciones y organismos encargados de velar por el cumplimiento de la normativa pesquera es esencial para garantizar la sostenibilidad y la viabilidad del sector en el futuro.

Intervenido en Laredo el mayor alijo de pescado de la historia de la región
Comentarios