01.10.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

OPERACIÓN, "NUEVEVIZAR-TAXI OWL"

La Guardia Civil detiene a una banda de albaneses que robaban en Cantabria

Cambiaban cada dos meses de residencia y cometían media docena de robos al día y actuaban con gran rapidez

Una persona detenida en el marco de una investigación sobre estafas telemáticas GUARDIA CIVIL
Una persona detenida en el marco de una investigación sobre estafas telemáticas GUARDIA CIVIL
La Guardia Civil detiene a una banda de albaneses que robaban en Cantabria
Agentes de la Guardia Civil han desarticulado una banda itinerante especializada en el robo en viviendas -10 de ellos en Cantabria- y en cultivo de marihuana en locales y viviendas, y han procedido a la detención de 9 de sus miembros, de nacionalidad albanesa, y a denunciar como investigados a otros tres.

Según informa el Instituto Armado, las detenciones se han llevado a cabo en el marco de una operación, "Nuevevizar-Taxi Owl", que permitió identificar la existencia de dos ramas diferenciadas en el seno de este grupo criminal para la realización, por un lado, del cultivo de la droga y, por otro, de los robos.

En la operación se realizaron cuatro registros de domicilios, naves y fincas que permitieron esclarecer la comisión de 81 robos, cometidos en Zaragoza (25), Navarra (25), Cantabria (10), Huesca (9), Valencia y La Rioja (5), y Burgos, Zamora, Valladolid y Palencia (2).

Además se localizaron dos plantaciones 'indoor' (puertas adentro) de marihuana perteneciente a la misma organización.

A raíz de los distintos hechos delictivos cometidos, los agentes responsables de la investigación, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca iniciaron las investigaciones pertinentes para la identificación de los autores de los robos en viviendas.

Al comprobar que existían coincidencias en la forma de operar, vehículos implicados y objetivos investigados en las tres operaciones puestas en marcha, se procedió a formar un equipo conjunto de investigación entre los equipos de policía judicial de la Guardia Civil de Huesca, Zaragoza y Pamplona.

Según las fuentes citadas, esta organización criminal centraba sus actividades delictivas en el robo de viviendas tipo chalet o unifamiliares, hechos que se llevaron a cabo entre noviembre de 2020 y marzo de 2022 en numerosas provincias del país.

Una vez que los presuntos autores de estos hechos establecían su residencia en alguna población para llevar a cabo una ola de robos en la zona, se desplazaban a una distancia de 200 kilómetros y cambiaban de residencia, sin permanecer en el mismo lugar más de dos meses.

A primera hora de la tarde, los delincuentes se trasladaban al lugar donde habían fijado sus objetivos, y una vez en el sitio forzaban puertas o ventanas de la parte trasera de las viviendas para dar sus golpes.

Los sospechosos actuaban de forma rápida y no permanecían en la vivienda más allá de 3 o 4 minutos, tiempo que utilizaban para la sustracción de joyas y dinero, así como de otros objetos de valor.

Para cometer los delitos se desplazaban en vehículos de gran potencia, que sustraían con anterioridad a los robos o eran obtenidos por terceras personas.

Los miembros del grupo cambiaban las placas de matrícula antes y después de cometer los robos por las de otros vehículos similares con el fin de tratar de evitar cualquier tipo de acción policial que pudiera llevar a su identificación.

Este grupo criminal era itinerante y estaba compuesto por ciudadanos albaneses sin domicilio en España que se asentaban por cortos periodos de tiempo en distintas ciudades y que llegaba a cometer hasta 4 o 5 robos en un mismo día.

Además, ante cualquier incidencia detectada con los cuerpos policiales del país, optaban por marcharse una temporada fuera de el país.

Este grupo disponía de una infraestructura que les facilitaba hospedajes y alquiler de viviendas a nombre de terceras personas, les suministraba placas de matrículas de otros vehículos idénticos de los utilizados (marca, modelo y color), que pintaban de otros colores antes de cometer los robos.

En el marco de esta investigación, los agentes descubrieron otra actividad delictiva desarrollada por parte de la organización, destinada al cultivo de marihuana en plantaciones 'indoor', ubicadas dos de ellas en las provincias de Zaragoza y Valencia.

El rastro de la banda se detectó a partir de una serie de robos cometidos en las poblaciones altoaragonesas de Barbastro y Siétamo el pasado 17 de marzo.

En la investigación de estos sucesos se identificó uno de los vehículos utilizados por la organización, que fue escondido en un taller de Zaragoza.

Tras valorar como muy probable que los integrantes de esta banda se asentaran en otro lugar para iniciar una nueva fase de robos, los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia para la localización del vehículo y detención de sus ocupantes.

Finalmente, se realizaron dos entradas y registros en una vivienda de la provincia de Zaragoza y en el referido taller que se saldaron con la intervención del referido vehículo, implicado en gran cantidad de robos, y la incautación de documentación, dinero y otros objetos que se podrían corresponder con los sustraídos en robos cometidos recientemente.

En concreto, se intervino un vehículo de alta gama, varios juegos de matrículas, documentación de terceras personas usadas para transferir de nombre los vehículos, teléfonos móviles y equipos informáticos, 33.000 euros en metálico, joyas, perfumes y relojes procedentes de robos, además se intervinieron dos plantaciones indoor de marihuana con un total de 1.678 plantas en floración.

Los detenidos son de nueve hombres, cinco de ellos, de edades entre los 37 y 62 años, por presuntos delitos de pertenencia a banda criminal, continuado de robos con fuerza y falsificación de documentos, así como otros cuatro por delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico. 

La Guardia Civil detiene a una banda de albaneses que robaban en Cantabria
Comentarios