13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

La sorprendente posición de los países con la prostitución

prostitucion
La sorprendente posición de los países con la prostitución

Las posturas frente al sexo de pago en el plano internacional son muy heterogéneas al resultar históricamente un campo delicado a nivel político por la división de opiniones que genera en el conjunto de la sociedad. España o Italia se encuentran entre los países que mantienen congelada esta realidad y donde la prostitución continúa siendo un tabú y no termina por adoptarse una postura oficial, manteniendo la actividad en un limbo legal sin determinar aún. 

Sin embargo, otros países sí han probado diferentes fórmulas para reducir o subsanar los problemas derivados de esa alegalidad que las propias trabajadoras sexuales definen como “mirar para otro lado”. Tanto Alemania como Holanda, optaron por legalizar el sexo de pago. El caso de Holanda es mundialmente conocido tras convertirse en destino turístico el céntrico Barrio Rojo de Ámsterdam.

El caso opuesto es el de Suecia, país que optó por perseguir a los clientes de las trabajadoras sexuales. El objetivo de Suecia era el de hacer desaparecer el negocio, sin embargo, ha conseguido precisamente lo contrario que Alemania y Holanda, aumentar la clandestinidad del negocio y la inseguridad de las prostitutas, empujándolas a las zonas menos favorecidas y apartadas de las ciudades. 

Nueva Zelanda, por otra parte, se ha desmarcado de estas dos vías y ha encontrado su propia solución. Su apuesta ha sido por la despenalización del sexo de pago. Es decir, el modelo neozelandés ha legalizado la prestación de servicios sexuales siempre y cuando quien los preste sea mayor de 18 años. Tampoco restringe en cuanto al lugar, siendo legal ejercer tanto en la calle como regentar un prostíbulo. Este modelo se basó en dos premisas, aceptar la libertad de las mujeres para hacer lo que quieran con su cuerpo y aceptar el negocio. Según las encuestas realizadas en el territorio neozelandés, el 90% de las prostitutas afirman sentirse más seguras y con un trabajo estable, es decir, con derechos, sanidad y seguridad. Frente a los contrarios de esta medida, que vaticinaban un aumento exponencial de la prostitución en este contexto, ese incremento no se ha dado. 

En España el debate continúa activo, sin embargo, las trabajadoras sexuales afirman que aún no es un debate coherente porque “se mete en el mismo saco a las mujeres explotadas y a las que nos dedicamos a esto por elección personal, no tiene sentido y así no se va a llegar a ninguna decisión útil para nadie”, comenta Alina. “Hay escorts en Cantabria que somos independientes y necesitamos que en las reseñas lo pongan nuestros clientes porque como no se tiene en cuenta esta diferencia, es la única forma de separar a quien está trabajando de quién se están aprovechando y las opiniones online parecen nuestras únicas aliadas hasta que no se nos descriminalice”. 

Esta misma semana se ha celebrado el Día Internacional por los Derechos de las Trabajadoras Sexuales, el pasado día 3 de marzo, en un contexto en el que aún queda mucho por hacer y en el que se ha hecho especial hincapié desde los colectivos de trabajadoras sexuales, en no simplificar la prostitución y establecer una diferencia que resulta clave para entender el problema y abordarlo, la trata de personas con fines de explotación sexual y las mujeres que ejercen como trabajadoras sexuales de forma libre e independiente.

La sorprendente posición de los países con la prostitución
Comentarios