06.05.2021 |
El tiempo
jueves. 06.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Sanidad sabe que «el número de fallecimientos es más elevado que las cifras que nos dan»

ALERTA entrevista a Joaquín Cavero, gerente de la Funeraria Montañesa, último eslabón en la cadena del coronavirus, quién nos confirma de un aumento en un 50% de fallecimientos desde que empezó la crisis sanitaria del Covid-19

Un trabajador pasa por delante de los ataúdes en la Funeraria 
Montañesa de Santander. / Cubero
Un trabajador pasa por delante de los ataúdes en la Funeraria Montañesa de Santander. / Cubero
Sanidad sabe que «el número de fallecimientos es más elevado que las cifras que nos dan»

PREGUNTA.- ¿Qué situación está pasando la funeraria?

RESPUESTA.- En todo este tiempo estamos acogiendo a bastantes cadáveres, unos son de Covid... Otros nos ponen neumonía vírica... Muchos son de deficiencia respiratoria... Y bueno, todos los tratamos de la misma forma, con la máxima delicadeza y con muchísimo cuidado porque el contagio es muy alto. Ya sabemos cómo actúa este virus, es muy peligroso. 

En cuanto al número de fallecimientos, mire… Desde que empezó la alerta sanitaria, en torno al 15 de marzo, nosotros hemos incrementado un 50% los fallecidos, teniendo en cuenta la media de los últimos años. Es un incremento elevado, no tanto como en otras CCAA. Creo que Cantabria es una provincia que le ha afectado el Covid-19, como a toda Europa pero no, con la misma virulencia como en otras ciudades, como Madrid. 

Nosotros gracias a Dios, no tenemos la situación que tienen otras funerarias, que están desbordadas… Estamos con la situación controlada. Las funerarias cántabras hemos podido soportar este aumento de fallecidos, gracias a que se quitó el tema de las 24 horas, que no podíamos enterrar. Y además no hay velatorios y vamos más rápido. 

P.- En cuanto al protocolo que siguen para el tratamiento del cadáver. ¿Cómo es?

R.- Nosotros no sabemos muchas veces cómo se debe tratar… Hay personas mayores que han fallecido por parada respiratoria, pero otras nos ponen infección respiratoria o neumonía en la defunción,  podemos pensar que es un cadáver infectado por Covid-19. Y también,  están los estrictamente Covid, que en el certificado de defunción viene claramente, pero en casi todos actuamos de la misma manera. Hasta los propios médicos nos dicen que los tratemos como si fuesen Covid a todos los cadáveres. 

También recogemos un número elevado de cadáveres en domicilio y residencias cuando antes trasladábamos muchos más de los hospitales. 

P.- En su opinión, ¿diría que las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad no son del todo ciertas y que el número de fallecidos por el coronavirus es más elevado?

R.- Desde luego que es muchísimo más elevado, pero es por falta de test. No han hecho el test a todos. Creo que eso Sanidad también lo sabe. Es bastante más elevado el número de fallecidos por Covid que las cifras que nos dan. Ya le he dicho, que nosotros hemos aumentado un 50% el número de fallecimientos. 

Donde verdaderamente sabremos la mortalidad que hemos tenido definitiva del Covid, será cuando podamos contrastar los datos de fallecimientos de este año, con los datos de fallecimientos desde la media que tenemos de otros años. Verdaderamente ahí sabremos una cifra más exacta de mortalidad Covid. Ahora mismo no hay test para todos. Y cuando ha fallecido la persona no le pueden hacer el test, entonces… Esa falta de test, que tenemos en España y en otros países de Europa, si se hubiera hecho a todos, lo sabríamos exactamente. Desde luego, la tasa es mucho más alta. Eso lo sabemos. En España tiene unos fallecimientos en torno a los 400.000 muertos anuales, con una tasa de 1.100 muertos al día… Y ahora hemos tenido 1.000 fallecidos más de Covid pues… 

Pero Madrid, por ejemplo, cuando hablo con compañeros que trabajan en el sector, me comentan que es tres o cuatro veces más que en años anteriores. 

P.- En cuanto al Gobierno de Cantabria. ¿Se han puesto en contacto con ustedes para coordinar un poco el protocolo que debían seguir?

R.- Por desgracia no. Y creo que con los hospitales en el último momento. Nosotros hemos conseguido el material necesario para tratar estos casos mucho antes de que empezara todo. Y hemos donado material a algún centro de salud. Hemos adquirido todo lo necesario mucho antes que ellos. Y a las residencias tampoco les han dado mucho.  Nosotros nos adelantamos, y lo que nos han ofrecido es algo que no hemos aceptado para que lo pudieran utilizar otros centros. Cuando me llegó este material que nos daban ya tenía más de 1.000 mascarillas y más de 10.000 guantes, por lo que preferimos que lo que nos ofrecían se lo dieran a residencias o gente más necesitada. Pero fíjese, para 17 funerarias que hay en Cantabria, nos dieron 200 mascarillas… Era muy poco. Nosotros somos 46 empleados en la Funeraria Montañesa. Por lo tanto...

P.- Entonces, ¿cree que han tenido falta de previsión y de decisión?

R.- Creo que a todos les ha pillado un poco con el pie cambiado, pero desde luego… Con las residencias con las que he hablado en el territorio español me han dicho que ya les habían prohibido las visitas desde marzo. Y desde Europa ya les habían avisado de que no recibirán gente en el mes de marzo repito. Desde el 30 de enero, la OMS dijo que había una alerta de pandemia. Y ahí, nos tendrían que haber avisado a hospitales, residencias y funerarias, para hacer acopio de material. Cuando todo empezó nosotros teníamos el material, en torno a 100 mascarillas y guantes, porque los guantes si que los utilizamos bastante, pero mascarillas muy de vez en cuando. Y los EPIs pues también, porque anteriormente no había tantas muertes infecciosas. Teníamos en torno a 40 EPIs. Tuvimos que comprar unos 200 y luego otra remesa. Pero claro, también tuvimos que comprar mascarillas, porque al principio cada empleado tuvo que utilizar un mascarilla hasta una semana. Y claro, las llegamos a comprar a un precio desorbitado. El Gobierno se equivocó al decir que confiscaba todo. Las primeras mascarillas que compré las pague a 8 euros cada una, cuando antes las compraba a 0,50 euros. Pero para mi lo más importante era salvaguardar la salud de mis trabajadores.

P.- En cuanto al tratamiento del cadáver, ¿cuál es el protocolo?

R.- Nosotros nos ponemos EPIs, nos ponemos mascarillas y guantes. Y además una pantalla. E incluso tenemos gafas. Vamos como un sanitario más. El transporte que utilizamos van como las ambulancias, las llenamos de plástico y cuando lo utilizamos se recambia. También compramos una máquina de ozono  para su esterilización. Y lo desinfectamos constantemente. La labor fundamental es el no contagio. 

P.- ¿Ha tenido algún caso de Covid-19 en su funeraria?

R.- Gracias a Dios, ninguno.

P.- Muchos opinan que la compra centralizada del Gobierno de España ha sido un error monumental. 

R.- Creo que si. Funciona mejor que cada uno podamos abastecernos de los materiales necesarios. Además los proveedores habituales no nos querían suministrar porque tenían miedo de que se lo confiscara el Gobierno. Entonces tuvimos que recurrir a la economía de guerra, al extraperlo. 

P.- ¿Cree que es correcto que empiece la “desescalada”?

R.- Ahora si he notado un pequeño descenso de mortalidad. En cuanto al confinamiento, no soy el experto que tenga que valorarlo, eso es cuestión del Ministerio de Sanidad. Pero siempre tendremos ese miedo de brote. También sabemos que esta situación no se puede prolongar eternamente, porque la economía también sufre. Es un punto difícil de lidiar y de equivocarte posiblemente. No me gustaría estar en esa posición para tomar tal decisión, tan complicada. Hay que ir con mucho cuidado y cautela.

P.- En cuanto al tema económico. ¿Han notado un descenso en los ingresos?

R.- Si claro. Hemos notado un descenso de precios. Porque no hay flores, no hay velatorios, no hay esquelas y no se vende ningún arca de mejor calidad, porque no se exponen. Y claro, cuando no se ve pues siempre van al más económico. 

Y en cuanto esto, quiero hacer una aclaración. Unas veces nos han demonizado, diciendo que nos aprovechamos de la situación. Igual unas pocas se han podido aprovechar, pero creo que el conjunto de las funerarias han actuado correctamente, con los precios que teníamos estipulados. Y eso, el Gobierno lo tiene fácil para estudiarlo, pues está el precio medio que hemos utilizado. Ahí se puede ver quien se ha comportado con «mala praxis». 

Y también me gustaría decir que ha nosotros nos subieron el IVA al 21%. Y creo que es algo equivocado. Somos de primera necesidad. Nadie quiere morirse. Y tener un IVA del 21%, creo que el Gobierno se ha equivocado enormemente. Además cuando en Europa, la mayoría no tiene IVA, y el que lo tiene es reducido. Que sepan que cuando alguien paga 4.000 euros, 1.000 euros van para el Estado. Es una salvajada. 

P.-  Minuto libre para que se dirija a nuestros lectores...

R.- Nos tenemos que cuidar mucho. Tenemos que ser fuertes… y resistir a esta pandemia. Que entre todos conseguiremos salir a delante. Y conseguir erradicarla. Y aunque nos dejen salir paulatinamente, tendremos que ser responsables y estar más tiempo en casa. Tendremos que comportarnos cívicamente hasta que no haya una vacuna. Como en otros países europeos. Tendremos que tener mucho cuidado con lo que hacemos, la vida de las personas… Tenemos que pensar en nuestra familia. Y cuidar a los mayores que están teniendo un índice de mortalidad más alto. Mucha precaución.

Sanidad sabe que «el número de fallecimientos es más elevado que las cifras que nos dan»
Comentarios