19.10.2021 |
El tiempo

PSIQUIATRA TERESA ÁLVAREZ

Hay que "reinventarse" ante nuevos confinamientos

La psiquiatra del Centro sociosanitario Hermanas Hospitalarias de Palencia, María Teresa Álvarez.
La psiquiatra del Centro sociosanitario Hermanas Hospitalarias de Palencia, María Teresa Álvarez.
Hay que "reinventarse" ante nuevos confinamientos
La psiquiatra del Centro sociosanitario Hermanas Hospitalarias de Palencia, María Teresa Álvarez, anima a la población a "reinventarse" si se producen nuevos confinamientos por la Covid-19 y a tomar el control sobre la actitud que se quiere tener ante esa situación, sabiendo que "al final se sale".

"Cuando has visto que de un brote se sale, disminuye la incertidumbre ante el siguiente", ha asegurado el psiquiatra en una entrevista en la que ha abordado cuales podrían ser las consecuencias sociales de un nuevo confinamiento para la población en general y para los colectivos vulnerables y ofrecido algunas recomendaciones para afrontarlo de la mejor forma posible ya que los estudios muestran que la salud mental se ha visto seriamente afectada estos meses.

En este sentido la doctora Álvarez ha reconocido que "puede haber miedo a un brote y a un nuevo confinamiento porque hasta ahora ambos han ido de la mano".

Sin embargo, ha aclarado que son conceptos distintos y que no siempre van a tener que ir unidos, porque a medida que se vaya entendiendo mejor el mecanismo de transmisión de la enfermedad y las medidas que se pueden tomar, se podrá evitar que "un segundo o tercer brote acabe en un confinamiento".

En cualquier caso, si hubiera un nuevo confinamiento considera probable que volvieran a aparecer los sentimientos que ya se desarrollaron en el primer episodio, el miedo, la incertidumbre, la soledad, la desconfianza, junto a otros como la frustración, la incertidumbre y "el desgaste por esta prolongación en el tiempo".

Pero también ha señalado que en este tiempo "todos hemos desarrollado herramientas a nivel personal y colectivo para enfrentarnos a una situación que ya hemos vivido" y que esas herramientas son las que hay que poner en marcha "para llevar esta nueva etapa de una forma más adaptativa".

"Hemos comprobado que somos una sociedad interdependiente, nos necesitamos unos a otros y tenemos libertad para decidir la forma en que queremos llevar un nuevo confinamiento, como relacionarnos y organizar nuestra vida", ha explicado la especialista.

Por eso ha animado a "reinventarse" a nivel individual porque "no podemos controlar las decisiones sobre un nuevo aislamiento pero si tenemos control sobre la actitud que queremos tener ante un posible confinamiento y los valores que queremos desarrollar".

En este sentido y en la situación actual, la doctora Álvarez ha animado a hacer las cosas que más le gusten a cada uno, a relajarse y pedir ayuda si se necesita. Y a "encontrar el equilibrio entre ir a Cuba y quedarse sin vacaciones, porque siempre se pueden hacer otras actividades que satisfagan tu necesidad de cambiar de aires y evadirte sin poner en riesgo a los demás".

Además ha insistido en que "la temporalidad es importante" porque "la primera vez no sabíamos cómo iba a ser y ahora ya sabemos que esto tiene fin".

Pero también ha querido reflejar durante la entrevista que en esta crisis se ha tendido a homogeneizar el colectivo de personas vulnerables cuando hay distintos tipos como ocurre en el centro de Hermanas Hospitalarias donde atienden a personas mayores, personas con discapacidad intelectual y a personas con problemas de salud mental.

"Y dentro de cada colectivo las personas son seres individuales", ha apuntado, asegurando que "las medidas no pueden ser las mismas" cuando una de las principales para afrontar un confinamiento es "la capacidad de comprensión de cada persona". "Cuantos menos recursos cognitivos tiene una persona, menos capacidad para comprender una situación y planificar escenarios futuros", explica.

De hecho ha señalado que el confinamiento ha empeorado el deterioro cognitivo de muchas personas mayores que estaban solas o con discapacidad intelectual que han visto rota su dinámica y o con una enfermedad previa.

"En el centro hemos visto mucha aparición de patologías ansiosas y depresivas y ha aumentado significativamente el número de peticiones de atención tanto psiquiátrica como psicológica", ha afirmado.

Algo que se traduce en lo que se está viendo a nivel de la población en general, según recogen los estudios que se está haciendo, y que constatan que a largo plazo los síntomas más frecuentes son "la ansiedad y la depresión" en gente que ha pasado la enfermedad, que ha perdido a un ser querido, en gente con patologías previas o personas con pocos recursos, incluso en niños y adolescentes.

También se está viendo que algunas personas que han estado hospitalizadas por Covid están teniendo problemas neurológicos y a largo plazo irritabilidad, ansiedad, recuerdos traumáticos o insomnio, concluye.

Hay que "reinventarse" ante nuevos confinamientos
Comentarios