17.06.2024 |
El tiempo

SOCIEDAD

El Rayo verde: más que un chiringuito, el mejor lugar para ver el atardecer en Cantabria

En lo alto de una colina, entre la majestuosidad del Cantábrico y la serenidad de la Ría de la Rabia, se alza El Rayo Verde, un rincón mágico donde la gastronomía y la naturaleza se entrelazan para crear una experiencia única en Cantabria

El lugar preferido de los turistas y residentes para ver el atardecer. / A.S.
El lugar preferido de los turistas y residentes para ver el atardecer. / A.S.
El Rayo verde: más que un chiringuito, el mejor lugar para ver el atardecer en Cantabria

Enclavado majestuosamente sobre una colina, con vistas panorámicas que abrazan la Ría de la Rabia y la playa de Oyambre, emerge El Rayo Verde, un santuario gastronómico y cultural que ha cautivado los corazones de los cantabros y visitantes por igual. Más que un simple chiringuito de playa, este destino se ha convertido en un icono de Cantabria durante el verano, donde la historia se fusiona con la belleza natural y la buena vida.

La leyenda de El Rayo Verde comienza hace cuatro años, cuando Paula Filella, junto a sus hermanas Livia y Alba, decidieron embarcarse en esta aventura culinaria y sensorial. El nombre del lugar, un homenaje al padre de las tres mujeres, evoca una energía poderosa y mística que envuelve cada rincón del establecimiento. Desde su inauguración, El Rayo Verde se ha convertido en el refugio predilecto de los cántabros, un lugar donde el tiempo se detiene y los sentidos se agudizan.

Una experiencia sensorial

El Rayo Verde ofrece mucho más que una terraza con vistas al Cantábrico. Es un santuario para los amantes de la buena vida, donde la gastronomía se encuentra en armonía con el entorno natural. Desde cócteles artesanales hasta delicias culinarias locales, cada bocado y sorbo es una celebración de los sabores y aromas de Cantabria. Además, durante el verano, el chiringuito se transforma en un escenario vibrante para conciertos en vivo, donde la música y la magia se funden con la brisa marina y el cálido resplandor del atardecer.

Una visita obligada

Si planeas visitar Cantabria en temporada estival, una parada en El Rayo Verde es imprescindible. Ya sea para disfrutar de un cóctel al caer la tarde, deleitarse con la cocina casera o dejarse llevar por los acordes de la música en vivo, este destino te transportará a un mundo de belleza y placeres sensoriales. No solo es un chiringuito, es una experiencia cantábrica inigualable que te dejará con recuerdos imborrables y el deseo de volver una y otra vez. ¡Únete a la magia de El Rayo Verde y descubre el verdadero encanto de Cantabria!

El Rayo verde: más que un chiringuito, el mejor lugar para ver el atardecer en Cantabria
Comentarios