23.10.2020 |
El tiempo
viernes. 23.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Rastreadores cántabros vigilan un centenar de contactos de casos Covid

La mayoría de los nuevos contagiados, detectados en la desescalada, son asintomáticos o presentan síntomas leves, y se producen por lo general en encuentros y reuniones familiares, por visitas o celebraciones como los cumpleaños

Varias personas con mascarilla sentadas en los asientos de un autobús en Santander. / J. RAMÓN
Varias personas con mascarilla sentadas en los asientos de un autobús en Santander. / J. RAMÓN
Rastreadores cántabros vigilan un centenar de contactos de casos Covid

LOS rastreadores cántabros del coronavirus mantienen en la actualidad en cuarentena domiciliaria o seguimiento a un centenar de personas por haber estado en contacto con otras que han dado positivo en Covid-19, según los últimos datos de la Consejería de Sanidad facilitados a Europa Press.

La mayoría de los nuevos contagiados, detectados en la desescalada, son asintomáticos o presentan síntomas leves, y se producen por lo general en encuentros y reuniones familiares, por visitas o celebraciones como cumpleaños, ya que la gente está «deseando verse» tras el confinamiento. Pero la región también ha sumado en los últimos días casos de Covid-19 ‘importados’, de residentes en esta Comunidad Autónoma que se encontraban en el extranjero y que han regresado ahora a sus casas, de países como Brasil, uno de los más castigados por la pandemia, o Moldavia. Así lo ha apuntado a esta agencia un miembro del equipo rastreador, compuesto inicialmente por 37 profesionales a los que se han sumado diez más contratados por Sanidad, hasta hacer así un total de 47.

Desde este último estado europeo, situado entre Rumanía y Ucrania, se desplazó en coche una familia hasta su casa, en Cantabria. Durante el viaje por carretera, que duró dos días, uno de los ocupantes del vehículo se empezó a encontrar mal.

Presentaba síntomas compatibles con la nueva enfermedad y al llegar a la Comunidad Autónoma se le practicó la prueba del virus, que dio positivo, así como también sucedió con el resto de integrantes de la unidad familiar. Igualmente, se detectó que estaba infectada por coronavirus una joven que regresó a la región desde ‘el otro lado del charco’, en concreto de Brasil, vía Lisboa y Madrid. Y de Guinea Ecuatorial ‘aterrizó’, hace una semana en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Valdecilla, un cántabro repatriado del país centroafricano en un avión medicalizado.

Desde el aeropuerto ‘Seve Ballesteros’ fue evacuado en ambulancia escoltada por la Policía Nacional al centro sanitario, donde se le hizo la prueba del Covid que dio positivo. Donde prácticamente no se han detectado nuevos casos en Cantabria desde que se inició la desescalada es en el ámbito del trabajo, entre grupos de profesionales, ya que solo se habría registrado un positivo pero relacionado laboralmente con el País Vasco.

Lo habitual ahora es que los infectados aparezcan «por sorpresa», por ejemplo entre personas que acuden a centros sanitarios y hospitales, por una urgencia o para someterse a una operación, y al realizarles el preceptivo test de Covid da positivo.

A partir de cada infectado, una media de cinco personas tienen que permanecer en cuarentena o seguimiento por parte del medio centenar de rastreadores que ‘vigilan’ uno a uno los contactos de los nuevos positivos para cortar las cadenas de transmisión del coronavirus, frenar su propagación y contener la pandemia en Cantabria, ahora que llega la ‘nueva normalidad’.

Rastreadores cántabros vigilan un centenar de contactos de casos Covid
Comentarios