26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

QUICO TARONJI

«Tenemos que luchar con toda nuestra fuerza contra el virus»

Francisco Gutiérrez Taronji, más conocido como Quico Taronji, es un periodista, presentador de televisión y hace un parón en su vida para atender a ALERTA en estos momentos tan difíciles para nuestra sociedad
Francisco Gutiérrez Taronji, conocido como Quico Taronji, ayer en su casa de Boadilla del Monte, Madrid.  / ALERTA
Francisco Gutiérrez Taronji, conocido como Quico Taronji, ayer en su casa de Boadilla del Monte, Madrid. / ALERTA
«Tenemos que luchar con toda nuestra fuerza contra el virus»

P.- ¿Cómo estas llevando la cuarentena?

R.- Pues lo estoy llevando bastante bien. Y en casa, creo que todos lo estamos pasándolo bien. Estoy aprovechando para hacer muchas cosas que no hago el resto del año. Estoy leyendo mucho. Tratando de ponerme al día con alguna serie, también documentales. A mí me gusta mucho los documentales… En el día a día, no tienes mucho tiempo para verlos y analizarlos. Y me gusta verlos con un punto crítico… De analista. 10cul46C

En ese sentido, creo que todo es cuestión de actitud. Si tienes una actitud positiva, llevas el confinamiento bien. Y si eres negativo, pues es inaguantable. Pero lo llevo bien. 

P.- ¿Qué te parece cómo se han desarrollado los acontecimientos en España?

R.- Creo que a todos nos ha sobrepasado esta historia. A pesar de que tenemos muchos medios de comunicación, redes sociales, etc. Creo que estamos sobre saturados de información del coronavirus. Y después de todo el tiempo que ha pasado, seguimos muy desinformados. Si vas a la calle y hacemos una encuesta, nos llevaríamos una sorpresa. Creo que hemos escuchado a cincuenta mil científicos y epidemiólogos contarnos lo que es el coronavirus, y creo no muchos lo sabríamos explicar a día de hoy correctamente que es. 

Cuando todo esto acabe, realmente podremos pedir responsabilidades, se podrá entender mejor lo que ha ocurrido. Y se podrá valorar más justamente lo que está ocurriendo. 

DFGDFFGSFS

Tenemos una gran saturación de información con opiniones tan encontradas en distintos medios de comunicación. Y pones la televisión y ves muchas voces, que supuestamente todos son expertos… Uno dice una cosa, el otro la contraria… Y todos son periodistas o todos son supuestamente científicos. Al final ésto, está generando un caos y una desinformación en la opinión pública tremendo. Y si añadimos, las noticias falsas, los bulos... además de las redes sociales, que en este sentido, son devastadoras. 

Dicho todo lo cual, creo que tenemos que dejar que pase el tiempo y luchar con toda nuestra fuerza y energía contra el virus. Y llegará el momento de comprender realmente lo que ha ocurrido. 

Hay mucha gente, que está confinada, que está callando y está otorgando. Y creo que hay mucha gente que se ha volcado en opinar y de alguna manera, todos estamos confinados y creo que es un buen momento para reflexionar de todo lo que está ocurriendo. Que es una de las cosas positivas, dentro de lo que cabe, que tiene el estar encerrado. Que tu capacidad de reflexionar y ver las cosas con un poquito más de objetividad, desde un punto de vista más reflexivo y meditabundo, es mayor. Hay que aprovechar este momento. Llegará el momento de exigir, opinar y levantar la voz. Ahora hay que centrarse en luchar contra el virus. 

P.- ¿Cómo haces para no perder la pasión en estos momentos?

R.- Siempre he sido muy apasionado y lo sigo siendo. Ahora mismo, me digo… Estoy encerrado y cuáles son las cosas positivas. Pues ahora tengo muchísimo más tiempo para leer, más tiempo para estar con mi chica y con mi hija. Para ver unos documentales que quería ver y estaba absorbido por el trajín diario. Más tiempo para escribir. 

Pues todas esas cosas tan positivas las pongo en valor y las desarrollo. Entonces estoy, en ese sentido, muy lleno. 

Tengo la posibilidad de hacer cosas que antes no podía. Y valoro eso sobre todas las cosas. Y sobre todo, las horas y horas que paso con mi hija, para mí son un premio. 

Por supuesto, echo de menos salir, navegar, estar con mis amigos, ver a mis padres… Pues todo eso que todos echamos de menos. Pero no pienso mucho en ello. 

10cul46Z

P.- ¿Eres religioso?

R.- Soy un tipo muy místico. Soy un tipo que sí que cree, pero sobre todo un tipo muy sensible con lo que pueda ver más allá. En ese sentido, muy reflexivo y muy espiritual. 

P.- Lo decía porque me preguntaba ¿cómo vas a vivir esta semana tan atípica?

R.- No soy «capillita», como dirían los andaluces. No soy de ir a ver las procesiones. No me gustan mucho las multitudes. Me gusta más estar tranquilo con los míos. Y creo que en ese sentido, va a ser como cualquier otra semana. 

A nivel personal, sí que voy a pensar en la cantidad de tiempo que pasé en Andalucía, donde trabajé y viví la Semana Santa y por eso entiendo, que para mucha gente, pues vivir una Semana Santa confinado, pues es un castigo que va mucho más allá. 

Insisto, hay que ser positivo pero el drama son los muertos y contagiados. Y la incapacidad que tenemos muchos de estar con las personas que queremos. Estamos siempre con los dedos cruzados para que a los nuestros no les pase nada. 

Pero hay algo que me está llamando mucho la atención. Dentro de ese optimismo vital que tenemos los españoles, el salir a los balcones a aplaudir, que me parece muy bien… Que por favor, no se nos olvide lo realmente trágico, ese componente dramático que está ocurriendo y que cuando todo pase no lo podemos olvidar. 

No podemos olvidar lo injusto que está siendo para nuestros mayores. 

P.- ¿Sigues en ‘Aquí la Tierra’ de TVE?

R.- Si. Este fin de semana no hay programa por el tema de la Semana Santa, por el Domingo de Resurrección. Pero ahí estamos todos los domingos. 

Los reportajes están grabados y nosotros estamos en directo en plató. Pero sí que es verdad, que hay menos gente trabajando. Estamos sin regidor… Sin la gente que está habitualmente. Estamos el equipo mínimo. 

Me consta que los reporteros van a volver a grabar, claro está, manteniendo las medidas de protección necesarias. 

10cul46B

P.- Una de tus facetas es solidaria, eres colaborador de Manos Unidas, ¿Cómo empezó todo esto?

R.- Si, soy embajador de Manos Unidas. Y la verdad, con ellos he tenido una relación bastante estrecha a lo largo del tiempo. Y cuando ellos me han necesitado, siempre he acudido a su llamada. Y ahora, me llevo especialmente bien con ellos. Llevo años haciendo un seguimiento a sus proyectos. Y este año, me propusieron ser su embajador. Y acepté encantado. 

Estuve hace poco con ellos en Ecuador, en la zona amazónica, en uno de sus proyectos. Que consistía en aprovechar el agua de lluvia, tratarla y dotar de agua potable a muchas comunidades que no la tenían porque el río Napo, que es donde viven, estaba bastante contaminado por las industrias que hay por allí. Que vierten sin control, en fin… 

Precisamente estos días, pienso mucho en Ecuador. Porque es un país golpeado por el coronavirus. Y pienso en las comunidades que visité y cómo van a afrontar un desafío como este.  Teniendo en cuenta que no tienen agua potable. Y la higiene personal, que es básica para afrontar el virus, pues allí no es tan fácil. Aquí todos nos podemos lavar las manos todos los días. El coronavirus no nos puede hacer olvidar que otros problemas continúan en el mundo. Sigue habiendo paludismo en África. O en algunos lugares de América dificultades para mantener una higiene básica. 

P.- He leído que te fuiste de Twitter y no te gusta mucho las redes sociales ¿Por qué?

R.- Tengo Instagram, que es una red social frívola… Pero que por mi trabajo debo mantener una conexión con la gente. Me parece la más «light», digámoslo así. La más frívola quizás, pero es que las redes sociales son pura frivolidad. 

Entiendo que para el trabajo de mucha gente, las redes sociales son muy importantes y necesarias. Pero Twitter, por ejemplo, no me gusta nada. Porque hay demasiado «troll». Hay demasiada gente que vuelca toda su mala leche. Demasiados perfiles indignos. Y escape de ahí, porque era una jaula de grillos. 

Y Facebook la otra red social de moda, me parece más o menos lo mismo. Me parecía un coñazo leer lo que leía en Facebook. Mi sensación cuando estaba en esta red social, es que de los cinco minutos que pasaba allí, cuatro los había perdido para siempre. Y decidí largarme también. Cuando quiero leer algo, acudo a mis libros o un medio de comunicación serio como el tuyo. Y leo cosas que me interesen. 

P.- Tendrás muchas ganas de navegar…

R.- Si, muchas ganas. Además todos estos días que estoy encerrado pienso, ¿cómo estará el barco? Me habrá entrado agua, olerá a madera noble como lo dejé. Sí, tengo muchísimas ganas de izar vela y navegar por la bahía de Santander y por el mar cantábrico. Y estos días, cojo mis libros de navegación y empiezo a ver las cartas náuticas… Y me monto mis viajes mentales. Fabulando con mí viaje soñado. 

«Tenemos que luchar con toda nuestra fuerza contra el virus»
Comentarios