25.09.2020 |
El tiempo
viernes. 25.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Premio a una vida de sacrificio

El cocinero y copropietario del restaurante el Cenador de Amós, Jesús Sánchez, pisó ayer suelo cántabro tras llegar desde Sevilla, donde recibió su tercera estrella Michelin, el premio a una vida tras muchos esfuerzos, sacrificios y renuncias

Jesús Sánchez y Marián Martínez. / Puente Hoyos
Jesús Sánchez y Marián Martínez. / Puente Hoyos
Premio a una vida de sacrificio

El cocinero y copropietario del restaurante el Cenador de Amós, Jesús Sánchez, pisó ayer al mediodía suelo cántabro tras llegar en el primer avión posible desde Sevilla, donde ha recibido su tercera estrella Michelin: el premio a una vida tras muchos esfuerzos, sacrificios y renuncias. Tras desembarcar, acompañado por su esposa y directora del establecimiento, Marián Martínez, Sánchez se ha dirigido a la zona de llegadas del aeropuerto Seve Ballesteros de Santander, donde le esperaban varias personas con una pancarta que rezaba «El Cenador de Amós ha hecho historia». Nada más llegar, sin tiempo para abrazos ni celebraciones, ha atendido a los medios de comunicación visiblemente emocionado, con lágrimas en los ojos incluso al recordar a su equipo, al que ha ido a ver inmediatamente después de aterrizar, y al rememorar las obligadas renuncias a estar más tiempo con sus hijos o amigos por el trabajo. «Estos reconocimientos son los que te llenan y por los que mereció la pena todo el esfuerzo», ha subrayado, al tiempo que ha trasladado el «inmenso orgulloso y una cadena de sentimientos» que siente pero que no ha sido capaz de describir.

Un reconocimiento para cantabria. Este reconocimiento, dirigido al Cenador de Amós, es a juicio de su cocinero y propietario para todo el equipo del restaurante y «para toda Cantabria».

«Vamos aterrizando poco a poco porque va a ser lento y sinuoso», ha reconocido, antes de añadir que todavía no son conscientes del hito logrado. Tras conocerse que el Cenador de Amós se une al club de los «triestrellados», el restaurante, que tiene 13 mesas y capacidad para atender a 40 personas, ha recibido en pocas horas unas 250 reservas de personas de medio mundo interesadas en comer allí. Además, Jesús Sánchez ha rendido homenaje a Villaverde de Pontones, el pequeño pueblo de apenas 340 habitantes en el que se ubica el restaurante, y al que este chef navarro no oculta su cariño. «Debemos mucho a ese pueblo y a ese entorno con el que nos identificamos y que queremos muchísimo», ha dicho.  El reconocimiento lo ha hecho extensivo, no sólo al «enorme» equipo que ahora tiene detrás, sino a todos los trabajadores que han pasado a lo largo de los más de 25 años de trayectoria del establecimiento, pues todos ellos «han dejado su granito de arena». «El Cenador de Amós es fruto de toda esa gente que desde hoy podrá poner en el currículum que trabajó en un restaurante con tres estrellas Michelin», ha subrayado con orgullo, del mismo modo que la directora del restaurante, Marián Martínez, les ha dedicado este reconocimiento porque «también es suyo». Revilla ha opinado que la dimensión de este logro «es tremenda» porque sólo cinco comunidades autónomas tienen un restaurante con tres estrellas Michelin. «Siempre he dicho que en Cantabria es donde mejor se come, no sólo por sus restaurante con estrellas, sino porque la media es lo que da categoría a una región», ha recalcado el presidente cántabro, quien cree que con este reconocimiento «han ganado todos» los restaurantes de la región. De esta forma, a juicio de Revilla, Cantabria se coloca «en la Champions League de la gastronomía». «Somos una región pequeña que si calculamos el número de estrellas por el número de habitantes, somos los primeros», ha apostillado. Además, confiado de que llegarán más estrellas, el jefe del Ejecutivo regional ha valorado que el jurado haya tenido en cuenta que este restaurante utiliza una materia prima «extraordinaria». «Eso viene bien para todos los productos de Cantabria», ha enfatizado, poniendo como ejemplo los pimientos de Isla, las patatas de Valderredible o las distintas anchoas, quesos o mieles de la región. En definitiva, Revilla cree que como la gastronomía mueve cada vez más gente y es un activo, este hito va a suponer «un antes y un después» que «va a poner definitivamente en el mapa» a Cantabria. «Es un nivel extraordinario que refleja la calidad de la gastronomía de Cantabria».

Premio a una vida de sacrificio
Comentarios